Recapitulando…MIEDO VS DECISIONES 

Cuando era pequeña mis padres hicieron todo lo posible porque no fuera una niña miedosa, cuando digo “miedosa” es que no fuera asustadiza y retraída, y, la verdad es que no sé si por eso o por cierta predisposición genética, en cierta forma siempre fui un poco Kamikaze, el caso es que una tarde que me quede con una vecinas de enfrente, no recuerdo con exactitud la edad…. aunque creo que tendría seis, tal vez siete años, tras un apagón y una serie de historias de miedo, tuve una temporada en la que tenía miedo a las brujas, al hombre del saco y, sobre todo a la oscuridad. Pensaba que en cualquier momento una mano, saldría de debajo de mi cama y me llevaría a algún lado lejos de las gente que más quería.

Cuando te haces mayor y no sin cierta dificultad empiezas a entender un poco la vida, alguna veces te cuesta mas que otras, eso de “la comprensión del mundo que te rodea” te das cuentas que esos monstruos no son ni mas ni menos que la falta de confianza, la soledad, el arrepentimiento, el miedo al dolor y al sufrimiento, pánico a fracasar y por ende a ser juzgado por otras personas, miedo a no estar a la altura de las expectativas de los demás; MIEDO, MIEDO, MIEDO…
Nuestros demonios interiores o “gusarapos” ( es mi forma cariñosa de llamarlos); se forman desde nuestra más tierna infancia… (aquí es donde los psicólogos y demás estudiosos de la mente humana y la conducta aplicarían las distintas teorías; pero no es mi intención soltar “una chapa pomposa”, mi IDEA es que el mensaje llegue, que cale, que sirva de reflexión.). Lo dicho esos “guarapos” se forman desde que somos pequeños y en general CADA MIEDO va ligado a un MANDATO (trágica y generalmente con carácter peyorativo) esos MANDATOS nos calan y nos dan mensaje de vida, que con el tiempo se convierten en un guión que comanda y dirige tu vida más de lo que te imaginas (ya escribiré largo y tendido sobre la teoría de Berne y el Análisis Transaccional.).
Pero por otro lado, EL MIEDO es una emoción muy curiosa, sirve en la mayoría de los casos para alertarnos de algo o, evitar un peligro., pero ahora no hablamos de esa emoción que nos salva y nos protege… hablamos del “exceso de miedo/os”, quiero que penséis con detenimiento en la siguiente pregunta; ¿Que sucede cuando el miedo se cuela en nuestras entrañas y siembra tanta duda en nuestra vida que te impide tomar decisiones?
Alguien que fue muy importante en mi vida me dijo en una ocasión, que al miedo hay que mirarle directamente a los ojos, que solo entonces pierde su fuerza y tu te EMPODERAS de modo que puedes tomar realmente las riendas de tu vida. Una vez nos hemos enfrentado a ese miedo, la parálisis desaparece, te quitas un lastre y te arriesgas, ¿Que más da si la decisión que has tomado no sale según lo planeado? siempre ganaras algo, si sale bien, habrás logrado tu anhelo o meta, si sale mal, aprenderás de cara a situaciones similares y lo enfocarás de otra forma. Así que mi conclusión es que en esta vida siempre merece la pena correr el riesgo, aunque te caigas después, pero no te quedes jamás con la duda de “que pasará si”…. MIRA EL MIEDO A LOS OJOS; VIVE Y ARRIESGA. MERECERÁ LA PENA.
Con miedo o sin el, en diversos momentos de muestra vida, existe un punto de inflexión, que te obliga a replantearte cuestiones y principios que hasta entonces, asta ese preciso momento permanecían férreos e inamovibles dando sentido y coherencia a la forma en la cual te enfrentabas a tu día a día. En esos momentos clave, evalúas todo lo que creías saber y en algunos casos generas hipótesis con la intención de mejorar y evolucionar de forma favorable.
Cuando has de tomar una decisión, cuando te encuentras en un cruce de caminos sabes, a ciencia cierta que existe un P.N.R (Punto de no Retorno), parece algo sencillo, cruzar esa línea y mirar solo adelante, sin pensar en lo que dejas atrás. Parece una buena forma de vivir, mirar solo hacia delante, dejar atrás las cosas malas y seguir, pero es imposible…el pasado siempre te encuentra, es parte de uno mismo, y aunque creas que lo has dejado atrás está en ti, impregnado todo tu ser.
Pasar el punto de no retorno, no es algo que ocurra sin mas, es una lección propia y de cada uno; cuando decidimos cruzar esa línea, tenemos…que asumir las consecuencias. Es de sobra conocido que cualquier acción, tiene una reacción igual y opuesta, las decisiones que podemos tomar después de esos momentos claves, de esos puntos de no retorno a veces dan mucho miedo. Pero antes o después TODOS debemos decidir aunque lo cierto es que las decisiones acertadas o desafortunadas, parece exactamente las mismas cuando las tomas.
No hay promesas de que el resultado sea positivo cuando uno se arriega; nadie garantiza que al igual que Cesar al cruzar al Rubicón se gane la guerra y con ello un imperio; lo único que sabemos es que algo cambiará, y, que ese cambio para bueno o malo deberemos de asumirlo y vivir con el. Y eso es lo más duro, PORQUE ES NUESTRO PASADO LO QUE DEFINE QUIENES SOMOS.
Es solo al mirar atrás cuando puedes valorar la naturaleza de esa decisión, y si lo hiciste bien o no. Aunque después de todo, cuando pasan los años, y miras atrás, si has de arrepentirte de algo, es de aquello que nunca intentaste o diste la oportunidad, porque LA VIDA es en su mejor expresión un camino incierto, NUNCA SABES QUE VA A PASAR CON CERTEZA ABSOLUTA, y, eso es bajo mi punto de vista lo más paradójico y bonito de la vida…que no hay certezas y no hay nada escrito en piedra.
Llegados a este punto me gustaría parafrasear al gran Steave Jobs y el “archiconocido” discurso de Harvard:
“…Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta era “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.”
Tengo treinta y cinco años, casi treinta y seis y ya que hablamos de decisiones, y de enfrentarse a los miedos en estos años elegí, me arriesgué, unas veces acerté y otras me caí, y aunque de cierto modo no era plenamente consciente de la relevancia de mis acciones o de como determinarían mi futuro para así trazar la senda de mi destino (eso se da con los años, un poco de análisis y bastante autocrítica…).
Que te depara el futuro es imposible de saber, pero lo que si puedes hacer es pararte, concederte un lapso de tiempo y ver ¿Porque estás donde estás?, y ¿Como has llegado hasta ese punto?…retrocede un tiempo, analiza tus decisiones y acciones y entonces, en ese ejercicio mental, verás con claridad la cartografía de tu vida…verás que todo tiene sentido y nada queda al azar… los puntos siempre se conectan.
El ser humano necesita confiar en algo, el instinto, la intuición, el destino, la energía, el universo, la vida, Dios, el karma, lo que sea….porque cuando crees en algo, ese motor te ayuda a tener fe y esa fe te ayuda a seguir los dictados de tu corazón y tu intuición.
En la película de “Conoces a Joe Black” hay una analogía sobre la vida a la que recurro con frecuencia… y es que en la vida solo hay dos certezas.: LA MUERTE Y HACIENDA. Pero ahora me gustaría obviar los impuesto y modificarlo por…solo hay dos certezas en la vida; “la muerte y las dificultades”
Evidentemente todos vamos a morir y poco o nada podemos hacer en el como y el cuando, pero sobre lo que si tenemos cierto grado de control es sobre como ha de ser nuestra vida y como queremos pasar el tiempo en la tierra. Caminas a ciegas, confiando en que lo haces de la mejor manera posible, dando lo mejor de ti, viviendo lo mas acorde a tus principios los cuales se han ido forjando con el paso de los años, pero inevitablemente vas a cometer errores y, en ocasiones lastimaras a otras personas, otras veces te harán daño a ti, pero has de enfrentarlo, como sucede con el miedo el dolor es inevitable, pero el sufrimiento depende de cada uno y como enfoque las diversas situaciones, obviamente esto ultimo parece sacado de un libro de autoayuda… Se por experiencia propia que enfrentarse a los miedos, al dolor y al sufrimiento NO es fácil y no tiene respuestas sencillas.
La vida te somete a diversas situaciones para que recuerdes tu autentica esencia, el conocimiento a través de la experiencia, a veces la vida te da un “mazazo”, te hace pasar por momentos que te desesperan, en los que esta todo negro y no ves mas allá de tus pies…hay etapas en las que vagas por la más absoluta oscuridad en busca de un punto de luz…pero incluso eso…sirve de algo, los malos momentos, por duros que sean te hacen recordar la lección más valiosa de todas: QUE JAMAS SE DEBE DE PERDER LA FE. a pesar de cada una de las dificultades, cada escollo es necesario en tanto en cuanto nuestra alma vino a esta vida para recordar algo que necesitaba. así que párate unos segundos y piensa.:
¿Sabes quien eres?
¿Esta es la vida que deseas?
¿Lo que hago, me satisface de verdad?
¿La calidad con la que hago mis tareas, es la máxima que puedo ofrecer?. Son tantas las preguntas y por ende múltiples las respuestas.
Creo sinceramente que lo realmente complicado es vivir con aquello de lo que no estamos completamente satisfechos, es normal que hagamos cosas de las cuales no estamos orgullosos, pero eso se debe , a que, no somos prefectos; aprender a vivir con las consecuencias de nuestros actos es lo complicado ya a veces esas consecuencias tornan a remordimientos y con ello llega una marea de culpa, la pregunta lógica es: ¿como vivir con ellos?, ¿como levantarse cada mañana sabiendo que podrías haberlo hecho mejor o de otra forma? , cuando nuestras decisiones afectan a otros, ¿puede una disculpa cerrar las heridas emocionales causadas?, ¿paliará el dolor que hemos generado?…
La espera tras tus acciones, es una agonía, tomas una decisión, haces algo y….después el mundo ha de girar; llegan las consecuencias y cómo es lógico, no depende de ti, así que inicias un diálogo interno que te desespera aun más… ¿lo que hice, estuvo bien?, ¿que pasará ahora?,¿cambiará algo?…el tiempo pasa, y cuándo no obtienes respuesta a las preguntas que te has formulado, te quemas, quieres saber si el cambio será para bien o para mal. Necesitas en cada fibra de tu ser, definir si esa decisión dará paso a un final y cierre de capítulo o a un crecimiento y evolución personal.
Tenemos cicatrices en los lugares más inesperados, que conforman el mapa secreto de nuestra historia personal. como en las relaciones personales y afectivas, no existen garantías de un éxito, pero vivir, sentir, amar, aprender, crecer cada día y VIVIR como si fuera el ultimo, es la mejor de las experiencias que se pueden tener…la más grande y enriquecedora.
Con la vida, las decisiones, vencer los miedos, ganar y a veces cometer errores llega la evolución, la cual forma parte activa de la vida del ser humano, en ese proceso dejamos continuamente momentos y personas atrás. Cuando ya no necesitamos algo, lo descartamos y lo dejamos ir. La pregunta que me hago ahora mismo es, ¿por qué te sientes tan bien cuando te deshaces de algo? Dicho de otro modo, ¿por qué te sientes mejor cuando te quitas un peso de encima?. Creo que deberíamos recordar mas a menudo, que en realidad necesitamos muy poco para sobrevivir, y que eso demuestra, que somos mas fuertes de lo que en realidad creemos. Todos deberíamos quedarnos solo con lo necesario, con aquello que nos nutra y nos aporte, no por solo por supervivencia, si no para mejorar y crecer cada vez más.
El fracaso es inevitable, pero a pesar de el y del daño que puedas causar, has de seguir adelante, perseguir tus sueños y aspiraciones a pesar del dolor, los huesos rotos y los inevitables y nada deseables daños colaterales. No cedas, ni te riendas… La vida con sus vaivenes siempre, siempre… MERECE LA PENA.
Podemos plantearnos que decir un millón de veces, pero nuestras decisiones son nuestras; se convierten en parte de nosotros y aunque crucemos el rio…nuestras huellas quedarán siempre en la otra orilla. TIENES QUE ELEGIR, pues si no lo haces tu, otros lo harán por ti, y solamente TU…has de ser dueño de tu vida y tu destino, recuerda el final de un viaje solo es el principio de otro. Que los cambios son buenos, pero lo mas importante y rico es evolucionar y conocerse a si mismo. NOSCE TE IPSUM , ponía en el templo de Apolo en Delfos.
En el camino del auto conocimiento y mejora de uno mismo soy consciente de que he tomado muchas decisiones; evidentemente visto desde fuera puede resultar fácil emitir un juicio sobre las opciones que tenía y como lo habría gestionado otra persona.
¿Pero queréis saber un secreto?….
NO CAMBIARIA NADA. Porque como decía antes, ahora todos los puntos se unen y todo tiene sentido… En este tiempo he aprendido que uno ha de vivir por uno mismo y no en base a lo que los demás esperan de ti; la vida es muy corta y si tenemos el valor de escuchar nuestra voz interna en una porcentaje muy alto tendremos éxito, pues en el fondo todo sabemos lo que queremos ser y a donde queremos llegar.
Las heridas emocionales que padecemos son a veces mas profundas de lo que creemos y lo que hay que hacer entonces, es “dejarse la piel” para curar la herida y que esta sane.
A veces, necesitamos dejar de analizar el pasado, dejar de planear el futuro, dejar de intentar definir como nos sentimos, dejar de decidir exactamente que es lo que queremos y solo dejar que pase lo que tenga que pasar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s