Sobre las Relaciones

Me considero una persona tremendamente racional, a tal punto, que llego a desesperar a mucha gente, solo unos pocos, logran verme tal y como soy en realidad; supongo que en cierta forma por eso escribo, para expresar las emociones que día a día no manifiesto de forma tan “natural”.

En cualquier caso, en el post de hoy me gustaría recapitular una reflexión que encontré de uno de los libros que leí hace poco (Conversaciones con Dios), es sin lugar a duda un libro que me hizo recordar muchas cosas, reafirmar muchas creencias que había en mi. Por ello os invito a que leáis estas lineas que no tienen desperdicio.

SOBRE LAS RELACIONES 

Hay una manera de ser feliz en las relaciones y consiste en utilizarlas, para el fin que les es propio, y no para el que tú les has designado. Las relaciones son una prueba constante; constantemente invitan a crear, expresar y experimentar las más evaluadas facetas de ti mismo, las mayores visiones de ti mismo, las más magnificas versiones de ti mismo.

Cuando las relaciones amorosas humanas fracasan (aunque en realidad las relaciones nunca fracasan, excepto en el sentido estrictamente humano de que no producen el resultado que quieres) es porque se habían iniciado desde una razón equivocada.

Resulta muy romántico decir que tú no eras nada, hasta que llego esa otra persona tan especial; que ahora te sientes completo, pero no es cierto. El objetivo de la relación no es tener a otra persona que te complete, sino tener a otra persona con la que compartir tu completitud. Cuando no se enfocan las relaciones de esta forma, se genera una increíble presión sobre esa persona, forzándole a ser toda una serie de cosas que no es. Al no querer desengañarte trata con gran esfuerzo de ser y hacer esas cosas, hasta que ya no puede más. Ya no puede completar el retrato que te has forjado de el o ella. Ya no puede desempeñar el papel que se le ha asignado. Surge el resentimiento y después la cólera.

He aquí la paradoja de todas las relaciones humanas: no necesitáis a una determinada persona para experimentar plenamente quienes sois, y sin un otro, no sois nada. El problema es sumamente básico, vuestro mas magnifico sueño, vuestra mas alta idea y vuestra mas acariciada esperanza se había referido a vuestro amado otro. En lugar de a vuestro amado yo. La prueba de vuestras relaciones se había referido al hecho de hasta que punto el otro se ajustaba a vuestras ideas, y en que medida considerabais que vosotros os ajustabais a las suyas. Sin embargo, la única prueba autentica se refería al hecho de hasta que punto vosotros os ajustabais a las vuestras.

Si dejáis que, en una relación con otra persona, cada uno se preocupe de si mismo, de lo que uno mismo es, hace y tiene; de lo que uno mismo quiere, pide obtiene, de lo que uno mismo busca, crea, experimenta… todas las relaciones servirán magníficamente a este propósito, y a quienes participan en ellas. Deja que, en la relación con otra persona, cada uno se preocupe, no del otro, sino solo y únicamente de si mismo. Parece una enseñanza extraña, ya que os han dicho que en la forma mas elevada de relación una se preocupa únicamente del otro. Pero yo te digo esto: es el hecho de centrarte en el otro, de obsesionarte con el otro, lo que hace que las relaciones fracasen.

El maestro entiende que no importa lo que el otro sea, haga, tenga, diga, quiera o pida. No importa lo que el otro piense, espere o planee. Solo importa lo que tú hagas en relación con ello. La persona que mas ama es la persona que esta mas centrada en si mismo. Si no te amas a ti mismo, como puedes amar a otro. Mucha gente comete el error de tratar de amarse a si mismo a través de amar a otro.

Dos personas se unen para compartir su vida, esperando que el todo será mas que la suma de las partes, y se encuentran con que e menos. Se sienten menos que cuando estaban solos. Menos capaces, menos hábiles, menos apasionantes, menos atractivos, menos alegres, menos contentos…Y ello es así porque son menos. Han renunciado a la mayor parte de lo que son con el fin de tener y conservar la relación. Las relaciones nunca han tenido porque ser así, pero así es como la han experimentado la mayoría de personas que conoces.

Finalmente la persona que trataba de hacer lo correcto para con el otro, perdonar en seguida, mostrar compasión, hacer continuamente la vista gorda ante determinados problemas y comportamientos, se convertía en una persona resentida, colérica y desconfiada, incluso ante dios, pues ¿como puede un dios justo pedir ese sufrimiento, esa tristeza y ese sacrificio interminables, aunque sea en nombre del amor?

La respuesta es que dios no pide eso. Dios pide únicamente que te incluyas a ti mismo entre aquellos a quienes amas, pero no solo eso, dios propone y aconseja que te incluyas el primero.

Anuncios

3 comentarios sobre “Sobre las Relaciones

  1. Interesante y acorde con la era del individualismo en la que vivimos… pero en realidad, no creo que haya una norma absoluta sobre cómo debe ser una relación.. .Y es que por mucho que se empeña la sociedad en hacernos creer que es así, no a todos nos hacen felices las mismas cosas. Lo único cierto es que tu relación tiene que darte lo que tú esperas de ella, y no hay justificación moral ni ley natural que dicte qué es lo que puedes esperar y qué es lo que tienes que dar. Eso es algo que solo depende de ti y de tu pareja. Los problemas vienen cuando no coinciden las expectativas, pero si lo hacen: todo vale.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me gusta mucho, muchísimo tu opinión…
      Tienes razón en que no hay una norma universal (al menos escrita en papel y a modo de contrato) sobre cómo ha de ser una relación…pero lo que sí es cierto es, que las creencias populares, producto del desarrollo ético y moral del individuo y las civilizaciones generan ciertas normas explícitas que en muchas ocasiones lo que generan son lastres y cargas Morales…y las dichosas y condenadas EXPECTATIVAS.
      Eso es lo realmente peligroso…las expectativas y cómo influyen en mi concepto relativo de felicidad…porque obviamente aunque una amplía mayorías de nosotros coincidamos en muchos aspectos NO TODOS SOMOS IGUALES Y, no nos sirven las mismas cosas y menos en algo tan complejo como las parejas.

      Creo que la clave del éxito en las parejas reside (y en mi modesta opinión que está forjada en haber pasado por una gran diversidad de tipos de relaciones y con diversas personas) en que se sintonice la individualidad con la pareja… Respetar al individuo y sus necesidades para que el conjunto sea más sólido y estable… Y por supuesto COMUNICACIÓN!!! Un bien escaso que se menoscaba y empaña con hablar sin cesar…
      Pd/ mil gracias por leerme y muchas gracias por tu opinión 😄😄😄

      Me gusta

      1. Por cierto unos post mas adelante doy mi propio criterio de como socialmente nos han “vendido” un ideal que no solo es utópico si no que puede llegar a ser perjudicial y nocivo para el propio ser humano… aunque esa idea esta presente en la mayoría de mis post/ escritos 🙂

        Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s