Comunicación y AT; sentando las bases de la comunicación. Segunda parte.

Después de haber desgranado un poco los “estados del yo” en el post anterior, entremos un poquito más en materia…o como diría mi querido Teodoro Herranz… queridos míos, hagamos ciencia…

Eric Berne a partir de los estados del yo, os recuerdo que son tres estados que la propia persona adopta según el momento y, según desde cual hablemos o nos expresemos para con otra personas mostró un pequeño mapa, por así decirlo, de distintas y posibles formas de comunicación.

Esto puede parecer muy fácil, pero cada día que paso me doy cuenta que es algo realmente complejo. Como anécdota y antes de estar familiarizada con el AT, tenía un profesor en la universidad que haciendo referencia a la comunicación ya nos advertía de lo compleja que es. Es más me gustaría que leyerais y no sólo las palabras de las siguiente foto y que después, penséis un poco sobre ello…

¿Como te quedas?… ¿complicado no?… otra anécdota; ¿sabéis para que se inventaron los emojis?… supongo que muchos los sabéis, pero bueno, por si las moscas os recuerdo que más o menos el 80% si no algo más de la comunicación que se da entre dos o más personas se produce de forma NO verbal, eso quiere decir, que no sólo son las palabras que uso, si no el tono, mi posición corporal, los gestos que hago con las manos y demás extremidades… así que ante un texto escrito (suponiendo que este bien redactado, con la puntuación bien puesta y demás elementos sintácticos) en el que todo esto es imposible de dilucidar, se crearon caras animadas, para darle cierto énfasis a las frases; así que poner enojis para evitar malentendidos cuando redactéis mensajes desde cualquier canal virtual… pero no nos desviemos de lo importante del post LA COMUNICACIÓN.

En la teoría del Análisis Transaccional y según postulaba Berne, todas las personas tenemos tres necesidades básicas (Berne las llamaba hambres básicas). Más adelante hablaremos en profundidad de ellas, junto con otras cosas del AT.

  • Hambre de estímulos 
  • Hambre de reconocimiento 
  • Hambre de estructura 

Hoy le toca el turno a las transacciones (y de como nuestros estados del yo se comunican e interactúan con los otros estados del yo de las demás personas)

Cuando se habla de transacciones, estamos hablando de interacciones entre al menos, dos personas. Este tipo de relaciones se realizan desde un estado del yo concreto de una persona hacía otro estado del yo de otro sujeto, con la idea de recibir una respuesta. Existen 4 tipos de transacciones de menos a mayor grado de complejidad.
Transacción simple complementaria

Esta es fácil, se da en un solo nivel; las dos personas están y se comunican desde el mismo estado del yo…

El estímulo que emiten ambas personas va dirigido al estado del yo en el que que se encuentran.

Estímulo (E): ¿Te apetece ir al cine? Respuesta (R): Sí

Este tipo de transacciones son las más sencillas donde la relación es paralela, mientras las dos personas sigan en el mismo nivel, la comunicación puede seguir indefinidamente. Berne califica como transacción complementaria como “apropiada, cabe esperar y sigue el orden natural de las relaciones humanas saludables”.

Transacción simple cruzada

Este tipo de “conversaciones” o transacciones también son establecidas es un solo nivel, pero en este caso la respuesta es dada desde otro estado del yo distinto al que inicialmente se mando.

Ejemplo:

Estímulo (E): Me invitas a un café Respuesta (R): ¡Qué malos modales!
La principal característica es que en el mensaje,Hay, por tanto, cruces o se forman “ángulos”.

Suele ocurrir que la respuesta al mensaje es inesperada; por lo que se activa entonces un estado inapropiado del Yo, se cruzan las líneas de transacción entre las personas y estas optan por retirarse, alejarse o cambiar de conversación. (Al menos sería sin duda alguna la opción más sensata).

Ulterior angular

Aquí es donde la cosa empieza a “complicarse” un poco… Una de las personas emite un mensaje pero lleva tras de sí una intención oculta (lo que podría interpretarse como la típica “pulla”) ese mensaje reviente sobre un estado del yo distinto del que inicialmente aparenta, por lo tanto el receptor puede responder de modo complementario desde uno u otro de los estados del yo estimulados hacia el estado emisor.

Ejemplo:

Estímulo nivel social (Es): Me gustaría que tomáramos otro café, pero no me queda dinero. Estímulo nivel psicológico (Ep): ¿Me invitas a un café?

Posible Respuesta 1: Pues te invito yo. Posible Respuesta 2: Pues vámonos

Ulterior doble

Aquí llega la parte “chunga” pero de verdad… cuando leáis esta descripción, entenderéis mejor las cosas y rápidamente interpretareis como en algún momento, más o menos reviente habéis reaccionado de esta forma.

Sigue un patrón similar a las transacciones ulteriores angulares.

El emisor manda un mensaje social, pero que contiene un significado con segundas intenciones, es decir que aunque inicialmente se dirige a un estado del yo, lleva implícito la activación de otro estado distinto; hasta aquí es igual que el apartado anterior, lo que complica la transacción es que el receptor no se “retira” si no que devuelve en mensaje actuando sobre dos estados del yo distintos del emisor.

Ejemplo.

Estímulo nivel social: ¿Subes a casa a tomar un último café? Estímulo nivel psicológico: “¿Jugamos?”

Respuesta nivel social: Sí, gracias Respuesta nivel psicológico ¡Vamos!.

El problema de este último tipo de transacciones es que suelen dar pie a juegos psicológicos (de los cuales hablaremos más adelante).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s