Así fuimos…

Cuando me paro y, reflexionó; llego con cierto estupor a una verdad que es terrible, incluso algo angustiosa; no obstante no quiero que te sientas culpable…

Porque la culpa no es tuya, tampoco es mía, prefiero pensar que tal vez no era nuestro momento, el momento adecuado para que fuéramos “felices”…

Últimamente parece que escribo baladas tristes en un café solitario… Aunque lo cierto es que no sé si son tristes o no… Porque no puedo sentir nada… Estoy hueca; vacía e incapaz de reconocer mis emociones, embotada completamente y con la sensación de no poder volver a sentir…
Hace años escuche en una película que uno de los personajes solo puede tener tres grandes amores en su vida…pues bien…tú fuiste ese tercer gran amor…el mejor de todos, el más maduro, coherente y consciente,  pero a la vez loco, impulsivo y vivo… Sé de sobra que las grandes historias duran el tiempo exacto para ser inolvidables…pues así fuimos…en tan poco tiempo fue tanto; lo fue todo…

Y ya no hay más…solo la vida; que aunque no está nada mal y, tiene sus emociones y porsupuestisimo sus propias ideó sinceraseis, subidas y bajadas; un colofón de experiencias que me nutrirán sin duda alguna…

Pero en el amor… Eso se acabó para mí, lo sabes tan bien como yo, porque desde que te conocí, desde que di el salto de fe (que para una relativista es casi un milagro) supe que eras la persona adecuada, con la que quería pasar el resto de mi vida…y ahora no estás… Te has ido y con tu ausencia sinceramente ya no tengo ganas ni ilusiones de repetir, ni siquiera de intentarlo; el mundo se ha convertido en una realidad ajena y completamente extraña para mí, al final mi propia teoría de la profecía autó cumplida se hizo realidad…

Porque cuando llega a tu vida una certeza como la que tu representaste… Cuando tu mundo gira 180• ¿cómo olvidarlo?, ¿cómo obviarlo?… Cuando la vida te trae algo extraordinario ¿como negarlo?… Simplemente es matemáticamente improbable que dos veces suceda un milagro como el que fuiste tú para mí, o siendo más directa… Es matemáticamente imposible que un rallo caiga dos veces en el mismo sitio..

Solo sé que seguiré aquí, no porque te espere; si no porque no hay nadie más en este mundo que pueda recomponerme e inyectar la adrenalina suficiente como para que mi corazón vuelva a latir…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s