Reflexión sobre la felicidad y el amor

Pues sigo con mi querido amigo Comte-Spomville y ese libro que tanto… tantísimo juego me ha dado y que me a guiado incontables veces en momentos de duda y reflexión…. la felicidad desesperadamente. En esta parte del libro hace una preciosa reflexión sobre la desesperación, la felicidad y, el amor.

“En algún lugar Freaud retomando una expresión, creo que de Goethe, escribe que no hay nada más difícil de soportar que una sucesión ininterrumpida de tres días muy buenos…”

y esto lo que trata de decir es que cuando todo va muy muy bien…la mayoría de las personas esperan sin duda la llegada de algo malo.

La desesperación no es otra cosa que, la ausencia de esperanza. O como dice Sponville “inesperanza”.

La palabra desesperación, con su dureza, su luz tenebrosa, expresa mejor la dificultad del camino. Supone un trabajo en el sentido en que Freud habla de un trabajo de duelo, y, en el fondo, se trata de eso. La esperanza esta primero; por lo tanto hay que perderla, y casi siempre es dolorosa.

La desesperación, tal como yo la entiendo, ya no es tristeza, ni menos aún nihilismo, la renuncia o la resignación: es más bien lo que llamaría de buen grado una gaya desesperación, un poco en el sentido en que Nietzsche habla de una gaya ciencia. Sería la desesperación del sabio: sería la sabiduría de la desesperación.

Como decía los estoicos, si quieres avanzar, has de saber a dónde vas. Spinoza en la ética: “No hay esperanza temor, ni temor sin esperanza”. Estamos desesperados, explica Spinoza, cuando pasamos del temor a la certeza de que lo que teníamos se ha producido o se producirá necesariamente, es decir, cuando ya no hay lugar para dudar ni, por tanto para esperar. Spinoza no tomo una palabra, tomo un camino; ¿Qué camino? El de la desilusión, el de la lucidez, el del conocimiento, el que nos permite “no depender de la esperanza, liberarnos del temor”

Chamford “La esperanza no es más que un charlatán que nos enseña sin cesar; y, en mi caso, la felicidad solo empezó cuando la había perdido” “pondría gustoso en la puerta del paraíso el verso que Dante puso en la del infierno: “perder toda esperanza al traspasarme”

“Solo es feliz el que ha perdido toda la esperanza pues la esperanza es la mayor de las torturas y la desesperación la mayor felicidad”

Marmardachvili: “he vivido toda mi vida sin esperanza. Si se atraviesa el punto límite de la desesperación, en lo sucesivo se abre delante de uno un llano sereno, diría incluso feliz”

Jules renard (diario)  “no deseo nada del pasado, ya no cuento con el futuro. El presente me basta. Soy un hombre feliz pues he renunciado a la felicidad”

La idea central der mi tratado era que la desesperación y la beatitud pueden y deben ir juntas, que solo tendremos una felicidad proporcional a la desesperación que seamos capaces de soportar, de habitar, de atravesar. Esta desesperación no es el colmo de la tristeza, ni la desesperación del suicida; es más bien la gaya desesperación del que ya no tiene nada que esperar porque lo tiene todo, porque el presente le basta o le colma.

Porque esperar es desear sin saber, si poder, sin gozar, el sabio no espera nada. No porque lo sepa todo, ni siquiera porque solo encuentre placer, sino porque ha dejado de desear otra cosa que no sea lo que sabe, lo que puede, o aquello con lo que goza.

¿Qué es, en efecto, el amor? Spinoza el amor es deseo; pero podemos asegurar que no lo estaría en decir que el deseo es carencia. Para Spinoza el deseo no es carencia, el deseo es potencia: potencia de existir, potencia de actuar, potencia de gozar y de alegrarse.

Aristóteles: “amar es alegrase” o más exactamente, alegrase de. ¿Un ejemplo? Una persona que dice: “me alegra la idea de que existas”; o bien ““hay una alegría en mí, y la causa de mi alegría es la idea de que existes”. Ustedes se lo tomarían como una declaración de amor y, evidentemente tendrían razón. Pero tendría mucha suerte. En primer lugar, porque se trata de una declaración Spinozista de amor, lo cual no sucede todos los días (mucha gente a muerto sin haber oído algo semejante). Luego, y sobre todo, porque es una declaración de amor que no nos pide nada. Y esto es propiamente excepcional. Me objetarán: “pero cuando decimos “te amo” tampoco pedimos nada”. Si, y no solamente que el otro responda “yo también”. O mejor, todo depende de qué tipo de amor tengamos en cuenta. Si el amor que se declara es carencia (como en platón, no es ser en términos de doctrina, sino estar o no en Platón; estamos en platón cada vez que amamos lo que falta), entonces cuando dice “te amo”, significa “me faltas”, y, por lo tanto, “te quiero”, se trata claramente de pedir algo, e incluso de pedirlo todo, puesto que se trata de pedirle a alguien, ¡impuesto que se trata de pedir la misma persona! “te amo: quiero que me pertenezcas” mientras de decir, “me alegra la idea de que existas” es no pedir nada: es tomar en cuenta una alegría, esto es, un amor, que ciertamente puede ser paralelo o un deseo de unión o de posesión, pero no puedo reducir a él. Todo depende de qué tipo de amor se demuestre y qué tipo de objeto. En ello reside, explica  Spinoza “toda nuestras felicidad y toda nuestra miseria”

No hay amor feliz, ni felicidad sin amor. No hay amor feliz si carece de objeto. No hay felicidad sin amor si el amor se alegra de su objeto.

Para concluir, recordare que lo contario de esperar no es temer, sino saber, poder y gozar… en una palabra, o mas bien entres, lo contaria de la espera es conocer, actuar, amar. Esta es la única felicidad no fallida. No el deseo de lo que no tenemos o de lo que no es, si no el conocimiento de lo que es, la voluntad de lo que podemos y, por último, el amor a lo que ocurre y que, desde ese momento, ni siquiera necesitamos poseer. Ya no la carencia, si no la potencia; ya no la esperanza, si no la confianza y la valentía; ya no la nostalgia, sino la fidelidad y la gratitud.

Solo esperamos lo que no depende de nosotros; solamente queremos lo que si depende de nosotros. Solamente esperamos lo que no es; solamente amamos lo que es. Por lo tanto, se trata de realizar una conversión del deseo: allí donde espontáneamente, como el niño antes de navidad, sólo sabemos desear lo que nos falta, lo que no depende de nosotros, se trata, al contrario, de aprender lo que sí depende de nosotros (es decir, de aprender a querer y a actuar), se trata de aprender a desear lo que es (es decir, a amar), mejor que desear siempre lo que no es ( esperar o echar de menos).

No se trata de que, al salir de esta conferencia, haya que prohibirse esperar. De ningún modo. No podemos amputar la esperanza de nuestras vidas. ¿Por qué? Porque cuando hay deseo e ignorancia, deseo e impotencia, deseo y carencia, hay inevitablemente esperanza. En cuanto deseamos lo que no sabemos, lo que no depende de nosotros, lo que no tenemos, la esperanza está ahí, siempre. No se trata de prohibirse esperar: se trata de aprender a pensar a querer y a amar. Alain escribía “el sabio es sabio, no por menos locura, si no por mas sabiduría” no traten de amputar su parte de locura, de esperanza y, por tanto, de angustia y de temor. Aprendan mejor a desarrollar su parte de sabiduría, de potencia, como decía Spinoza, es decir, de conocimiento, de acción y de amor. No se prohíban esperar: aprendan a pensar, aprendan a querer un poco más y a amar un poco mejor.

No se trata de prohibirse esperar, ni de esperar la desesperación. Se trata, en el orden teórico, de creer un poco menos y de conocer un poco más. En el orden práctico, político y ético, se trata de espera un poco menos y actuar un poco más. Por último, en el orden afectivo o espiritual, se trata de esperar un poco meno y de amar un poco mas

Les agradezco su atención

Anuncios

Abriendo el corazón…

Hola bichito…. después de varios días rumiando y dándole vueltas a muchas cosas ha llegado “la hora de la verdad…” ese momento en el que me sincero y me abro a ti….

No te mentiré, me da miedo, me asusta y, lo cierto es que no es tanto el exponerme a ti como afrontar todo lo que está pasando…. todo lo que provocas en mi cuando estás cerca, cuando me escribes y te leo; pero la vida es eso… correr riesgos… así que aún con miedo te voy a hablar claro.

Desde hace muy poco me he abierto a la posibilidad de dejarme llevar por la imaginación, por mis deseos y anhelos; haciendo un ejercicio de sinceridad conmigo misma, sueño despierta y cuando caigo presa de los brazos de Morfeo, respiro, me calmo y fluyo; así puedo viajar mentalmente a tu pecho, tu sonrisa, tus ojos…

¿Sabes algo? Cada noche te extraño y desearía poder despertar a tu lado para abrazarte y sentir tu olor… ese aroma que me transporta al paraíso y me hace sentir como en casa…

Si hay algo que me fascina es observarte… sobre todo cuando no te das cuenta… puede que te extrañe, que te choque, pero te prometo que las pocas veces que hemos dormido juntos, cuando al despertar y aún medio adormila por fin he tomaba consciencia de tu presencia… solo he podía mirarte y susurrarte muy bajito… buenos días bichito. En ese momento, en ese instante sencillamente me invadió una sensación de plenitud difícil de explicar y más aún de expresar.

Cuando sueño, cuando recuerdo me pierdo en los detalles de tu rostro… lo primero que recuerdo es ver tu espalda, perfectamente cincelada por esos contornos suaves y fuertes al mismo tiempo… después en algún momento y motivos de mis furtivas caricias… cuando logro que te gires…. me pierdo en tu mentón, tus sensuales labios, tus pómulos y, por fin tus ojos… A través de ellos, de ese brillo tan especial que veo exaltado cuando estamos juntos, enredados el uno en el otro y con el deseo como único testigo… entro en tu cabeza para perderme en ese fabuloso laberinto; te leo e interpreto… después el mundo se detiene, el ruido del exterior se apaga y solo estamos los dos y esa energía que va creciendo poco a poco… una vez tras otra llego a la misma conclusión…

Quiero “violarte” la mente, saber todas y cada una de tus ideas, aunque puedan parecerte una locura… conocer tus deseo y arder contigo, exponerme, gozar y sentir que me quema bajo el tacto de tus manos… sentirte en todas partes y lugares; incluso los inimaginables… quiero gozar, gritar, jadear y sudar… que mi cuerpo se encaje con el tuyo y retozar para alcanzar el climax una vez tras otra.

Bichito… muérdeme la boca y cada parte de mi cuerpo. Arañame, fóllame, hazme el amor, poséeme con fiereza y deseo, entra en mi… sigamos entregándonos, ríndiendonos ante el deseo… Hoy te reto a que gocemos como nunca antes lo habíamos hecho. Hazme tuya ahora, esta noche, cada noche… pídeme lo que quieras… pues tus deseos son el motor de mis fantasías…

Recomenzando…

Se suele decir que no hay mal que por bien no venga; pues bien…en los últimos meses, en lo que he tenido el blog algo abandonado, no por un capricho… sino porque realmente estaba bloqueada e inmersa en un ajuste emocional importante, no tenía energía real para sentarme y escribir. Además, para que mentir, las pocas veces que lo intente, salían textos poco creativos que rozaban en ocasiones lo extravagante y sin sentido.

Pues bien, después de estos meses en los que “Calcifer” literamente casi me consume…

Por cierto, para los que no sepáis de que va la película y por ende no hayáis leído la entrada con ese nombre, os preguntareis ¿quien es “Calcifer… pues os diré a modo de resumen que es el pseudónimo que he puesto a mi última amante/intento de pareja.

El caso es que esa personita, con la que aun mantengo “cierto” contacto, a pesar de no estar juntos, de que nuestra historia no haya salido bien, sigo pensado y diciendo que es un buen chico. ¿Y porque estaba casi consumida, carente de energía? Pues sencillo, en toda relación o al menos así ha sido mi experiencia, la parte a la que dejan lo suele pasa un poquito peor… No tengo miedo a reconocer que me enganche a un juego algo peligroso, creo que ya he dicho en algún post, que la peor adicción que existe es la que se tiene a las personas… y eso me pasó a mi, me “enganche” pero por suerte he logrado salir “de el”, y lo mejor de todo, es que ha sido sin excesivos daños colaterales y con un duelo que no ha sido en absoluto traumático, casi a penas doloroso. Ha sido lo más parecido al proceso de desecar una flor…poco a poco se ha consumido hasta que no ha quedado más que el recuerdo de lo que era, sin angustias, sin rencores… solo un bonito recuerdo, que me ha servido una vez más para aprender de mi misma y, de lo que quiero y no en la vida.

Lo que me ha sorprendido ha sido la rapidez… llevaba mas de un mes rumiando la idea de dejarlo, de dar carpetazo final a todo, porque veía que ese juego, aunque divertido, y muy motivador no me llevaba a nada bueno, solo me hacia “daño”… en estos meses desde que me dejo, aunque mi vida no se paró y tuve varios “romances” superficiales, esos amores transitorios que eran un intento de poder salir de mi enganche… nada me ayudaba realmente, el motivo era muy simple… porque en el fondo NO quería.

Pero los acontecimientos previos a fin de año lo han cambiado todo… ha sonado ese “clic” en mi interior que ha generado EL EFECTO DOMINÓ que ha logrado sacarme de golpe y porrazo de mi enganche… Ahora estoy aquí delante de mi ordenador tratando de escribir, intentando ordenar mi cabeza que después de dos días inundada de dopamina, serotonina y endorfinas comienza a aterrizar y ver las cosas con cierta claridad.

Estoy sentada delante de mi Mac y escribiendo estas líneas, porque estoy intentando abrir mi corazón de nuevo… Calcifer no fue en si “un amor”, fue una persona que me engancho, y al que le di más poder del que debía/merecía.

Pero ahora estoy un poco nerviosa, porque he tenido la suerte de conocer a alguien y esa persona me ha generado el querer hacer las cosas de forma diferente, intento respirar y tomar conciencia de mi estado emocional. Tenéis que creerme cuando digo que cuesta mucho distanciarme del coctel de hormonas que inundan mi sistema límbico en estos momentos. A ratos me siento emocionada, ilusionada, pero también algo recelosa y angustiada. Hacía más de tres años que no experimentaba un vinculo emocional con nadie, en cierta forma se que el haber pasado una noche cargada de momentos distintos, únicos y diferentes a lo que hubiera podido imaginar o programar en cualquiera de mis múltiples fantasías… no a ayudado mucho a que pueda tomarme la situación con cierta calma.

Creo que la base o lo que podría decir que ha sido el inicio de este torrente emocional ha sido darme cuenta de que he sido capaz de vencer uno de mis grandes limites (pasar la noche y dormir con alguien) y en concreto a quien va dirigido este post. He vencido uno de los mayores miedos que tenia, el de generar intimidad autentica, recuerdo cuando me desperté y le vi, inmediatamente se me dibujó una sonrisa de oreja a oreja, fue una sensación rarísima, mezcla de felicidad, pero también paz.

Así que aprovecho esta carta para recordarme algo, para expresarlo y darme los permisos emocionales correctos. Hoy y desde hoy se que voy a vivir cada instante…. quiero que cada momento sea único y distinto, por una vez me niego a pensar que sucederá mañana, dentro de un mes o un año… por primera vez en mucho tiempo, quiero seguir con mi vida y preferir-te en lugar de necesitar-te… quiero expresarme libremente sin temor y me otorgo la aquiescencia para hacerlo con elegancia y elocuencia, como se hacer cuando me pongo poética… Llegado el momento me permito la licencia para sentir y pedir algo más si así me naciera y según me pida el alma, la mente y el corazón.

Independientemente de las emociones que tenga mi bichito y de lo que el sienta por mi… yo soy dueña y me responsabilizo de las mías, sean cuales sean y al margen de “un futuro”… viviré mi emocionalidad para que el presente sea épico… creo recordar que ya lo he dicho alguna vez,  pero ciertas conexiones hay que vivirlas y sentirlas… por más que intente expresar con palabras jamás podría hacer justicia, a la sensación que tuve el primer día del año al despertar a su lado, abrazarle, sentir su olor, al notar por primera vez en mucho tiempo como una oleada de felicidad me embriagaba de pies a cabeza… cualquier cosa que escriba es quedarse corto con lo que pasa ahora mismo en mi cuerpo, en mi cabeza y en mi ser….

Esos ojos… esa mirada que captura, embriaga e hipnotiza… que hace querer llegar más lejos, que invita a perderse en el laberinto y encontrar otra faceta más del diamante que esta empezando a tallarse. Esa energía que se genera cuando estamos juntos, próximos el uno al otro, el deseo que se genera y la necesidad irrefrenable de querer satisfacernos el uno al otro… es sencillamente inefable.

No se si llegaras a leer esto bichito, pero te invito a que vivamos en la medida de lo posible momentos que Nos hagan recuperar la alegría e ilusión, que nos motiven y nos hagan volar, ser grandes… Te copio aquello de… solo hay una regla: NO hay reglas, pero la excepción confirma la regla… Toma decisiones y no mires atrás.

¿Qué me dices?…

9) Los rackets

En el post anterior hablábamos del guión de vida… pues ahora lega una parte fascinante; una mecánica que se a a más de uno y de una le va a dejar pensando un buen rato.

Una vez decidido nuestro guión de vida es decir cuando estamos en contacto con nuestros niveles de identidad relacionados con el guión de vida, es inevitable que distorsionamos la percepción de las situaciones de la vida de forma que encajen en nuestras creencias de guión. Es decir… esos mensajes que se grabaron en nuestra cabeza a lo lago del tiempo y que dimos por validos, que dimos por verdades absolutas harán que seleccionamos a las personas con quien relacionarnos de modo que nuestras relaciones giren en torno a ellos… dicho de otra forma nos permitan entablar transacciones motivadas por esas creencias; experimentamos sentimientos y sensaciones somáticas que por tanto no motivan una acción efectiva para la resolución de las situaciones de forma satisfactoria. La consecuencia es que se refuerzan todavía más esos niveles de identidad.

Distorsión de la percepción

Los procesos de distorsión de la percepción de las situaciones de la vida se explican estructuralmente como contaminaciones o interferencias en el estado Adulto (neopsíquico) de la realidad por nuestro estado niño (Arqueopsique) o por el estado Padre (Extereopsique)

Schiff en 1975 decía que “Todos elaboramos un Marco de Referencia a través del cual filtramos los estímulos que percibimos de la realidad para que encajen en nuestras creencias de guión y a través del cual autorregulamos nuestra conducta de manera que se mantenga estable este sistema de creencias que es el Marco de Referencia.”

La consecuencia es una auto-limitación en las opciones a la hora de resolver los problemas y una serie de conductas pasivas a la hora de enfrentarlos, que suelen manifestarse con expresiones/ acciones que “pendulean” desde ‘no hacer nada’ hasta otras formas más sutiles de pasividad como: ‘sobre-adaptarse’ a los otros; ‘agitarse’ intentando actuar sin un objetivo dirigido a la resolución de los problemas; ‘incapacitarse’ o ejercer ‘violencia’ contra las personas o las cosas como forma de descarga después de la agitación sin que ello resulte en la resolución de los problemas….

Por otro lado cada acción, cada acto que refuerza nuestro guión de vida genera emociones y sentimientos.

Sentimientos naturales y parásitos

Como sabemos la principal función de los sentimientos es la toma de conciencia de las situaciones en las que nos encontramos.

Las emociones básicas que tienen ese valor funcional son la alegría, la tristeza, el miedo y el enfado, (si no habéis visto la película incide out… verla!!!) 

La alegría, la tristeza, el miedo, el enfado y el asco (la mayoría de los autores lo ponen en emociones de segundo orden….) son las emociones naturales que el niño experimenta en la interacción natural con el entorno en función de la satisfacción de sus necesidades.

En el proceso de adaptación condicionada al entorno y de respuesta a los mandatos adoptamos, junto con las decisiones de guión, unos sentimientos específicos que fueron reforzados en la infancia desplazando o descontando a los naturales. Estos sentimientos es lo que llamamos sentimientos parásitos.

Los sentimientos parásitos tienden a ser repetitivos o recurrentes en muy variadas situaciones de la vida, en especial en los juegos psicológicos. No obstante, los sentimientos naturales siempre subyacen a los parásitos.

Los rackets

Un sentimiento parásito o sustituto de un sentimiento genuino  surge de una emoción que se a prohibido o reprimido en la infancia.

Por tanto, debajo de cada sentimiento parásito hay sentimientos reales que la persona no está expresando.

Algunos ejemplos de sentimientos parásitos son los celos, la vergüenza, la culpa, la envidia, la depresión, la frustración y la nostalgia. Otra cararacterística de estos tipos de sentimientos es que son aprendidos y manifestados por el Niño Adaptado Negativo.

El cambio a la emoción permitida, suele tener lugar de forma inconsciente, evitando así la resolución efectiva del problema en cuestión en el aquí y ahora, por lo que la persona termina experimentando un sentimiento de insatisfacción.

8) El guión de vida y la identidad

Tal y como vimos en la anterior entrada relacionada con el Análisis Transaccional y, en concreto Las posiciones existenciales. Sabemos que conforman una buena parte de nuestra personalidad y junto con los otros aspectos de la identidad, forman parte de nuestro guión de vida y son fruto de decisiones tempranas que adoptamos en respuesta a los mensajes recibidos y percibidos del entorno en relación con nuestra conducta natural.

La identidad potencial (el Príncipe o la Princesa) es la primitiva identidad con la que todos nacemos. (Moiso, C)

Según este autor tenemos varios niveles de identidad, por otro lado Berne decía que “todos nacemos Príncipes y Princesas” para hacer referencia a esta identidad potencial inicial. Como bien sabemos Berne teniente una imagen y una versión positivista del ser humano.

Nos reiteramos en lo que habíamos dicho anteriormente, cuando un bebé llega a este mundo y conforme sus necesidades básicas de aceptación, amor, estimulación y reconocimiento se satisfacen adecuadamente, la identidad básica tiende a desarrollarse positivamente, es decir (desarrollaremos un sujeto con autonomía, aceptando tanto sus potencialidades como sus límites). Manifestando ese positivismos en todas las áreas de su vida; viendo a los progenitores como figuras parentales y guía que dan permisos de manera correcta y apropiada; de forma que la forma y actitud ante la vida es positiva y realista. Posición existencial de ‘Yo soy OK – Tú eres OK’.

Steiner en 1966, expuso que: en las áreas de la vida en las que la persona no ha recibido o no ha interiorizado los Permisos apropiados, el individuo interioriza una serie de mensajes apremiantes y/o limitadores que contribuirán a elaborar su guión de vida; son los contramandatos y los mandatos.

En palabras de Berne “guión de vida es un plan preconsciente de vida decidido tempranamente en la infancia, bajo la influencia de los padres (y de otras figuras del entorno), reforzado posteriormente por determinadas experiencias significativas y que conduce a un final previsto incluido en esas decisiones tempranas”.

Es decir que las decisiones tempranas adoptadas en relación con el guión de vida son decisiones autolimitadoras que opacan la capacidad para resolver los problemas de adaptación realista positiva e incluyen algunas de las otras posiciones existenciales.

Por otro lado hay que tener en cuentas que los contramandatos contribuirán a integrar una identidad social pseudopositiva a la que se denomina Máscara. Los contramandatos son muy variados; son mensajes verbales o modelados por los padres y toman la forma de normas y prescripciones a cerca de cómo hay que comportarse en la vida para ser aceptado socialmente en el entorno familiar y social.

Por lo tanto podemos concluir que en todas las áreas de la vida en las que ha habido un parentamiento social condicionado, el niño puede haber inventado, ideado o fantaseado alguna respuesta a su necesidad de identidad integrando una identidad fantástica (el Héroe o la Heroína).

La posición existencial asociada con la Máscara y el Héroe contribuyen a mantener oculto, y a veces inconsciente, la identidad psicológica negativa o de guión.

Los mandatos son mensajes más emocionales y no verbales que verbales. Se envían y se reciben en momentos de estrés y afectan a áreas específicas de la identidad y el comportamiento natural de la persona.

Los Robert y Mary Goulding (1976), a partir de la experiencia clínica, identificaron al menos doce mandatos específicos:

1. – “No seas” o “No existas”.

2. – “No seas tú”, que puede tomar la forma de “No seas del sexo que eres”.

3. – “No seas un niño”, y asociado “No disfrutes”.

4. – “No crezcas”, que puede ser también “No seas sexual” o “No me abandones”.

5. – “No pienses”, a veces referido a algo concreto y otras veces “No pienses como tú piensas, piensa esto otro o piensa como yo”.

6. – “No lo hagas”, que toma a veces la forma de “No triunfes”.

7. – “No”, que es vivido a veces como “No decidas”.

8. – “No seas importante”, en general o en áreas específicas.

9. – “No pertenezcas”.

10. – “No te acerques”, que puede ser “No confíes” o “No ames”.

11. – “No sientas”, que puede referirse a algo concreto o tomar la forma de “No sientas lo que sientes, siente lo que yo siento”.

12. – “No estés bien” o “No seas sano”.

Todos hemos recibido una cierta variedad de ellos e incluso hemos imaginado recibirlos, y respecto de cada uno de ellos nosotros tomamos decisiones de forma arqueopsíquica más que neopsíquica. Son estas decisiones tempranas, dependientes, contradependientes o independientes frente a esos mensajes lo que determina el tipo de autolimitación de vida concreta que adoptamos dentro de la identidad de guión.
En este nivel de identidad, las posiciones asociadas son: la posición introyectiva (-/+) en los aspectos en los que se sigue el mandato de manera dependiente; la posición proyectiva (+/-) en los aspectos contradependientes frente al mandato; y la posición nihilista (-/-) en los aspectos de independencia frente al mandato, pero bajo su influencia.

En resumen, el desarrollo de nuestra identidad es el resultado de la forma en que hemos estructurado nuestra personalidad. La identidad realista positiva es neopsíquica, fruto de la experiencia autónoma y de la integración neopsíquica de los aspectos arqueopsíquicos y extereopsíquicos. Los demás niveles de identidad son arqueopsíquicos con influencias extereopsíquicas.

La coleccionista

No eres ni serás alguien más… nunca serás una muesca más en el cabecero de mi cama, ni una de esas historias que recuerdo a fragmentos y trazos desdibujados… puedes sentir orgullo porque, serás siempre aquella persona que desmontó mi vida, aquella que hizo que los principios de mi existencia se tambalearan… esa persona que hizo replantearme todo; incluso el querer una familia…

Escribo esto porque es la única forma de “purgarme”, elijo el blog una vez más porque sencillamente no tengo fuerzas para hacerlo de otra forma; si te tuviera delante, se que no tendría voluntad para decirte todo esto.

Para decirte que a pesar del tiempo, el sabor agridulce de tu ausencia aún me acompaña, que prefiero un domingo a tu lado que varios sábados por la noche. Que me gustaría que me extrañaras la mitad que yo a ti. Me gustaría decirte que tu ausencia me pesa y, que hubiera dado mi reino porque alguna vez me hubieras mirado con los mismos ojos que yo te miré desde el momento que te vi por primera vez… aquella tarde en la que nos conocimos Justo cuando saliste del coche.

Duele hacer lo correcto, y más cuando en el fondo de mi alma aún guarda la esperanza de que algo puede que cambie en algún momento… soltarte, dejarte ir es lo más difícil que he tenido que hacer en mucho, mucho tiempo. Porque prefiero perderme contigo que encontrarme sin ti. Quiero besos de buenas noches y buenas noches de besos. Quiero amaneceres, tardes y puestas de sol a tu lado… pero de nada sirve lo que yo quiera… porque solo me queda tu recuerdo y, tu ausencia me duele… me rasga más piel y me rompe el alma. Porque eres y serás mi quimera.

Te he llorado, te he velado y ahora después de mucho tiempo, por fin tengo ganas de sonreír y me veo con fuerzas para decirte adiós, a pesar del miedo que recorre mi cuerpo y de las cicatrices en mi corazón hoy quiero levantarme, mire al frente y decir que al menos yo corrí el riesgo de amarte, algunos dirán que me equivoqué, pero prefiero eso, que haberme quedado con las ganas y el murmullo del ¿y si…? Porque como escuché hace algún tiempo, nada esta realmente muerto si deja un buen recuerdo.

7) AT: Las posiciones existenciales o básicas…

En los anteriores post en los que he tratado el AT, hemos podido saber que todos nosotros, desde el mismo momento en el que somos concebidos realizamos un proceso de adaptación cuyo fin es asegurarnos la satisfacción de nuestras “necesidades básicas” (físicas y psicológicas) fundamentalmente las necesidades de estimulación, de reconocimiento y de estructura.

Este proceso consiste en toda una serie de decisiones sobre nosotros mismos, sobre los otros y sobre la vida (surgen como respuesta a los mensajes recibidos del entorno primario en el que nos desarrollamos, es decir los referentes paternos).

Estas decisiones que tomamos (inconscientemente) adoptan la forma de manera posterior de creencias básicas cargadas de sentimientos asociados; son lo que Berne denominó posiciones existenciales o posiciones básicas.

Lo más importante a destacar es que aunque no seamos conscientes de ellas, son mensajes que tenemos interiorizados que tienen una fuerte influencia en nuestro comportamiento, especialmente en nuestras relaciones con los demás, nuestra propia estructuración del yo (PAN) en las transacciones, formas de comunicación que entablamos y en el resultado de dichas transacciones.

La creencia básica de partida: ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’ (+/+)

Como ya he dicho anteriormente durante el desarrollo, el niño tiene necesidades y deseos, siente emociones de una manera natural y así las expresa activamente.

Si estas necesidades y deseos se ven satisfechos, o la expresión de sus emociones y sentimientos reciben la atención, el apoyo o la aceptación del entorno social, el niño decide adoptar una creencia básica sobre sí mismo y sobre los demás que de manera general podemos enunciar como ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’.

Esta es una actitud básica de tipo comparativo sobre la valía y la dignidad personal y de los otros, es decir, de las personas.

No es una valoración sobre su estado de ánimo en ese momento; es más bien una creencia apoyada en una decisión personal profunda, que se convierte así en una actitud de relación, en una forma básica de encarar las relaciones, de percibirse a sí mismo y al otro en cada una de las situaciones relacionales y, por tanto, en cada transacción.

Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’, es una actitud que supone que yo soy valioso, digno como persona, y tú también lo eres. Esto es así independientemente del estado de ánimo mío o tuyo, de tu manera de pensar y de la mía, de lo que hagas y de lo que haga.

Esta actitud, que Berne llamó saludable o transparente para la relación interpersonal, tiene pues sus raíces en decisiones tempranas tomadas en la infancia en nuestras primeras relaciones.

Después, a lo largo de la vida, en cada encuentro, en cada ocasión relacional, podemos reforzar o no esta decisión.
Cuando en una situación relacional consigo satisfacer mis necesidades y deseos y mantengo el contacto relacional que me permite comprobar que el otro o los otros también satisfacen las suyas, el final de esta situación tiene el valor de un refuerzo de la posición básica ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’.

Por otra parte, puedo pensar nuevas estrategias de cómo conducir una situación relacional para conseguir que al final se refuerce en mí esa posición u otra cualquiera. Aunque aparentemente esto parezca poco espontáneo, a la larga es un buen procedimiento Adulto de mejorar tanto el estado satisfactorio de uno mismo como la relación con el otro.

Creencias comparativas relacionales de guión

Sólo la posición psicológica básica de ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’ hace posible unas relaciones auténticas entre las personas. En aquellas en las que las necesidades y deseos naturales no se ven satisfechos, o la expresión de sus emociones y sentimientos no reciben la atención, el apoyo o la aceptación del entorno social, el niño decide ensayar nuevas formas de expresión y de comportamiento que le proporcionen la atención que requiere y las caricias que necesita para sobrevivir.

En este proceso el niño además adopta decisiones relativas a sí mismo y a los otros distintas de las de ‘Yo soy OK (guay) – Tú eres OK (guay)’.

Estas posiciones de vida adaptativas para la supervivencia, se convierten así en una manera de percibirse a sí mismos y a los otros en la relación, que autolimitan su realización como persona pero al menos le permiten sobrevivir y conseguir, aunque sea de manera manipulativa, la atención que necesita. Posteriormente repetirá episodios de comportamiento sobre la base de estas creencias que darán como resultados confirmaciones sucesivas de las mismas.

Estas creencias comparativas son básicamente:

• 1. ‘Yo no soy OK – Tú eres OK’ (-/+). Posición introyectiva con adaptaciones de la personalidad obsesivo-compulsivas o histéricas. (Joines, 1970)

• 2. ‘Yo soy OK – Tú no eres OK’ (+/-). Posición proyectiva con adaptaciones de la personalidad paranoides o psicopáticas o sociopáticas.

• 3. ‘Yo no soy OK – Tú no eres OK’ (-/-). Posición nihilista con adaptaciones de la personalidad esquizoides o pasivo-agresivas.

A estas posiciones existenciales básicas según pone de manifiesto (Kahler, 1978) añade otras dos de tipo condicional.

Los condicionales de estas otras posiciones son muy variados, pero un análisis minucioso de los mismos permite agruparlos en cinco categorías: complacer, ser perfecto, darse prisa, ser fuerte y esforzarse.

Esto da como resultado las siguientes posiciones de vida condicionales:

• 4. ‘Yo soy OK – Tú serás OK si… complaces, eres perfecto, te das prisa, eres fuerte o te esfuerzas’. (+/+ si…)

• 5. ‘Tú eres OK – Yo seré OK si… complazco, soy perfecto, me doy prisa, soy fuerte o me esfuerzo’. (+ si…/+)

Todas las posiciones existenciales influyen en el desarrollo de relaciones, en el caso de las que presentan un carácter descompensado o negativo más que favorecer la autentica comunicación, son relaciones simbióticas manipulativas y favorecen posiciones desde las que se establecen los conflictos de relación y los juegos psicológicos.

Ojalá pudiera odiarte…

No sé muy bien por dónde empezar, no obstante lo voy a intentar. Se que no te he escrito desde la última vez que nos vimos, pero… sencillamente no puedo, o más bien no debo… y haciendo uso de un tópico; no es por ti, es por mi.

No te haces una idea lo difícil que es, lo mucho que me está costando no hacerlo y más cuando me salta alguna publicación tuya,m. Literalmente ME QUEMAN LOS DEDOS. Puede que te resulte “paradójico” pero de la suma de todos esos momentos y de los días que quiero escribirte y no lo hago… al final con la tontería me ha salido un post. Se perfectamente que no leerás, aunque pusiera tu nombre en letras de neón luminosas.

Llevo cerca de diez días en caída libre, intento mantenerme ocupada, pero cuando el trajín pasa, la cabeza se me llena de ideas, de imágenes y recueros que se conectan entre sí… es como ver una película, las secuencias se suceden adelante y atrás en el tiempo y después como si fuera un gran algoritmo, mi cerebro empieza a discurrir hipótesis hasta que la angustia se cierne sobre mi y o bien me pongo a llorar o caigo rendida en los brazos de Morfeo…

A veces me gustaría poder odiarte, encontrar una razón negativa para así pasar página y seguir con mi vida. No creo que pudieras llegar a imaginar que incluso en algún momento he tenido la tentación de quitarte de las redes sociales y borrar tu número , pero sencillamente no puedo grandullón… hace poco más de un mes te lo dije; has sido la persona más honesta y sincera que he conocido en mucho tiempo y, el fallo no ha sido tuyo, el error en esta ocasión y a día de hoy ha sido mío. Pensé que lo había superado,que tenía todo bajo control, pero cuando te tuve, cuando fuiste mío de nuevo aquel domingo… me enganche como un gilipollas, las emociones volvieron a cernirse sobre mi y ahora no puedo avanzar, créeme que lo he intentado… pero estoy bloqueada.

Se que todo llega, te soy totalmente sinceras cuando digo que quiero rehacer mi vida y seguir adelante, incluso he pensado en “follarme” tu recuerdo en otras camas… pero no puedo… estoy absolutamente sobrepasada por la situación. Una situación que se que no es nada trascendente para ti, pero que para mí lo fue un “reset” aquella tarde de domingo.

Julio Cortázar escribió.:

“Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio…”

Y es que ese flash que sacude toda tu existencia, ese vértigo que hace que todo tu mundo gire, es algo para lo que no te preparan; a pesar de las películas, de los poemas, la literatura…nada puede expresar todo lo que pasa por tu cabeza y en tu cuerpo cuando conectas sin lógica con alguien, cuando la química cerebral se agolpa en todo de ser de manera inexplicable e irrefrenable.

Vale, igual AMOR es un concepto muy grande, excesivo inclusive porque los primeros meses de una relación, más o menos 4 son más bien una fase de atracción, después está el enamoramiento, que se mantiene hasta el primer año, por último si logras pasar ese periodo, se puede decir que realmente estás enamorado.

Pero recuerdo que ese rayo callo sobre mi cuando te vi por primera vez, me sucedió de arriba abajo… cuanto te vi bajar del coche, cuando mi mirada se topó con la tuya me quede muda…tu voz, tu olor… todo me llamaba y me atraía a ti. Todo el ruido exterior sencillamente desapareció, era como si en medio de la vorágine y la muchedumbre solo estuviéramos los dos, TU y YO.

Y eso me sucedia cada vez que te veía, cada momento que tus labios se rozaban con los míos, cada instante que no podía dejar de mirarte, cada idea que se cruzaba por mi cabeza y el deseo se apoderaba de mi…. uffff esa sensación que experimentaba mi cuerpo cada vez que me tocabas, no soy capaz de describirla.

Cada vez que estaba a tu lado notaba una corriente eléctrica por todo mi ser y sentía como el palpitar de la sangre en mis sienes y el calor inundaba mi cuerpo paulatinamente, la adrenalina se precipitaba vertiginosamente recorriendo cada fibra, llenándome de nerviosismo y excitación… cada vez que me miraba mi boca se quedaba seca y solo recuerdo las infinitas ganas que tenia de besarte.

Ojalá pudiera odiarte… porque así tu recuerdo no me dolería… pero no puedo, porque desde aquella noche todo cambio, mi cuerpo ya no es el mismo no me pertenece, mi mente no deja de fluir y tu memoria te convierte en mi presente continuo día tras día. Te deseo a cada instante y en cada situación, no fuiste un capricho, y aunque tu tiempo a mi lado fue fugaz y efímero, tu recuerdo convierte de manera recurrente en una oportunidad para viajar y recrear fantasías que se me antojan cuanto menos placenteras.

Grandullón es hora de dejarte, no por falta de ganas de seguir escribiendo sino, porque tu ausencia me duele. Ojalá supieras lo que has sido para mi, ojalá supieras lo que eres y me gustaría que fueras para mi, ojalá supieras que te quiero y no te olvido… aunque no sirviera para nada.

La sociedad de la “anorexia”

¡Lo sé! A veces los titulares que pongo son un poco provocadores; pero este es mi blog, mi pequeño espacio, y lo que quiero o pretendo con mis momentos “sesudos” es exponer mi experiencia o percepción de diversos acontecimientos. Quien me conoce y por supuesto los que me leéis con más o menos frecuencia, sabéis que siempre que digo algo trato de ser lo más respetuosa posible; obviamente no siempre lo logro y más en los tiempos que corren, que parece que todo el mundo se ofende con todo.

No sé si os pasa a vosotros, pero últimamente y cada vez con más frecuencia tengo la impresión de que estamos tan cabreados y tenemos los “yoismos” tan inflamados que estamos total y absolutamente predispuestos a saltar al cuello a la primera de cambio con todo….

Es decir, lejos de manifestar una opinión, juzgamos y guerreamos como si cada noticia, titular o comentario fuera la mismísima batalla de las termopilas… ¡OJO! Que no estoy diciendo que no se pueda decir la postura que tenemos ante algo, ¡Faltaría más!, por suerte vivimos en un “estado de derecho” que e goza de la “libertad de expresión”; pero también es cierto que para que una opinión sea válida ha de ir fundamentada y argumentada y, creo que a día de hoy… se grita demasiado y se piensa muy poco.

¡Madre mía! Menuda manera de abrir este post… el caso y para no procrastinar más, es… ¿Qué tiene que ver el titular de hoy con lo que os quiero contar? Desde luego no os voy a hablar de los trastornos de la conducta alimenticia, ni de los desordenes dismorfóbicos, bueno… en parte sí, aunque hoy me gustaría analizar las actitudes de algunas personas y  de la sociedad de masas, que reacciona de forma similar a los ítems que presenta la anorexia… vamos podría decir y haciendo una generalidad, que en cierta forma occidente y una buena parte de la sociedad esta enferma.

Como sabemos y se ha dicho durante mucho tiempo, las características generales de las personas que padecen anorexia obedecen a un perfil de sujetos que:

  • Suelen están muy pendientes de las opiniones de los demás (es decir, necesitan el reconocimiento social para “ubicarse”).
  • Son personas extremadamente exigentes.
  • Suelen presentar baja autoestima y tendencia a la depresión.
  • Son esquivas, reservadas y les cuesta expresar de forma natural las emociones que sienten, por ende, carecen de herramientas emocionales afectivas a la hora de relacionarse con los demás.
  • Tienden a ser un poco paranoicos, creen que los demás los quieren anular y privar de su opinión y que tratan de someter su libertad individual.
  • Son controladores patológicos, miden todo (comida, peso, altura, calorías y consumo…).
  • Su percepción de la realidad, con frecuencia esta alterada.

¿Podéis ver las similitudes con la conducta social actual?

Bueno antes de desgranar todo, y tratar de poner coherencia a todo esto me gustaría recordar la pirámide de Maslow; ¡Si! Esa que te suelen explicar en bachillerato en la asignatura de psicología.

Pero bueno por si no lo recordáis, rápidamente diré de Abraham Maslow fue el “papi” de la psicología humanista, esta corriente postula básicamente la tenencia del hombre hacia la salud mental… aunque en los tiempos que corren…si el pobre Maslow levantara la cabeza… ¡En fin! Volvamos al tema central.

 

Unknown

 

Este dibujito, representa la pirámide de Maslow… según la cual vamos escalando con la evolución y la superación; y una vez superado un nivel pasamos al siguiente. ¡lógico! ¿verdad? pero ahora sedme sinceros, parar un poco, respirar y pensar ¿Dónde os veis situados?, ¿Cómo veis la conducta social de la mayoritaria actualmente? Como siempre digo esto no es un discurso critico, ni con mala fe. Me considere humanista, y eso casi me obliga a intentar que la gente piense, reflexione y analice un poco las cosas.

Supongo que todos direis que estáis camino a la autorrealización, incluso, muchos de vosotros diréis que ya os habéis autorealizado en muchas, muchísimas cosas… ¡Venga va…! ser sinceros… yo personalmente me veo entre el segundo y tercer nivel, si bien es cierto que en algunos aspectos puedo estar en el cuarto escalón…

Sinceramente creo que lejos de evolucionar, hemos involucionado… que debido a muchos factores, muy bien vendidos y maquillados con marketing, nos hemos vuelto una sociedad enferma, embrutecida y vilipendiada por intereses y gustos de masas. En lugar de valorar la individualidad, se venera a las masas y lo “prefabricado”, lejos de engrandecer la creatividad, espontaneidad y originalidad aplaude a lo que es simétrico, lineal y casi clónico a los estándares marcados.

¿Y porque digo esto? sencillo… Antes de nada y cómo además de leer (menos de lo que me gustaria) bicheo mucho por la red y, como casi todos uso youtube. El caso es que el otro día tope con un canal de un tal “cuellilargo”, que me gusto bastante. Obviamente hay cosas en las que no coincido con el y otras tantas que me parecen muy interesantes, además de relevantes para hilaras y argumentar en este post. Le cito principalmente por ética, ya que no soy alguien a quien le guste colgarse medallas y adjudicarse méritos que no son suyos.

El caso es que hace unos días hablaba con otra colega de la facultad y decía (y tirando de teoría conspiranoíca) el gran éxito del “gran hermano”, de los grandes intereses y corporaciones y de los distintos gobiernos (de cualquier ideología) se sustenta en tres pilares; dicho de otro modo la forma en la que desde la grandes esferas se crea una sociedad “anoréxica” es:

1) Deterioro progresivo de la educación. Después de todo una sociedad cuanto menos piensa por si misma es mucho más manipulable.

2) Meterte el miedo en las entrañas. Miedo a la crisis, a perder el trabajo (por precario que sea) a ser un paria social por no hacer lo que todo el mundo hace…, miedo a expresarte y que venga una horda de Orcos y te aniquilen…. Miedo, miedo y más miedo, porque eso genera un pensamiento individualista y no comunitario, te convence de que tienes todo que perder para que al final solo te centres en sobrevivir y aun así les des las gracias.

3) Pan y circo. Esa es la clave… Dales telebasura, cortinas de humo y pensamiento “populista” claramente manipulado. Otórgale al pueblo “libertad”, sin libertad, dales de que hablar y ofréceles distracciones banales.

Con estos tres pilares, tendremos ante nosotros una sociedad como la actual. Una sociedad nihilista, desencantada y hastiada, sin metas ni aspiraciones… una sociedad en la que les da igual todo, porque esta adormecida; algo así como lo que vaticinaron George Orwell en su obra 1984 y Aldous Huxley en Un mundo feliz.

Obviamente son dos escenarios algo distintos, pero con una finalidad común…. QUE POR UNAS U OTRAS RAZONES… LA RAZA HUMANA SE HA VUELTO GILIPOLLAS… Estos dos autores ponen de manifiesto una sociedad “adormecida” que no es capaz o no quiere pensar por si misma, una sociedad en la que todo esta pre establecido, ordenado y manipulado y, lo peor de todo que lo diferente se castiga duramente.

Si recapituláis un poco en este post, al principio he hablado de las características y, de la personalidad de aquellos sujetos que sufre un trastorno de la alimentación, en concreto las personas que sufren anorexia… Ahora bien… ¿cómo lo relaciono con los patrones y conductas sociales?

Para empezar la moda o mejor dicho “lo que esta de moda”, lo que se lleva, la música que “lo peta”, ¿que es lo más cool?, ¿que te hace encajar y ser “way”? aun cuando determinado estilo o tendencia te sienta como el culo, no te vale o realmente en la intimidad de tu casa no lo escucharías ni en años luz… pero aun así te resignas y pasas por el aro…

Queridos míos, uno de los grandes secretos de la publicidad, la piedra angular del marketing es generar necesidades que en realidad NO TENEMOS, personificar las cosas, darle a lo material una identidad y una figura de referencia que haga que lo “desees”. De esa forma, “obtienes” felicidad mediante el consumo.

Es decir, no compras una nespresso, compras la forma en la que Gorge Clooney bebe café. No compras Appel, compras el alma y el espíritu de Steve Jobs; no compras unas deportivas, compras las Jordan y el éxito de llevarlas puestas, porque son la ostia de caras y “molan” …. y así con todo…

Obviamente la influencia negativa de la moda y la publicidad es solo una de tantas cosas; después está la parte de vender estilos de vida, tendencias morales y éticas, que supuestamente “molan mucho”, “son super cool”, te hacen ser “reveLde” pero que casi siempre tienen una trampa, y más cuando NO TE INFORMAS DEBIDAMENTE o lamentablemente topas con algún desaprensivo que vende humo.

Todos estos ajustes, estas modificaciones y aceptación de ciertas tendencias… sean las que sean obedecen fundamentalmente a la necesidad de pertenencia. ESE SENTIMIENTO DE PERTENENCIA que te hacen querer encajar en un grupo, te da identidad, te ofrece ciento prestigio y reconocimiento social… te hacen ser “influencer” y por ende que todo dios te cite y te tenga de referencia. TE INFLAN EL EGO a más no poder, lo cual si no estas un poquito equilibrado te hace entrar en una espiral por lo general muy muy chunga.

Hacer las cosas sin un razonamiento previo, o sin un objetivo razonable es un arma de destrucción masiva. Los modelos de referencia que tenemos están muy bien maquillados y rara vez te dicen LA PARTE CHUNGA O COMPLICADA de las cosas, los sacrificios y renuncias que hay que hacer para llegar a ciertos objetivos. Te venden la fama, el glamour, la gloria… pero no te explican la letra pequeña del contrato.

Al igual que sucedía en un mundo feliz con el SOMA, el smarthphone, las redes sociales, han jugado un papel clave en el embrutecimiento mental y social. POR CIERTO, YO TAMBIEN TENGO IG; también hago stories y publicito en cierta forma mi trabajo. Sigo a gente o republico distintas cosas. Pero leo, me informo, contrasto información, sino se algo pregunto en varias fuentes y sigo contrastando… Explicada mi forma de uso de las redes sociales (confieso que las uso más de lo que me gustaría).

Pero el problema (o al menos como yo lo veo) es que estamos hiper estimulados, tanto que somos incapaces de filtrar todo lo que nos llega; vivimos en cierta forma en una realidad tipo Matrix. Que lo que hace es atraparte sin ser plenamente consciente de ello, estas adormecido… como un zombie haciendo que lo que nos retroalimente es la aprobación de los demás, es decir vernos a través de los ojos de los demás…. nos da tanto miedo “no encajar” que hasta la rebeldía esta institucionalizada…

Hace unos años se edito un libro y, posteriormente una película. Como cierre de este torrente reflexivo, me gustaría citar la frase con la que comienza el filme trasnpoting, pero me gustaría permitirme una leve modificación al final…

“Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos baratos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes Smartphone? 

Calcifer…

Pasan las horas y aun estoy “anestesiada”; pero esta espiral en la que estoy inmersa no es una negación…no niego o reniego de lo que ha sucedido…pero mis ideas van y vienen, saltan a trompicones y aunque soy consciente de ciertas cosas no soy muy dueña de mi misma ahora… es curioso la vorágine emocional y como puedes saltar de la tranquilidad al nerviosismo o al enfado…

No obstante mi parte racional me esta ayudando en esta “transición” pero no se, todo me parece tan extraño… pase el tiempo que pase y a pesar de las diversas experiencias, poner palabras al dolor emocional es algo complicado pero por encima de todas las cosas es doloroso, porque implica mirar a la cara a mis miedos, asumir mis propios temores y, por supuesto mis enganches y debilidades personales.

Si estas leyendo esto, quiero que sepas que ¡si!, estas líneas son para ti grandullón… pero no son un reproche, no tengo nada que reprocharte porque has sido la persona más sincera, trasparente y honesta que he conocido desde hace mucho tiempo. Tu integridad ha sido digna de mención… aunque es cierto y como te escribí lo “único” que me pesa es que nuestra última conversación fuera a través de la redes sociales, aunque siendo un poco irónicos es casi poético; lo que empezó a través de la gran red social ha terminado por un canal similar. Se que en persona todo hubiera sido mucho más complicado y, muy probablemente hubiera terminado llorando a moco tendido, como me paso ayer cuando estábamos WhatsAppeando y como ahora mientras escribo estas líneas.

Sabes tan bien cómo yo, que el ser humano es animal de costumbres y que en el fondo necesitamos esas rutinas para sentirnos seguros, en este poco tiempo y frente a todo pronostico, ya me había acostumbrado a ti, a tu “ironía”, tu humor negro, a las coñas y vaciladas que hacían que me picara como una tonta y tu te rieras de mi a carcajadas…. o me dijeras frases como “dicen que lo fácil no gusta” pero esto me encanta…

Todo esto… el que no haya un mañana, el que el “pack premium” no haya salido adelante me duele muchísimo, casi como si me estuvieran aplastando el corazón y no pudiera seguir respirando… porque inexplicablemente me había imaginado un mañana, había pensado en cenas, estrenos y maratones de cine, risas y por supuesto todo lo demás.

Pero te pido algo, si lees esto, no te sientas culpable, no hiciste nada malo, o al menos nada que nadie medianamente entusiasmado con la novedad de conocer a alguien no hubiera dicho en un momento dado. La verdad es que creo que el fallo ha sido mío  (y esto no es el típico discurso victimista de auotflajelación pesimista). Tal vez mi fallo ha sido creerme todo demasiado rápido, querer acelerar las cosas y tal vez demandarte más de lo que podías o querías dar… pero si hice lo que hice solo fue porque creía que contigo podía ser distinto.

¿Te acuerdas cuando te dije que hacia tiempo que me había sanado emocionalmente y que no tenía cuentas pendientes ni duelos atrasados?… Pues era verdad, después de mi última relación (de la cual hace más de dos años), ya había hecho las paces conmigo misma, y había llorado todo; creo que por eso tenía una pequeña puerta abierta a una posible relación, a algo distinto y diferente… tan raro y singular ha resultado que en este tiempo no nos hemos cuidamos nada de nada (íntimamente hablando) y eso… había sembrado una pequeña duda en mi… había generado el ¿y si?… ¿Y si es la persona que hace que me nazca el instinto?, ¿y si… después de todo puede ser un compañero de vida y la persona con la que la palabra maternidad no me de repelús?… pero los sueños, sueños son… y el problema de ellos como el de las fantasías, es que están condenadas al fracaso, porque los humanos somos así, deseamos las cosas mientras no las tenemos, en el momento en el que se materializan…ya no las queremos, no podemos quererlas.

Y ahora reflexionando, mientras con estas lineas hago “mi duelo” personal, estoy tratando de ver cual ha podido ser el fallo… trato de entender que ha podido pasar para que “no te nazca” cuando algunas señales si mostraban que podía ser… ahora me hace “gracia” cuando aquella vez soltaste una frase que suelo decir mucho…y es que somos esclavos de nuestras palabras… y ¡si cielo!, aunque no hayan salido las cosas… tus palabras, fueron un potente ilusorio en mi pequeño y sensible corazón.

Hace un tiempo una buena amiga me dijo que muchos hombres buscan a quien cuidar… una chica a la que proteger y que resulte “tiernita”, la cosa es (según me dice Nita) que yo no encajo en ese perfil… que soy demasiado autosuficiente para la mayoría de las personas, entonces ¿me pegunto si el no ser alguien codependiente y “cuidable” ha podido ser el problema? o tal vez el error ha sido haber aceptar una relación monógama de primeras, y que eso te haya hecho pensar que me tenias “segura” demasiado rápido… tendré que seguir adelante con estas dudas y tal vez algún día poder hacértelas mientras tomamos un café y reímos (porque eso si se nos da bien)…

Se que me has dicho que tengo tu amistad incondicional… pero lo siento mucho grandullón, ahora no puedo, no puedo ser tu amiga hasta que no asimile todo… necesito pararme y lamerme las heridas, encajar un poco todo para poder volver con más fuerza… porque la verdad es que la vida es corta y hay que darse la oportunidad de ser feliz, me duele que no hayas sido tu, pero espero de todo corazón que tu si lo seas y, que después de todo tus sueños si se vean cumplidos, porque te lo mereces de verdad bichito…