Quiero que sepas, que cada día intente llegar a ti, quise amarte y conquistarte, traté de ser comprensiva a cada momento y gestionar lo que no entendía de la forma más adulta… pero hay rechazos que duelen… duelen y mucho.

Hasta hace unos días casi me había hecho a la idea de que seríamos solo amigos, cosa que me costó horrores (para que negarlo)… pero se que eres buena persona, has sido bueno conmigo y, a pesar del poco aprecio que le tienes a tu propia existencia (cómo sueles decir) o, que seas un fantasma analógico en una era tecnológica muy rápida… eres un buen niño y por eso he luchado hasta el final… no obstante para hacer un poco “dramático” todo… diré que en este kamikaze intento de llegar a ti… he “muerto” como el general caster… con las botas puestas.

Enamorarme de ti, ha sido lo más bonito que me ha pasado en mucho tiempo… abrumador ¡si!, pero algo precioso que jamas olvidare. Pero a día de hoy y después de los últimos acontecimientos (para los cueles, estoy segura que habrá una razón de peso) creo que sencillamente no puedo más… creí sinceramente que el sol volvería a salir hoy… que podría verte, abrazarte y… sentirte de nuevo. Pero parece que finalmente no pasará, creo que todo ha sido un espejismo, soñé en poder volver a perderme en tus ojos, en tu sonrisa, escuchar tus expresiones y verte gesticular como solo tu lo haces… de ese modo mi malherido corazón volvería a latir, porque tengo que decirte, si aún no eres consciente de ello… que tenerte cerca es experimentar la ilusión y alegría que un niño tiene la mañana navidad; tenerte cerca es un sueño que creo que jamás se cumplirá… por eso creo que esta es en cierto modo esta es una carta de despedida…

Sabes que abrirse y exponerse emocionalmente no es fácil… al menos para mi. Pero contigo me desnude en todas las formas posibles por ello me has visto “ tal cual soy” sin filtros; has podido ver una buena parte de Irenita; has visto mi alma al desnudo y aunque por desgracia mis sentimientos no han sido correspondidos te doy las gracias porque no los has negado o te has burlado de ellos, has visto parte de mis cicatrices y, aunque no sabes su historia… al menos no te tapaste la cara cuando las vistes.

En mi purgatorio particular, he estado escuchando últimamente a bastantes cantautores… y releyendo novelas y poemas cortos…. Loreto Sesma, Benedetti, Becquer…. Ahora es el momento en el que me imaginas en la barra de un bar, tomando tequila por los amores perdidos o no correspondidos (al igual que hacia Chavela Vargas… pero sin salir a tiros en plena fase de delirio…)

Si he sacado algo en claro en esas lecturas, es que parece que hay que ser muy valiente para enamorarse, para dejarse llevar por el corazón eludiendo lo que la razón grita a pleno pulmón… que si tenemos miedo al amor es porque en algún momento nos hicieron daño (una, dos o tal vez más veces) tenemos miedo porque en algún momento un huracán atravesó nuestra existencia y dejó nuestro mundo vuelto del revés… pero a pesar de eso… siempre he querido apostar de nuevo, cuesta y mucho y como diría Loreto Sesma si no has muerto al menos 7 veces en vida… es que no has vivido realmente. Hay que que tener un par de cojones y mucho coraje para enamorarse; porque aquel que te sonríe y te da besos es el mismo que una mañana cualquiera dejará las sábanas frías y un hueco imposible de llenar en tu cama…

Hace tiempo te hable de la teoría de la profecía auto cumplida y puestos a confesar en el fondo siempre he sabido que estaría sola… en compañía de los desgarrados versos de Carlos Sale que me recuerdan a menudo lo jodida que puedo llegar a estar…

Y ahora quiero darte las gracias, porque has sido una de las mejores inspiraciones que he tenido en la vida… y aunque haya perdido como los gatos otra vida… se que ha merecido la pena… y quiero que sepas que si te ahogas o si necesitas algo, aquí estaré… porque eres tan “jodidamente” extraordinario que siempre tendrás un pedacito de mi corazón. Hagas lo que hagas y decidas lo que decidas… sé muy feliz bichito…

Anuncios

Nada esta realmente muerto si deja un buen recuerdo…

¿Sabes una cosa bichito? Llevo unos cuantos días dándole vueltas a la cabeza y no dejo de pensar una y otra vez que me resulta muy curioso como a veces el karma y el universo coinciden, se miran fijamente… para después darse la mano y entonces de sopetón descubres la verdadera ironía de la vida… y ¡si!, estoy intentando ser sarcástica, porque ahora miso es lo único que me queda en el cuerpo, acidez, sarcasmo y probablemente aunque me cueste reconocerlo una buena dosis de dolor emocional.
No se que me “duele” más, si haberte dicho lo que sentía y en consecuencia haber vencido todos mis miedos enfrentándome a lo que mi cabeza y lógica decían o, que como un fantasma analógico hayas desaparecido…. y, que hayas en cierta forma, faltado a tu palabra.

Ahora mismo estoy enfada y sinceramente no me gusta. No me gusta tener estas emociones negativas, pero sobre todo más allá del colapso emocional que me sobrecoge desde aquel 25 de marzo, tienes que saber que todo este huracán rompe mi equilibrio, me resta energía y me hacen estar a otras cosas; han revivido cosas que no son positivas en mi vida.

Quiero que sepas para tu tranquilidad (aunque tengo serias dudas de que llegues a leer este post), que lo que realmente me jode no es el rechazo, ni el dolor que aún me sobrecoge muchas noches a modo de pinchazo en el pecho o pesadillas… sino la decepción que siento por momentos, daría “mi reino” por poder tener en directo esta conversación contigo y decirte que, a mi modo de ver te has comportado un “poquito mal”; JODER… TE NECESITABA, y no estoy hablando del aspecto afectivos, emocionales o sexuales. Necesitaba tu apoyo y que me echaras una mano, necesitaba tu templanza, tu determinación y tu seguridad, tal vez… un abrazo; necesitaba un amigo y tu… NO ESTABAS…
A día de hoy sigo “desnuda”, con todo mi cuerpo y el alma en carne viva… aunque me dijiste que me quites los límites periféricos… ahora mismo no puedo, pero he concluido que no puedo seguir esperando actitudes o acciones por tu parte (por muy lógicas que sean para mi), no puedo seguir persiguiendo a un fantasma, así que opto por escribir estas líneas para así de forma simbólica tragarme el dolor, la angustia y el desaliento que siento… Desde hoy trataré de buscar la forma de pasar página y volver a tomar el control de mi vida para de esa forma, al igual que el ave fénix… pueda morir para así volver a renacer y ser yo misma de nuevo.

Pd/ A pesar del dolor que pueda sentir, no interpretes estas líneas como un destierro o un olvido; si algún día llamas o buscas la forma de comunicarte no habrá rencores… porque como te dije… nada esta realmente muerto si deja un buen recuerdo.

Amor Romántico VS Amor Real

Nunca me canso de decirlo… los escritores solo “creamos” cuando tenemos fases de desaliento, o bajón existencial…. obviamente cuando mayor es la bajada, la ideas más fluyen; así que voy a aprovechar esta fase para intentar dar forma.

Pero ojo, tranquilos que no estoy como Vang Gogh antes de cortarse la oreja… aunque si es cierto que he tenido unas semanas muy movidas emocionalmente hablando. Pero después de haber pasado mi propio huracan Katrina y, que ha movido todo mi ser, parece que por fin esta todo controlado; ahora con cierto esfuerzo puedo sentarme y aprovechar la “resaca” para reflexionar un poco no obstante aún tengo dudas de si subir a modo post lo que me removió tanto… en cualquier caso… os iré informando.

Hoy quiero meterme de lleno en una reflexión acerca del amor, o, mejor dicho, del amor romántico. Creo que el poso que ha dejado en muchos la idea de este tipo de amor ha sido bastante negativo. Por decirlo de otra forma y en clave de humor… que si no este post se vive como un drama…y no es plan amig@s míos… después de todo este espacio esta para reflexionar y, en ocasiones reírse un poco; al lío, en todo lo tiene que ver con lo romántico, los unicornios, corazones, arcoíris y el “no me olvides”…podemos decir que Disney desde el principio y como añadido Hollywood hizo mucho daño en nuestras cabezas y por supuesto en nuestro corazones…

El escrito de hoy empieza con una sencilla pero contundente afirmación… conforme pasa el tiempo y con ello vas conociendo a personas, más me doy cuenta de lo complicado que es ser medio coherente en la vida…

¿coherencia? Si, ese acontecimiento estelar casi de ciencia ficción que ocontece cuando lo que piensas, dices y haces esta en cierta armonía (por cierto, algo muy similar dijo Gandi hace muuuchos años) y, dicho sea de paso, tengo que reconocer que a mi me cuesta un curro importante mantener esta coherencia en la vida, por no mencionar las numerosas veces que la vida me pone situaciones que requieren de una revisión de mis parámetros.

Ahora sedme sinceros, ¿habéis pensado alguna vez en lo que es al amor?, ¿en cómo tienen que ser las relaciones emocionales cuando tenéis una pareja?, ¿os gusta estar en pareja o por el contrario no sois de las personas que generáis afectos rápidamente?, ¿acaso habéis reflexionado sobre los límites personales que tenéis a la hora de vivir cuando establecéis una relación romántica?, ¿existe más de un modelo de relación?….

En mi opinión (y acorde a lo que he vivido, experimentado, leído y conocido tanto teóricamente como en la practica) los conceptos que se educan (o no…) y que giran en torno a cómo han de ser la relaciones y lo que cabe esperar, lo que hay que hacer y lo que no junto con lo que es “normal” y “anormal” cuando supuestamente estas enamorado de alguien…. todo eso ha generado un pifostio mental de tres pares de cojones, y ¿por qué? pues creo que es una suma de todo (y quiero dejar claro que mi criterio no es una carga negativa o cínica contra determinadas instituciones o formas de pensar… ahora os explico) creo que en esta vida TODO, absolutamente todo lo que nos ha vendido es un discurso que elude la posibilidad de pensar y peor aun, totalmente rodeado de clichés que garantizan en buena medida la obediencia, dicho de otro modo, nos han colado una idea heterogénea, normativa que evita el pensamiento critico y da por sentado demasiadas cosas (aunque el asumir pensamientos socialmente aceptados en los cuales no se razona ni medianamente de manera critica y se asumen a modo de producto como si compráramos en un super… no es algo que solo se ciña a lo amoroso; pero eso, es otra historia).

Venga, pongamos unos ejemplitos para que todo quede más o menos claro….

Por ejemplo… ¿cuantas veces? habéis oído eso de: eres mi media naranja, me completas, el destino hizo que topara con mi alma gemela y cosas similares…. PUES BIEN… esa es una de las muchas “perlitas” del amor romántico que os decía al principio… Qurid@s míos en una relación sana y equitativa, nadie tiene que completar a nadie, cada uno es único e irrepetible, con sus habilidades y capacidades menos desarrolladas, y por suuesto con su bagaje personal y sus “mochilas emocionales” por lo que en el mejor de los casos, la persona que comparte tu vida emocional, afectiva y sexual ha de POTENCIARTE y COMPLEMENTARTE… es decir sacar tu mejor versión.

En referencia a la afirmación de la media naranja… siendo sinceros ¿no os suena a auténtico grito de desesperación? En plan, no existía por mi mismo hasta que llegaste, gracias a ti me siento pleno, y desarrollado, antes no era y ahora si soy…pero por ti. Nooooo, que noooooo… las personas adultas y al margen de los procesos bioquímicos producto del enamoramiento inicial o flechazo (locura transitoria total) elegimos compartir y, por encima de todo no tienen pánico a la soledad (conste que sé muy bien de lo que hablo, ya que aquí una servidora esta nadando en oxitócica y dopamina, y endorfinas gracias a una personita que ha irrumpido recientemente en mi vida). No obstante, a pesar de la emoción y subidón inicial, trato de darle un enfoque lo mas adulto y sano posible. Y CUESTA MUUUUCHO, pero se logra.

Otro gran tópico, el de la monogamia, tu eres mío y yo soy tuya (repito, esto no es una condena a la monogamia… yo misma he tenido y tengo en ocasiones relaciones afectivas de esa índole y son muy satisfactorias y absolutamente plenas), no voy a deciros eso de que el ser humano es de los pocos maniseros monógamos que hay en la naturaleza… ni voy a invitaros a abrir vuestras relaciones, lo que trato de decir, lo que yo quiero hacer ver, es la elección y el diálogo… ¿hago o elijo un modelo relacional porque la mayoría lo hacen, o porque yo me he sentado y lo he acordado con mi pareja?, ¿he hablado y sentado unos límites acordados y pactados con la persona que comparte mi emocionalidad o, he dado las cosas por sentado?…. En consecuencia, sea cual sea el modelo que establezcamos (monogamia, poliamor, anarquía relacional…), ambas partes han de negociar y sentar ciertos límites, y por lo tanto ser coherentes y consecuentes con todo lo que han acordado. Esta parte es más un “ejercicio de pensar” y, acercar posiciones o inquietudes personales a veces se hace complicado; no obstante siempre es interesante, porque te saca de las expectativas y apegos negativos, te ahorras falsas suposiciones y los famosos “yo cría y, yo pensaba” además ayuda a un mejor funcionamiento de todo, porque después de todo… no es mejor si tenemos un manual de intruscciones.

Otro GRAN CLASICO; los celos. Perfectamente representado y reforzado por los estereotipos de amor romántico… quien bien ama cela…PUES NO…. Amiguitos os voy a dar la “lección de barrio sésamo” de hoy, los celos son miedos e inseguridades… si, miedo al abandono, miedo a la perdida, mala gestión emocional y por supuesto, una clara manifestación de los apegos emocionales. Ahora es cuando decís eso de PERO SI LOS CELOS SON UNA EMOCIÓN!!!! y dale que dale, hasta donde yo se, solo hay 5 emociones básicas (miedo, rabia, asco, alegría y tristeza), el resto son sensaciones aprendidas y ligadas a conductas sociales. hay muchos estudios sobre los celos (sobre todo en la que se vincula a los apegos en la infancia y muchos temas similares). ahora bien, al igual que la mayoría de vosotros, me he criado también con la idea de amor romántico, me visto las mismas películas que vosotros y también he “fantaseado” con ciertas cosas, ni que decir tiene que no soy de hielo y, en algún momento he tenido miedos e inseguridades con mis parejas (celos), pero he optado por trabajarlos, por ser sensata y coherente e ir más allá de lo que suponía ese enfado repentino, vamos que he deconstruido la idea que el que celar es ama y, he cambiado muchas cosas a lo largo de mi desarrollo personal, y sigo haciéndolo (esto es un trabajo de confrontación que rara vez termina) por las mochilas emocionales con las que cargamos.

El amor es para siempre y todo lo puede… creo que estas ideas son el MAYOR CAMELOS y cliché de amor romántico que nos han vendido… cuando dos personas quieren estar juntas, lo están y si trsitemente llega el momento de separarse, toman caminos distintos, porque nada… ABSOLUTAMENTE NADA legitima el estar con una persona, por costumbre o cualquier otra emocion que opaque lo genuino y la propia voluntad, el amor es complejo, las personas cometemos errores y a veces lastimamos y mucho a la persona con la que establecemos una relación y un acuerdo,

po porque te pasas la vida soñando y montada en una bonita nueve soñando con el destino y después cuando menos te lo esperas, la realidad te despierta de sopetón con un mazazo que te deja sin aliento… quieres o proyectas cierto misticismo en las personas, pero al final… la cruda realidad y lo que en el fondo te chirriaba o en mi caso me gritaba la intuición… te sobresalta y hace ver las cosas a pelo y sin filtro, más allá de toda duda.

Pero no es un post depresivo, Simplemente intento sacar algo bueno de todo esto, o al menos la forma más sana emocionalmente de llevarlo (es decir, tomar una decisión adulta que genere los menos daños colaterales posibles).

Siendo sinceros y tirando de estadística “lo malo” ocurre tan a menudo como lo bueno… pero como decidas gestionarlo y enfocarlo es una cuestión de perspectiva… la cosa es ¿como ver el lado bueno de las cosas?.

aquellos que creen estar hecho el uno para el otro, en realidad no lo están… resulta que no somos más que partículas que tararean con el espacio y que rebotan las unas con las otras al azar y nos sentimos invcile por aberraste creado alguna vez que estas escrito en las estrellas.

Reflexión sobre la felicidad y el amor

Pues sigo con mi querido amigo Comte-Spomville y ese libro que tanto… tantísimo juego me ha dado y que me a guiado incontables veces en momentos de duda y reflexión…. la felicidad desesperadamente. En esta parte del libro hace una preciosa reflexión sobre la desesperación, la felicidad y, el amor.

“En algún lugar Freaud retomando una expresión, creo que de Goethe, escribe que no hay nada más difícil de soportar que una sucesión ininterrumpida de tres días muy buenos…”

y esto lo que trata de decir es que cuando todo va muy muy bien…la mayoría de las personas esperan sin duda la llegada de algo malo.

La desesperación no es otra cosa que, la ausencia de esperanza. O como dice Sponville “inesperanza”.

La palabra desesperación, con su dureza, su luz tenebrosa, expresa mejor la dificultad del camino. Supone un trabajo en el sentido en que Freud habla de un trabajo de duelo, y, en el fondo, se trata de eso. La esperanza esta primero; por lo tanto hay que perderla, y casi siempre es dolorosa.

La desesperación, tal como yo la entiendo, ya no es tristeza, ni menos aún nihilismo, la renuncia o la resignación: es más bien lo que llamaría de buen grado una gaya desesperación, un poco en el sentido en que Nietzsche habla de una gaya ciencia. Sería la desesperación del sabio: sería la sabiduría de la desesperación.

Como decía los estoicos, si quieres avanzar, has de saber a dónde vas. Spinoza en la ética: “No hay esperanza temor, ni temor sin esperanza”. Estamos desesperados, explica Spinoza, cuando pasamos del temor a la certeza de que lo que teníamos se ha producido o se producirá necesariamente, es decir, cuando ya no hay lugar para dudar ni, por tanto para esperar. Spinoza no tomo una palabra, tomo un camino; ¿Qué camino? El de la desilusión, el de la lucidez, el del conocimiento, el que nos permite “no depender de la esperanza, liberarnos del temor”

Chamford “La esperanza no es más que un charlatán que nos enseña sin cesar; y, en mi caso, la felicidad solo empezó cuando la había perdido” “pondría gustoso en la puerta del paraíso el verso que Dante puso en la del infierno: “perder toda esperanza al traspasarme”

“Solo es feliz el que ha perdido toda la esperanza pues la esperanza es la mayor de las torturas y la desesperación la mayor felicidad”

Marmardachvili: “he vivido toda mi vida sin esperanza. Si se atraviesa el punto límite de la desesperación, en lo sucesivo se abre delante de uno un llano sereno, diría incluso feliz”

Jules renard (diario)  “no deseo nada del pasado, ya no cuento con el futuro. El presente me basta. Soy un hombre feliz pues he renunciado a la felicidad”

La idea central der mi tratado era que la desesperación y la beatitud pueden y deben ir juntas, que solo tendremos una felicidad proporcional a la desesperación que seamos capaces de soportar, de habitar, de atravesar. Esta desesperación no es el colmo de la tristeza, ni la desesperación del suicida; es más bien la gaya desesperación del que ya no tiene nada que esperar porque lo tiene todo, porque el presente le basta o le colma.

Porque esperar es desear sin saber, si poder, sin gozar, el sabio no espera nada. No porque lo sepa todo, ni siquiera porque solo encuentre placer, sino porque ha dejado de desear otra cosa que no sea lo que sabe, lo que puede, o aquello con lo que goza.

¿Qué es, en efecto, el amor? Spinoza el amor es deseo; pero podemos asegurar que no lo estaría en decir que el deseo es carencia. Para Spinoza el deseo no es carencia, el deseo es potencia: potencia de existir, potencia de actuar, potencia de gozar y de alegrarse.

Aristóteles: “amar es alegrase” o más exactamente, alegrase de. ¿Un ejemplo? Una persona que dice: “me alegra la idea de que existas”; o bien ““hay una alegría en mí, y la causa de mi alegría es la idea de que existes”. Ustedes se lo tomarían como una declaración de amor y, evidentemente tendrían razón. Pero tendría mucha suerte. En primer lugar, porque se trata de una declaración Spinozista de amor, lo cual no sucede todos los días (mucha gente a muerto sin haber oído algo semejante). Luego, y sobre todo, porque es una declaración de amor que no nos pide nada. Y esto es propiamente excepcional. Me objetarán: “pero cuando decimos “te amo” tampoco pedimos nada”. Si, y no solamente que el otro responda “yo también”. O mejor, todo depende de qué tipo de amor tengamos en cuenta. Si el amor que se declara es carencia (como en platón, no es ser en términos de doctrina, sino estar o no en Platón; estamos en platón cada vez que amamos lo que falta), entonces cuando dice “te amo”, significa “me faltas”, y, por lo tanto, “te quiero”, se trata claramente de pedir algo, e incluso de pedirlo todo, puesto que se trata de pedirle a alguien, ¡impuesto que se trata de pedir la misma persona! “te amo: quiero que me pertenezcas” mientras de decir, “me alegra la idea de que existas” es no pedir nada: es tomar en cuenta una alegría, esto es, un amor, que ciertamente puede ser paralelo o un deseo de unión o de posesión, pero no puedo reducir a él. Todo depende de qué tipo de amor se demuestre y qué tipo de objeto. En ello reside, explica  Spinoza “toda nuestras felicidad y toda nuestra miseria”

No hay amor feliz, ni felicidad sin amor. No hay amor feliz si carece de objeto. No hay felicidad sin amor si el amor se alegra de su objeto.

Para concluir, recordare que lo contario de esperar no es temer, sino saber, poder y gozar… en una palabra, o mas bien entres, lo contaria de la espera es conocer, actuar, amar. Esta es la única felicidad no fallida. No el deseo de lo que no tenemos o de lo que no es, si no el conocimiento de lo que es, la voluntad de lo que podemos y, por último, el amor a lo que ocurre y que, desde ese momento, ni siquiera necesitamos poseer. Ya no la carencia, si no la potencia; ya no la esperanza, si no la confianza y la valentía; ya no la nostalgia, sino la fidelidad y la gratitud.

Solo esperamos lo que no depende de nosotros; solamente queremos lo que si depende de nosotros. Solamente esperamos lo que no es; solamente amamos lo que es. Por lo tanto, se trata de realizar una conversión del deseo: allí donde espontáneamente, como el niño antes de navidad, sólo sabemos desear lo que nos falta, lo que no depende de nosotros, se trata, al contrario, de aprender lo que sí depende de nosotros (es decir, de aprender a querer y a actuar), se trata de aprender a desear lo que es (es decir, a amar), mejor que desear siempre lo que no es ( esperar o echar de menos).

No se trata de que, al salir de esta conferencia, haya que prohibirse esperar. De ningún modo. No podemos amputar la esperanza de nuestras vidas. ¿Por qué? Porque cuando hay deseo e ignorancia, deseo e impotencia, deseo y carencia, hay inevitablemente esperanza. En cuanto deseamos lo que no sabemos, lo que no depende de nosotros, lo que no tenemos, la esperanza está ahí, siempre. No se trata de prohibirse esperar: se trata de aprender a pensar a querer y a amar. Alain escribía “el sabio es sabio, no por menos locura, si no por mas sabiduría” no traten de amputar su parte de locura, de esperanza y, por tanto, de angustia y de temor. Aprendan mejor a desarrollar su parte de sabiduría, de potencia, como decía Spinoza, es decir, de conocimiento, de acción y de amor. No se prohíban esperar: aprendan a pensar, aprendan a querer un poco más y a amar un poco mejor.

No se trata de prohibirse esperar, ni de esperar la desesperación. Se trata, en el orden teórico, de creer un poco menos y de conocer un poco más. En el orden práctico, político y ético, se trata de espera un poco menos y actuar un poco más. Por último, en el orden afectivo o espiritual, se trata de esperar un poco meno y de amar un poco mas

Les agradezco su atención

Abriendo el corazón…

Hola bichito…. después de varios días rumiando y dándole vueltas a muchas cosas ha llegado “la hora de la verdad…” ese momento en el que me sincero y me abro a ti….

No te mentiré, me da miedo, me asusta y, lo cierto es que no es tanto el exponerme a ti como afrontar todo lo que está pasando…. todo lo que provocas en mi cuando estás cerca, cuando me escribes y te leo; pero la vida es eso… correr riesgos… así que aún con miedo te voy a hablar claro.

Desde hace muy poco me he abierto a la posibilidad de dejarme llevar por la imaginación, por mis deseos y anhelos; haciendo un ejercicio de sinceridad conmigo misma, sueño despierta y cuando caigo presa de los brazos de Morfeo, respiro, me calmo y fluyo; así puedo viajar mentalmente a tu pecho, tu sonrisa, tus ojos…

¿Sabes algo? Cada noche te extraño y desearía poder despertar a tu lado para abrazarte y sentir tu olor… ese aroma que me transporta al paraíso y me hace sentir como en casa…

Si hay algo que me fascina es observarte… sobre todo cuando no te das cuenta… puede que te extrañe, que te choque, pero te prometo que las pocas veces que hemos dormido juntos, cuando al despertar y aún medio adormila por fin he tomaba consciencia de tu presencia… solo he podía mirarte y susurrarte muy bajito… buenos días bichito. En ese momento, en ese instante sencillamente me invadió una sensación de plenitud difícil de explicar y más aún de expresar.

Cuando sueño, cuando recuerdo me pierdo en los detalles de tu rostro… lo primero que recuerdo es ver tu espalda, perfectamente cincelada por esos contornos suaves y fuertes al mismo tiempo… después en algún momento y motivos de mis furtivas caricias… cuando logro que te gires…. me pierdo en tu mentón, tus sensuales labios, tus pómulos y, por fin tus ojos… A través de ellos, de ese brillo tan especial que veo exaltado cuando estamos juntos, enredados el uno en el otro y con el deseo como único testigo… entro en tu cabeza para perderme en ese fabuloso laberinto; te leo e interpreto… después el mundo se detiene, el ruido del exterior se apaga y solo estamos los dos y esa energía que va creciendo poco a poco… una vez tras otra llego a la misma conclusión…

Quiero “violarte” la mente, saber todas y cada una de tus ideas, aunque puedan parecerte una locura… conocer tus deseo y arder contigo, exponerme, gozar y sentir que me quema bajo el tacto de tus manos… sentirte en todas partes y lugares; incluso los inimaginables… quiero gozar, gritar, jadear y sudar… que mi cuerpo se encaje con el tuyo y retozar para alcanzar el climax una vez tras otra.

Bichito… muérdeme la boca y cada parte de mi cuerpo. Arañame, fóllame, hazme el amor, poséeme con fiereza y deseo, entra en mi… sigamos entregándonos, ríndiendonos ante el deseo… Hoy te reto a que gocemos como nunca antes lo habíamos hecho. Hazme tuya ahora, esta noche, cada noche… pídeme lo que quieras… pues tus deseos son el motor de mis fantasías…

Recomenzando…

Se suele decir que no hay mal que por bien no venga; pues bien…en los últimos meses, en lo que he tenido el blog algo abandonado, no por un capricho… sino porque realmente estaba bloqueada e inmersa en un ajuste emocional importante, no tenía energía real para sentarme y escribir. Además, para que mentir, las pocas veces que lo intente, salían textos poco creativos que rozaban en ocasiones lo extravagante y sin sentido.

Pues bien, después de estos meses en los que “Calcifer” literamente casi me consume…

Por cierto, para los que no sepáis de que va la película y por ende no hayáis leído la entrada con ese nombre, os preguntareis ¿quien es “Calcifer… pues os diré a modo de resumen que es el pseudónimo que he puesto a mi última amante/intento de pareja.

El caso es que esa personita, con la que aun mantengo “cierto” contacto, a pesar de no estar juntos, de que nuestra historia no haya salido bien, sigo pensado y diciendo que es un buen chico. ¿Y porque estaba casi consumida, carente de energía? Pues sencillo, en toda relación o al menos así ha sido mi experiencia, la parte a la que dejan lo suele pasa un poquito peor… No tengo miedo a reconocer que me enganche a un juego algo peligroso, creo que ya he dicho en algún post, que la peor adicción que existe es la que se tiene a las personas… y eso me pasó a mi, me “enganche” pero por suerte he logrado salir “de el”, y lo mejor de todo, es que ha sido sin excesivos daños colaterales y con un duelo que no ha sido en absoluto traumático, casi a penas doloroso. Ha sido lo más parecido al proceso de desecar una flor…poco a poco se ha consumido hasta que no ha quedado más que el recuerdo de lo que era, sin angustias, sin rencores… solo un bonito recuerdo, que me ha servido una vez más para aprender de mi misma y, de lo que quiero y no en la vida.

Lo que me ha sorprendido ha sido la rapidez… llevaba mas de un mes rumiando la idea de dejarlo, de dar carpetazo final a todo, porque veía que ese juego, aunque divertido, y muy motivador no me llevaba a nada bueno, solo me hacia “daño”… en estos meses desde que me dejo, aunque mi vida no se paró y tuve varios “romances” superficiales, esos amores transitorios que eran un intento de poder salir de mi enganche… nada me ayudaba realmente, el motivo era muy simple… porque en el fondo NO quería.

Pero los acontecimientos previos a fin de año lo han cambiado todo… ha sonado ese “clic” en mi interior que ha generado EL EFECTO DOMINÓ que ha logrado sacarme de golpe y porrazo de mi enganche… Ahora estoy aquí delante de mi ordenador tratando de escribir, intentando ordenar mi cabeza que después de dos días inundada de dopamina, serotonina y endorfinas comienza a aterrizar y ver las cosas con cierta claridad.

Estoy sentada delante de mi Mac y escribiendo estas líneas, porque estoy intentando abrir mi corazón de nuevo… Calcifer no fue en si “un amor”, fue una persona que me engancho, y al que le di más poder del que debía/merecía.

Pero ahora estoy un poco nerviosa, porque he tenido la suerte de conocer a alguien y esa persona me ha generado el querer hacer las cosas de forma diferente, intento respirar y tomar conciencia de mi estado emocional. Tenéis que creerme cuando digo que cuesta mucho distanciarme del coctel de hormonas que inundan mi sistema límbico en estos momentos. A ratos me siento emocionada, ilusionada, pero también algo recelosa y angustiada. Hacía más de tres años que no experimentaba un vinculo emocional con nadie, en cierta forma se que el haber pasado una noche cargada de momentos distintos, únicos y diferentes a lo que hubiera podido imaginar o programar en cualquiera de mis múltiples fantasías… no a ayudado mucho a que pueda tomarme la situación con cierta calma.

Creo que la base o lo que podría decir que ha sido el inicio de este torrente emocional ha sido darme cuenta de que he sido capaz de vencer uno de mis grandes limites (pasar la noche y dormir con alguien) y en concreto a quien va dirigido este post. He vencido uno de los mayores miedos que tenia, el de generar intimidad autentica, recuerdo cuando me desperté y le vi, inmediatamente se me dibujó una sonrisa de oreja a oreja, fue una sensación rarísima, mezcla de felicidad, pero también paz.

Así que aprovecho esta carta para recordarme algo, para expresarlo y darme los permisos emocionales correctos. Hoy y desde hoy se que voy a vivir cada instante…. quiero que cada momento sea único y distinto, por una vez me niego a pensar que sucederá mañana, dentro de un mes o un año… por primera vez en mucho tiempo, quiero seguir con mi vida y preferir-te en lugar de necesitar-te… quiero expresarme libremente sin temor y me otorgo la aquiescencia para hacerlo con elegancia y elocuencia, como se hacer cuando me pongo poética… Llegado el momento me permito la licencia para sentir y pedir algo más si así me naciera y según me pida el alma, la mente y el corazón.

Independientemente de las emociones que tenga mi bichito y de lo que el sienta por mi… yo soy dueña y me responsabilizo de las mías, sean cuales sean y al margen de “un futuro”… viviré mi emocionalidad para que el presente sea épico… creo recordar que ya lo he dicho alguna vez,  pero ciertas conexiones hay que vivirlas y sentirlas… por más que intente expresar con palabras jamás podría hacer justicia, a la sensación que tuve el primer día del año al despertar a su lado, abrazarle, sentir su olor, al notar por primera vez en mucho tiempo como una oleada de felicidad me embriagaba de pies a cabeza… cualquier cosa que escriba es quedarse corto con lo que pasa ahora mismo en mi cuerpo, en mi cabeza y en mi ser….

Esos ojos… esa mirada que captura, embriaga e hipnotiza… que hace querer llegar más lejos, que invita a perderse en el laberinto y encontrar otra faceta más del diamante que esta empezando a tallarse. Esa energía que se genera cuando estamos juntos, próximos el uno al otro, el deseo que se genera y la necesidad irrefrenable de querer satisfacernos el uno al otro… es sencillamente inefable.

No se si llegaras a leer esto bichito, pero te invito a que vivamos en la medida de lo posible momentos que Nos hagan recuperar la alegría e ilusión, que nos motiven y nos hagan volar, ser grandes… Te copio aquello de… solo hay una regla: NO hay reglas, pero la excepción confirma la regla… Toma decisiones y no mires atrás.

¿Qué me dices?…

9) Los rackets

En el post anterior hablábamos del guión de vida… pues ahora lega una parte fascinante; una mecánica que se a a más de uno y de una le va a dejar pensando un buen rato.

Una vez decidido nuestro guión de vida es decir cuando estamos en contacto con nuestros niveles de identidad relacionados con el guión de vida, es inevitable que distorsionamos la percepción de las situaciones de la vida de forma que encajen en nuestras creencias de guión. Es decir… esos mensajes que se grabaron en nuestra cabeza a lo lago del tiempo y que dimos por validos, que dimos por verdades absolutas harán que seleccionamos a las personas con quien relacionarnos de modo que nuestras relaciones giren en torno a ellos… dicho de otra forma nos permitan entablar transacciones motivadas por esas creencias; experimentamos sentimientos y sensaciones somáticas que por tanto no motivan una acción efectiva para la resolución de las situaciones de forma satisfactoria. La consecuencia es que se refuerzan todavía más esos niveles de identidad.

Distorsión de la percepción

Los procesos de distorsión de la percepción de las situaciones de la vida se explican estructuralmente como contaminaciones o interferencias en el estado Adulto (neopsíquico) de la realidad por nuestro estado niño (Arqueopsique) o por el estado Padre (Extereopsique)

Schiff en 1975 decía que “Todos elaboramos un Marco de Referencia a través del cual filtramos los estímulos que percibimos de la realidad para que encajen en nuestras creencias de guión y a través del cual autorregulamos nuestra conducta de manera que se mantenga estable este sistema de creencias que es el Marco de Referencia.”

La consecuencia es una auto-limitación en las opciones a la hora de resolver los problemas y una serie de conductas pasivas a la hora de enfrentarlos, que suelen manifestarse con expresiones/ acciones que “pendulean” desde ‘no hacer nada’ hasta otras formas más sutiles de pasividad como: ‘sobre-adaptarse’ a los otros; ‘agitarse’ intentando actuar sin un objetivo dirigido a la resolución de los problemas; ‘incapacitarse’ o ejercer ‘violencia’ contra las personas o las cosas como forma de descarga después de la agitación sin que ello resulte en la resolución de los problemas….

Por otro lado cada acción, cada acto que refuerza nuestro guión de vida genera emociones y sentimientos.

Sentimientos naturales y parásitos

Como sabemos la principal función de los sentimientos es la toma de conciencia de las situaciones en las que nos encontramos.

Las emociones básicas que tienen ese valor funcional son la alegría, la tristeza, el miedo y el enfado, (si no habéis visto la película incide out… verla!!!) 

La alegría, la tristeza, el miedo, el enfado y el asco (la mayoría de los autores lo ponen en emociones de segundo orden….) son las emociones naturales que el niño experimenta en la interacción natural con el entorno en función de la satisfacción de sus necesidades.

En el proceso de adaptación condicionada al entorno y de respuesta a los mandatos adoptamos, junto con las decisiones de guión, unos sentimientos específicos que fueron reforzados en la infancia desplazando o descontando a los naturales. Estos sentimientos es lo que llamamos sentimientos parásitos.

Los sentimientos parásitos tienden a ser repetitivos o recurrentes en muy variadas situaciones de la vida, en especial en los juegos psicológicos. No obstante, los sentimientos naturales siempre subyacen a los parásitos.

Los rackets

Un sentimiento parásito o sustituto de un sentimiento genuino  surge de una emoción que se a prohibido o reprimido en la infancia.

Por tanto, debajo de cada sentimiento parásito hay sentimientos reales que la persona no está expresando.

Algunos ejemplos de sentimientos parásitos son los celos, la vergüenza, la culpa, la envidia, la depresión, la frustración y la nostalgia. Otra cararacterística de estos tipos de sentimientos es que son aprendidos y manifestados por el Niño Adaptado Negativo.

El cambio a la emoción permitida, suele tener lugar de forma inconsciente, evitando así la resolución efectiva del problema en cuestión en el aquí y ahora, por lo que la persona termina experimentando un sentimiento de insatisfacción.

8) El guión de vida y la identidad

Tal y como vimos en la anterior entrada relacionada con el Análisis Transaccional y, en concreto Las posiciones existenciales. Sabemos que conforman una buena parte de nuestra personalidad y junto con los otros aspectos de la identidad, forman parte de nuestro guión de vida y son fruto de decisiones tempranas que adoptamos en respuesta a los mensajes recibidos y percibidos del entorno en relación con nuestra conducta natural.

La identidad potencial (el Príncipe o la Princesa) es la primitiva identidad con la que todos nacemos. (Moiso, C)

Según este autor tenemos varios niveles de identidad, por otro lado Berne decía que “todos nacemos Príncipes y Princesas” para hacer referencia a esta identidad potencial inicial. Como bien sabemos Berne teniente una imagen y una versión positivista del ser humano.

Nos reiteramos en lo que habíamos dicho anteriormente, cuando un bebé llega a este mundo y conforme sus necesidades básicas de aceptación, amor, estimulación y reconocimiento se satisfacen adecuadamente, la identidad básica tiende a desarrollarse positivamente, es decir (desarrollaremos un sujeto con autonomía, aceptando tanto sus potencialidades como sus límites). Manifestando ese positivismos en todas las áreas de su vida; viendo a los progenitores como figuras parentales y guía que dan permisos de manera correcta y apropiada; de forma que la forma y actitud ante la vida es positiva y realista. Posición existencial de ‘Yo soy OK – Tú eres OK’.

Steiner en 1966, expuso que: en las áreas de la vida en las que la persona no ha recibido o no ha interiorizado los Permisos apropiados, el individuo interioriza una serie de mensajes apremiantes y/o limitadores que contribuirán a elaborar su guión de vida; son los contramandatos y los mandatos.

En palabras de Berne “guión de vida es un plan preconsciente de vida decidido tempranamente en la infancia, bajo la influencia de los padres (y de otras figuras del entorno), reforzado posteriormente por determinadas experiencias significativas y que conduce a un final previsto incluido en esas decisiones tempranas”.

Es decir que las decisiones tempranas adoptadas en relación con el guión de vida son decisiones autolimitadoras que opacan la capacidad para resolver los problemas de adaptación realista positiva e incluyen algunas de las otras posiciones existenciales.

Por otro lado hay que tener en cuentas que los contramandatos contribuirán a integrar una identidad social pseudopositiva a la que se denomina Máscara. Los contramandatos son muy variados; son mensajes verbales o modelados por los padres y toman la forma de normas y prescripciones a cerca de cómo hay que comportarse en la vida para ser aceptado socialmente en el entorno familiar y social.

Por lo tanto podemos concluir que en todas las áreas de la vida en las que ha habido un parentamiento social condicionado, el niño puede haber inventado, ideado o fantaseado alguna respuesta a su necesidad de identidad integrando una identidad fantástica (el Héroe o la Heroína).

La posición existencial asociada con la Máscara y el Héroe contribuyen a mantener oculto, y a veces inconsciente, la identidad psicológica negativa o de guión.

Los mandatos son mensajes más emocionales y no verbales que verbales. Se envían y se reciben en momentos de estrés y afectan a áreas específicas de la identidad y el comportamiento natural de la persona.

Los Robert y Mary Goulding (1976), a partir de la experiencia clínica, identificaron al menos doce mandatos específicos:

1. – “No seas” o “No existas”.

2. – “No seas tú”, que puede tomar la forma de “No seas del sexo que eres”.

3. – “No seas un niño”, y asociado “No disfrutes”.

4. – “No crezcas”, que puede ser también “No seas sexual” o “No me abandones”.

5. – “No pienses”, a veces referido a algo concreto y otras veces “No pienses como tú piensas, piensa esto otro o piensa como yo”.

6. – “No lo hagas”, que toma a veces la forma de “No triunfes”.

7. – “No”, que es vivido a veces como “No decidas”.

8. – “No seas importante”, en general o en áreas específicas.

9. – “No pertenezcas”.

10. – “No te acerques”, que puede ser “No confíes” o “No ames”.

11. – “No sientas”, que puede referirse a algo concreto o tomar la forma de “No sientas lo que sientes, siente lo que yo siento”.

12. – “No estés bien” o “No seas sano”.

Todos hemos recibido una cierta variedad de ellos e incluso hemos imaginado recibirlos, y respecto de cada uno de ellos nosotros tomamos decisiones de forma arqueopsíquica más que neopsíquica. Son estas decisiones tempranas, dependientes, contradependientes o independientes frente a esos mensajes lo que determina el tipo de autolimitación de vida concreta que adoptamos dentro de la identidad de guión.
En este nivel de identidad, las posiciones asociadas son: la posición introyectiva (-/+) en los aspectos en los que se sigue el mandato de manera dependiente; la posición proyectiva (+/-) en los aspectos contradependientes frente al mandato; y la posición nihilista (-/-) en los aspectos de independencia frente al mandato, pero bajo su influencia.

En resumen, el desarrollo de nuestra identidad es el resultado de la forma en que hemos estructurado nuestra personalidad. La identidad realista positiva es neopsíquica, fruto de la experiencia autónoma y de la integración neopsíquica de los aspectos arqueopsíquicos y extereopsíquicos. Los demás niveles de identidad son arqueopsíquicos con influencias extereopsíquicas.

La coleccionista

No eres ni serás alguien más… nunca serás una muesca más en el cabecero de mi cama, ni una de esas historias que recuerdo a fragmentos y trazos desdibujados… puedes sentir orgullo porque, serás siempre aquella persona que desmontó mi vida, aquella que hizo que los principios de mi existencia se tambalearan… esa persona que hizo replantearme todo; incluso el querer una familia…

Escribo esto porque es la única forma de “purgarme”, elijo el blog una vez más porque sencillamente no tengo fuerzas para hacerlo de otra forma; si te tuviera delante, se que no tendría voluntad para decirte todo esto.

Para decirte que a pesar del tiempo, el sabor agridulce de tu ausencia aún me acompaña, que prefiero un domingo a tu lado que varios sábados por la noche. Que me gustaría que me extrañaras la mitad que yo a ti. Me gustaría decirte que tu ausencia me pesa y, que hubiera dado mi reino porque alguna vez me hubieras mirado con los mismos ojos que yo te miré desde el momento que te vi por primera vez… aquella tarde en la que nos conocimos Justo cuando saliste del coche.

Duele hacer lo correcto, y más cuando en el fondo de mi alma aún guarda la esperanza de que algo puede que cambie en algún momento… soltarte, dejarte ir es lo más difícil que he tenido que hacer en mucho, mucho tiempo. Porque prefiero perderme contigo que encontrarme sin ti. Quiero besos de buenas noches y buenas noches de besos. Quiero amaneceres, tardes y puestas de sol a tu lado… pero de nada sirve lo que yo quiera… porque solo me queda tu recuerdo y, tu ausencia me duele… me rasga más piel y me rompe el alma. Porque eres y serás mi quimera.

Te he llorado, te he velado y ahora después de mucho tiempo, por fin tengo ganas de sonreír y me veo con fuerzas para decirte adiós, a pesar del miedo que recorre mi cuerpo y de las cicatrices en mi corazón hoy quiero levantarme, mire al frente y decir que al menos yo corrí el riesgo de amarte, algunos dirán que me equivoqué, pero prefiero eso, que haberme quedado con las ganas y el murmullo del ¿y si…? Porque como escuché hace algún tiempo, nada esta realmente muerto si deja un buen recuerdo.

7) AT: Las posiciones existenciales o básicas…

En los anteriores post en los que he tratado el AT, hemos podido saber que todos nosotros, desde el mismo momento en el que somos concebidos realizamos un proceso de adaptación cuyo fin es asegurarnos la satisfacción de nuestras “necesidades básicas” (físicas y psicológicas) fundamentalmente las necesidades de estimulación, de reconocimiento y de estructura.

Este proceso consiste en toda una serie de decisiones sobre nosotros mismos, sobre los otros y sobre la vida (surgen como respuesta a los mensajes recibidos del entorno primario en el que nos desarrollamos, es decir los referentes paternos).

Estas decisiones que tomamos (inconscientemente) adoptan la forma de manera posterior de creencias básicas cargadas de sentimientos asociados; son lo que Berne denominó posiciones existenciales o posiciones básicas.

Lo más importante a destacar es que aunque no seamos conscientes de ellas, son mensajes que tenemos interiorizados que tienen una fuerte influencia en nuestro comportamiento, especialmente en nuestras relaciones con los demás, nuestra propia estructuración del yo (PAN) en las transacciones, formas de comunicación que entablamos y en el resultado de dichas transacciones.

La creencia básica de partida: ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’ (+/+)

Como ya he dicho anteriormente durante el desarrollo, el niño tiene necesidades y deseos, siente emociones de una manera natural y así las expresa activamente.

Si estas necesidades y deseos se ven satisfechos, o la expresión de sus emociones y sentimientos reciben la atención, el apoyo o la aceptación del entorno social, el niño decide adoptar una creencia básica sobre sí mismo y sobre los demás que de manera general podemos enunciar como ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’.

Esta es una actitud básica de tipo comparativo sobre la valía y la dignidad personal y de los otros, es decir, de las personas.

No es una valoración sobre su estado de ánimo en ese momento; es más bien una creencia apoyada en una decisión personal profunda, que se convierte así en una actitud de relación, en una forma básica de encarar las relaciones, de percibirse a sí mismo y al otro en cada una de las situaciones relacionales y, por tanto, en cada transacción.

Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’, es una actitud que supone que yo soy valioso, digno como persona, y tú también lo eres. Esto es así independientemente del estado de ánimo mío o tuyo, de tu manera de pensar y de la mía, de lo que hagas y de lo que haga.

Esta actitud, que Berne llamó saludable o transparente para la relación interpersonal, tiene pues sus raíces en decisiones tempranas tomadas en la infancia en nuestras primeras relaciones.

Después, a lo largo de la vida, en cada encuentro, en cada ocasión relacional, podemos reforzar o no esta decisión.
Cuando en una situación relacional consigo satisfacer mis necesidades y deseos y mantengo el contacto relacional que me permite comprobar que el otro o los otros también satisfacen las suyas, el final de esta situación tiene el valor de un refuerzo de la posición básica ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’.

Por otra parte, puedo pensar nuevas estrategias de cómo conducir una situación relacional para conseguir que al final se refuerce en mí esa posición u otra cualquiera. Aunque aparentemente esto parezca poco espontáneo, a la larga es un buen procedimiento Adulto de mejorar tanto el estado satisfactorio de uno mismo como la relación con el otro.

Creencias comparativas relacionales de guión

Sólo la posición psicológica básica de ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’ hace posible unas relaciones auténticas entre las personas. En aquellas en las que las necesidades y deseos naturales no se ven satisfechos, o la expresión de sus emociones y sentimientos no reciben la atención, el apoyo o la aceptación del entorno social, el niño decide ensayar nuevas formas de expresión y de comportamiento que le proporcionen la atención que requiere y las caricias que necesita para sobrevivir.

En este proceso el niño además adopta decisiones relativas a sí mismo y a los otros distintas de las de ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’.

Estas posiciones de vida adaptativas para la supervivencia, se convierten así en una manera de percibirse a sí mismos y a los otros en la relación, que autolimitan su realización como persona pero al menos le permiten sobrevivir y conseguir, aunque sea de manera manipulativa, la atención que necesita. Posteriormente repetirá episodios de comportamiento sobre la base de estas creencias que darán como resultados confirmaciones sucesivas de las mismas.

Estas creencias comparativas son básicamente:

• 1. ‘Yo no soy OK – Tú eres OK’ (-/+). Posición introyectiva con adaptaciones de la personalidad obsesivo-compulsivas o histéricas. (Joines, 1970)

• 2. ‘Yo soy OK – Tú no eres OK’ (+/-). Posición proyectiva con adaptaciones de la personalidad paranoides o psicopáticas o sociopáticas.

• 3. ‘Yo no soy OK – Tú no eres OK’ (-/-). Posición nihilista con adaptaciones de la personalidad esquizoides o pasivo-agresivas.

A estas posiciones existenciales básicas según pone de manifiesto (Kahler, 1978) añade otras dos de tipo condicional.

Los condicionales de estas otras posiciones son muy variados, pero un análisis minucioso de los mismos permite agruparlos en cinco categorías: complacer, ser perfecto, darse prisa, ser fuerte y esforzarse.

Esto da como resultado las siguientes posiciones de vida condicionales:

• 4. ‘Yo soy OK – Tú serás OK si… complaces, eres perfecto, te das prisa, eres fuerte o te esfuerzas’. (+/+ si…)

• 5. ‘Tú eres OK – Yo seré OK si… complazco, soy perfecto, me doy prisa, soy fuerte o me esfuerzo’. (+ si…/+)

Todas las posiciones existenciales influyen en el desarrollo de relaciones, en el caso de las que presentan un carácter descompensado o negativo más que favorecer la autentica comunicación, son relaciones simbióticas manipulativas y favorecen posiciones desde las que se establecen los conflictos de relación y los juegos psicológicos.