San Juan 

Noche de San Juan 2016

Dentro de pocas horas será la noche de San Juan, así que voy a aprovechar para escribirte una carta que se que posiblemente nunca leerás, una carta que nunca recibirás, ya que como dicta la tradición, cuando termine estas letras la quemare.

En este tiempo en el que no nos vemos, en el que no hablamos… he intentado avanzar, pero es muy duro, tengo que admitir que sigo anclada en el pasado, en nuestra historia, en todo lo que paso y que me hubiera gustado que jamás “tocara a su fin…” pero en la vida no siempre los deseos se cumplen. Ha pasado un tiempo más que prudente, si, lo sé… he querido olvidar, pero siempre, por alguna razón, me era imposible; a veces era una canción (como la de Aisha de outlandish o la de thinking out loud….) en ocasiones una frase o una palabra, incluso una fragancia que me conectaba con una emoción que a su vez me catapultaba cuando menos me lo esperaba hacia atrás, a mis recuerdos a todos aquellos momentos que fueron sensacionales… se que es una locura… pero en nuestra historia todo era jodidamente perfecto, era extraordinario; así que siendo sinceros tampoco me parece justo olvidar algo así. Creo que por eso estoy aquí sentada de madrugada escribiendo esto y supongo que lo hago porque es una forma de perdonarme a mi misma y así “poder avanzar”.

Cuando uno esta “mal”, cuando siente angustia y pena por la pérdida, en especial de alguien a quien ama con todo su ser, lo ve todo negro, cada minuto es una larga agonía que no toca a su fin, escuchas el tic tac del reloj como una lenta sucesión de golpes y punzadas de dolor, el tiempo pierde su sentido y no ves el futuro, ¿pero sabes que? estoy segura y a pesar de que ahora no estamos juntos, esa conexión no se ha perdido, es mas estoy convencida de que todos y cada uno de los estados emocionales por lo que he pasado y los vaivenes por los que aún paso, los sientes del mismo modo que yo, incluso con mayor intensidad, me atrevería a decir que nuestra conexión es tan fuerte que estamos totalmente sincronizados… porque después de todo esto está ahora así por las circunstancias de la vida, no porque ya no nos amemos o no nos queramos.

Si escribo esto es para que de alguna forma pueda expirar mi “culpa”, para admitir y decir todo lo que no fui capaz cuando tuve la oportunidad, porque en cierto modo no he podido decir todo lo que querría ni despedirme como me hubiera gustado….lo peor de todo es que se, que ya es tarde… Sé que nunca más podré amar a nadie, has sido tan potente n mi vida que ahora que ya no estás me siento hueca, vacía; como si me hubieran arrancado el corazón… Me siento como el motor de un coche que “ha gripado” nunca volveré a ser la misma, porque sencillamente tú ya no estás…

No obstante para mi conciencia no lo es, mi alma necesita liberarse, para que de algún modo la angustia que siento mientras escribo no se quede dentro por más tiempo…para que salga fuera y así poder continuar de una vez por todas.

Se que me he equivocado, desde el principio subestime mis sentimientos, los tuyos, la situación… pero la culpa no fue tuya…la estúpida fui yo, porque quise ser racional y manejar todo, controlar las emociones y los dictados del corazón, cuando desde siempre, desde el inicio de los tiempos, se sabe que la razón y el corazón tienen lenguajes distintos; la lógica no sirve de nada cuando encuentras a tu alma gemela y cuando tu alma recuerda que el amor se queda corto si lo comparas con lo evocador y todo lo que nace en ti cuando tienes a esa persona cerca.

Pero a pesar de la racionalidad todo lo que despertaste en mi me sobrepaso, de tal forma que me deje caer, me deje llevar por mi corazón y por eso sé QUE ERES TÚ… Eres lo que siempre había y he soñado en alguien, es algo tan fuerte, tan potente que puedes sentir que los dos corazones palpitan rítmicamente al son de una sinfonía conjunta y común.

¿Que pasara en el futuro?, no lo se la verdad!!! Obvio que me gustaría que volviéramos, pero mientras trato de visualizar y vislumbrar la luz al final del túnel, ver la cartografía de mi vida, pero no soy capaz…por mas que trato de mirar hacia delante, solo soy capaz de unir los puntos hacia atrás, pasaron cosas antes, mucho antes, de forma que todo me condujo hasta ti, y durante el tiempo que nos amamos, esos meses que vivimos a tope han sido los mejores de mi existencia, porque todo tuvo sentido y, cada locura cada limite que se nos presentaba merecía la pena ser transgredido, el futuro era nuestro y hoy, mientras escribo estas líneas me doy cuenta que desde el inicio y hasta ahora, a pesar de tu ausencia todo tiene sentido, aunque cuando recuerdo, me duele como si me pusieran vinagre en una herida recién hecha. No quiero, ni espero milagros, solo deseo que las cosas se den de la mejor manera. Pero ya no depende de mi, solo de ti… Si realmente nuestra historia significó la mitad de lo que fue para mi, sin que me leas, sin recibir esta carta…. El destino volverá a unirnos como lo hizo aquella vez, porque aun en la distancia seguimos siendo uno solo pues somos guerreros de la vida plena.

Eternamente tuya…

Anuncios

Límites 


Hoy me gustaría y, aprovechando mis vacaciones proponer una “pequeña reflexión”….

Piensa durante unos segundos, sin prisa, párate, respira, enfoca y responde ¿quién eres/soy en realidad? ¿Cuál es mi personalidad y, de donde h surgido mi yo profundo?, ¿qué grado de genética me condiciona o me precondiciona mi “yo”?….¿soy yo mismo siempre, en todas las circunstancias y todos los ámbitos de mi vida?….

Hay muchas teorías sobre el desarrollo psicológico y la evolución de la personalidad.

Teorías genetistas, que dicen que todo está grabado en nuestro código genético y que nada podemos hacer para cambiar esos aspectos.

Luego están las teorías ambientalistas, que sostienen que todo es producto del ambiente y de lo que nos rodea y, por último las teorías mixtas, que dice que hay una mezcla de las dos anteriores.

De lo que no cabe duda es de que somos quienes somos por varios motivos, factores genéticos, la educación que recibimos y indiscutiblemente la sociedad  en la que vivimos…. en base a ese cóctel construimos nuestra personalidad y por ende, conforme nos relacionamos con los demás y vamos abandonando el egocentrismo propio de los niños e incluyéndonos en la sociedad…. Conforme  tomamos decisiones y encajamos los éxitos/frustraciones vamos poco a poco conformando la red de nuestra personalidad.

Cada uno de nosotros tiene sus características y cualidades; que a ojos de otros pueden ser también defectos… Pero en mi humilde opinión (eso es algo que dejó muy claro en mis reflexiones de este blog) bajo mi punto de vista, lo que la mayoría llama defectos, no son si no el toque, el sello personal que nos hace únicos y especiales.

No obstante hoy no quiero hacer una reflexión sobre la personalidad  y cómo evoluciona, ni siquiera los guiones que tenemos enraizados en nuestros inconsciente y que nos condicionan más de lo que creemos, hoy me gustaría reflexionar sobre los “límites” si, ese punto o puntos del que dices que NO pasarás nunca y que no es negociable.

Todos, absolutamente todos tenemos esos límites; en el trabajo, en la vida y a la hora de relacionarse con los demás, aunque por lo general estos límites los asociamos normalmente y sobre todo con el ámbito afectivo/romántico/sexual.

La cuestión, o lo interesante no es si tenemos más o menos límites, si ponemos más o menos barreras que creemos infranqueables bajo el credo que ellas nos ayudan a preservan en buena medida nuestra propia identidad, resguardado nuestro “yo” y con ello ayudar a protegernos de posibles daños.

La pregunta clave es si ¿tienes claros esos límites? Y, bajo qué condiciones estarías dispuest@ a negociar o transigir…

Los que me conocéis y me leéis sabéis que soy bastante relativista (es decir que aunque tengo unos principio férreos no son rígidos e inamovibles y, que según qué circunstancias todo puede modelarse).

Pero ¿de dónde surgen los límites? ¿Son propios o son más bien un compendio de credos y dogmas sociales?, ¿con qué finalidad los utilizas?….

Sin duda alguna creo que hay que ver esos límites como un producto inequívoco de los estándares y clichés sociales, además en buena medida de la educación recibida pornoarte de nuestros progenitores (que son los primeros en decir aquello de esto “está bien” o ” está mal”) por supuesto son complementados con la educación que vamos recibiendo y de las normas explícitas e implícitas socialmente aceptadas; ¿pero cómo identificarlos y tomar consciencia de ellos?

En realidad es algo “simple”, párate durante unos minutos y escucha en tu interior, revisa tus topes emocionales, recrea situaciones y párate para pensar si esos límites/normas que has aceptado como “normales” son afines a tu estado actual… analiza tomando conciencia si esos patrones de conducta forman realmente parte de ti… si te hacen realmente feliz o, en su defecto se satisfacen lo suficiente.

Ahora pongámonos en otra tesitura puestos a analizar…

Digamos que conoces a alguien y, ese alguien te llama la atención (lo suficiente como para querer dar el paso de conocerla/le un poco más y destinar tu valioso tiempo en ver que hay); ahora llegan las preguntas ¿qué hago?, ¿lo lamo o no?; ¿muestro interés o no?, ¿le digo que me atrae o me callo?…muchas preguntas e infinidad de respuestas, todas ellas lamentablemente determinadas en buena medida por los roles de género y los estándares comporta mentales sociales…¿y ahora que?.
¿Es posible cambiar eso?, ¿cómo puedo gestionar mis propios limites cuando no están dentro de los socialmente aceptado?, ¿En el terreno afectivo siempre han de ser los chicos los que den el primer paso?, ¿qué cabe esperar cuando una mujer se posiciona de forma clara y muestra su deseo?, ¿sí te atrae alguien, hasta donde puedo llegar para llamar su atención? ,¿Dónde se marca la delgada línea entre el orgullo y el amor propio?, ¿cómo discernir entre mostrar interés en alguien y dar la impresión de que te come la desesperación?…

Como veréis no son pocas las preguntas y, por supuesto no hay una única y verdadera respuesta universal…. No hay una fórmula magistral para la “felicidad” y para vivir la vida…. Creo que el secreto de la felicidad es el conocimiento, en zambullirte en ti mismo y saber lo máximo de ti, eso te dará las herramientas y las fuerza necesaria para demostrar y mantener tu credo de forma clara, aún cuando la sociedad no lo apoya….

La intuición…

¿Que es la Intuición?

La intuición viene del latín intuitio, designa acción de ver (tveri) en (in), ha sido definida como un conocimiento que la mente alcanza de forma inmediata, instantánea y sin intermediación de ningún proceso diferente a la intuición en sí misma. En términos generales se entabla una relación con el objeto donde: este se aprehende dentro de un conjunto delimitato como una totalidad, no se presentan rodeos, no hay elementos mediadores y se presenta un conocimiento “cierto” del objeto

En la corriente filosófica y según dice la RAE; la intuición es la percepción íntima e instantánea de una idea o una verdad que aparece como evidente a quien la tiene.

(Romero,2001) Sigmund Freud en su trabajo sobre “El Moisés de Miguel Ángel”(1914), sostiene que “el psicoanálisis acostumbra a deducir de rasgos poco estimados o inobservados, del residuo de la observación, cosas secretas o encubiertas.” Además nos comenta el método que utilizaba un médico italiano llamado Morelli, del cual puede conjeturarse que ocupó un lugar destacado en la historia del psicoanálisis. Dicho método consistente básicamente en rescatar los detalles como indicios reveladores de la individualidad del artista que escapa a la tradición cultural. En suma, unos detalles minúsculos proporcionan la clave para acceder a una realidad más compleja. Era posible entonces, pasar de hechos aparentemente insignificantes, que podían ser observados, a una realidad compleja no observable, por lo menos directamente. Estos detalles constituían síntomas para Freud e indicios o rasgos.

Otras corrientes como el analisis transaccional la denominan “el pequeño profesor” (encuadrado en el estado niño que todos tenemos) la cuestión no es mas simple que hacer un revisión de como las distintas escuelas ven o entienden la intuición.

La cuestión a analizar es; ¿Donde termina la intuición y empieza el miedo tintado de paranoias?

Todo es es sencillo a la par de complicado, alguien me dijo en una ocasión que cuando se me presentara una duda con multiples respuestas usara el principio de la navaja de Ockhan …«En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta».

Esto implica que, cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja ¿entones? ¿Porque no cuesta tanto enfrentarnos a una decisión? ¿Por miedo a meter la pata? ¿Por temor a las consecuencias? o ¿simplemente porque vivir con una duda razonable es mas llevadero que enfrentarnos a la realidad y admitir que somos humanos y por ende falibles?

Eras y eres todo…

Sabes tan bien como yo que siempre he sido bastante racional y, que a veces, esa racionalidad te abrumaba.

Me conoces y sabes lo precisa y metódica que he sido la mayoría de las veces durante toda mi vida; para mi las relaciones eran algo así como un 2+2=4 en el que todo era un paso lógico, seguido de otro, en el que la emoción, la ilusión, la sorpresa y “la magia” era solo algo típico de películas y novelas, de canciones de amor, que con el paso del tiempo tornaban a lacónicos y tristes temas countries.

Durante años me pregunte si era posible amar como se pintaba en las películas, no un amor fugaz y pasajero que te consume por su propia intensidad y, tan breve que apenas tienes tiempo de disfrutarlo… Me preguntaba y reflexionaba si era posible AMAR de verdad, con mayúsculas y negrita, esa clase de amor que hace que una mirada te deje sin aliento y con el corazón a punto de pararse… que cuando te encuentras entre sus brazos el tiempo se desdibuja rompiendo todas las leyes físicas y haciendo que una hora parezca un parpadeo y, que al separarte una micra de segundo se convierta en una eternidad.

Y, cuando menos lo esperaba pareciste tu…tu mirada, tu silencio…tu risa y el brillo en tus ojos, ese magnetismo que me hizo pasar a ser una brújula imantada, en la que el dieciséis paso a ser mi numero favorito y, en la que cada instante era una aventura, tras otra; una jodida locura… pero de las buenas, en las que nos conocíamos cada vez más a nosotros mismos y, nos dábamos cuenta paso a paso que esa conexión que teníamos jamás antes se había dado, en la que ninguna razón o lógica valía y, por la sintonía mutua que era mayor que cualquier otra cosa.

Lo cierto es…que ahora estamos en pausa, en puntos suspensivos, que he llorado a moco tendido para después enfadarme, que me he reído a carcajadas de mi propia tristeza. He negociado y renegociado todas y cada una de las posibilidades para volver a aquello momentos, esos instantes en lo que era feliz hasta el delirio y, creí tocar el cielo con mis manos, incluso trate de obviar mis sentimientos y tener “citas”…pero todo fue en vano… porque después de todo, prefiero una vida sola que traicionar lo que me dicta mi corazón…

No puedo negar que lo nuestro y TU en cierto modo han sido lo más auténtico que he tenido en esta loca y corta vida.

Había veces que no salía el sol, que todo era gris u oscuro como una noche sin luna, cuando eso pasaba, cuando todo iba mal, solo te necesitaba a ti…tus brazos y un beso en la frente mientras me decías…¡tranquila mi niña que todo saldrá bien!…. juntos podemos con todo.

Añoro volver a esos días, en las que una mirada cómplice, me arrancaba una sonrisa, en la que jugaba a entrar en tu cabeza para leerte, y, en las que te ponías “romántico” diciéndome toda clase de frases que hacían que me hirviera la sangre, esa ínsula atemporal que ocupábamos solo los dos y en la que nadie podía entrar, porque estábamos juntos.

Desde el principio siempre tuviste esa magia que hizo que incluso una persona como yo, que no creía en la monogamia, no quisiera mirar a nadie más, PORQUE ERAS Y ERES TODO.

TOMATE EL TIEMPO QUE NECESITES, TE ESPERARÉ