Eras y eres todo…

Sabes tan bien como yo que siempre he sido bastante racional y, que a veces, esa racionalidad te abrumaba.

Me conoces y sabes lo precisa y metódica que he sido la mayoría de las veces durante toda mi vida; para mi las relaciones eran algo así como un 2+2=4 en el que todo era un paso lógico, seguido de otro, en el que la emoción, la ilusión, la sorpresa y “la magia” era solo algo típico de películas y novelas, de canciones de amor, que con el paso del tiempo tornaban a lacónicos y tristes temas countries.

Durante años me pregunte si era posible amar como se pintaba en las películas, no un amor fugaz y pasajero que te consume por su propia intensidad y, tan breve que apenas tienes tiempo de disfrutarlo… Me preguntaba y reflexionaba si era posible AMAR de verdad, con mayúsculas y negrita, esa clase de amor que hace que una mirada te deje sin aliento y con el corazón a punto de pararse… que cuando te encuentras entre sus brazos el tiempo se desdibuja rompiendo todas las leyes físicas y haciendo que una hora parezca un parpadeo y, que al separarte una micra de segundo se convierta en una eternidad.

Y, cuando menos lo esperaba pareciste tu…tu mirada, tu silencio…tu risa y el brillo en tus ojos, ese magnetismo que me hizo pasar a ser una brújula imantada, en la que el dieciséis paso a ser mi numero favorito y, en la que cada instante era una aventura, tras otra; una jodida locura… pero de las buenas, en las que nos conocíamos cada vez más a nosotros mismos y, nos dábamos cuenta paso a paso que esa conexión que teníamos jamás antes se había dado, en la que ninguna razón o lógica valía y, por la sintonía mutua que era mayor que cualquier otra cosa.

Lo cierto es…que ahora estamos en pausa, en puntos suspensivos, que he llorado a moco tendido para después enfadarme, que me he reído a carcajadas de mi propia tristeza. He negociado y renegociado todas y cada una de las posibilidades para volver a aquello momentos, esos instantes en lo que era feliz hasta el delirio y, creí tocar el cielo con mis manos, incluso trate de obviar mis sentimientos y tener “citas”…pero todo fue en vano… porque después de todo, prefiero una vida sola que traicionar lo que me dicta mi corazón…

No puedo negar que lo nuestro y TU en cierto modo han sido lo más auténtico que he tenido en esta loca y corta vida.

Había veces que no salía el sol, que todo era gris u oscuro como una noche sin luna, cuando eso pasaba, cuando todo iba mal, solo te necesitaba a ti…tus brazos y un beso en la frente mientras me decías…¡tranquila mi niña que todo saldrá bien!…. juntos podemos con todo.

Añoro volver a esos días, en las que una mirada cómplice, me arrancaba una sonrisa, en la que jugaba a entrar en tu cabeza para leerte, y, en las que te ponías “romántico” diciéndome toda clase de frases que hacían que me hirviera la sangre, esa ínsula atemporal que ocupábamos solo los dos y en la que nadie podía entrar, porque estábamos juntos.

Desde el principio siempre tuviste esa magia que hizo que incluso una persona como yo, que no creía en la monogamia, no quisiera mirar a nadie más, PORQUE ERAS Y ERES TODO.

TOMATE EL TIEMPO QUE NECESITES, TE ESPERARÉ

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s