Arrepentimiento 

No creo que haya habido un hombre o una mujer que nos se haya arrepentido de nada en la vida…; posiblemente eso sea bueno.

Se suele decir que el trabajo bien hecho es una “obligación” sin embargo, jamás olvidamos aquello en lo que fallamos; porque, en el fondo son nuestros fracasos mas que nuestros éxitos, los que moldean nuestra personalidad.

A pesar de nuestros fallos guíen nuestro destino, somos duros y nos adaptamos, por pura supervivencia, sin embargo no debemos olvidar que podemos hayar la redención en los actos humanos mas simples.

En la vida de cada persona siempre existen días importantes y significativos, esa clase de momentos en los que podemos decir:

–  ¡ Aquel día lo cambio todo!…¡aquel día ayudo a definir quien soy!.

Generalmente son días en lo que ocurre un acontecimiento importante; el día de tu boda, del nacimiento de tu primer hijo, o del reencuentro con alguien especial, tú graduación… Pero también pueden ser días corrientes con momentos extraños y sucesos aparentemente intrascendentes; son esos los días clave, son esos momentos tan enormes que te dejan literalmente sin aliento.

Hay un dicho popular y que muchos habréis oído en algún momento… y es que dice, que en muchas ocasiones hay puertas que es mejor no abrir… pero generalmente no nos damos cuenta, hasta que estamos en el otro lado. Todo cometemos errores, esta en nuestra naturaleza. Las puertas que decidimos abrir determinan nuestro camino de por vida; seamos valientes,  desgraciados, absurdos, sensibles… Nuestros actos definen nuestra vida, nuestro viaje y no se puede ir a ninguna parte sin abrir antes “la puerta”.

Esas puertas que decidimos o no abrir, las decisiones que tomamos, los riesgos que asumimos en nuestras vidas son como PNR (punto de no retorno). Pasar el punto de no retorno no es algo que ocurra sin mas…es una elección de cada uno, y cuando decidimos cruzar la línea tenemos que asumir las consecuencias.

No hay promesas de que el resultado sea positivo y que al igual que Cesar, al cruzar el Rubicón ganemos un imperio. Lo único que sabemos es que algo cambiara y que tendremos que vivir con ello; y eso es lo mas duro, porque es nuestro pasado quien define quienes somos… podemos platearnos que decir un millón de veces, pero nuestras decisiones son nuestras, se convierten en parte de nosotros.

Y aunque crucemos el rio, nuestras huellas quedara para siempre en la otra orilla.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s