Análisis Transaccional (AT). Las hambres psicológicas básicas

Como ya expliqué hace unos post el AT es una filosofía en sí misma y que en la actualidad se aplica en psicoterapia; pero además es utilizada en cursos y por expertos Coach y en otros campos; ya que aunque puede tratar muchas cuestiones profundas y de diversa complejidad, no obstante, su naturaleza “simple” cuyos conceptos se expresan mediante un vocabulario sencillo y original hacen que sirva en muchas ocasiones como guía para el crecimiento personal de personas que inicialmente no presentan un desorden emocional.


Las hambres psicológicas básicas

Como ya digamos el ser humano (y según la teoría de Berne) para su completa satisfacción y óptimo desarrollo necesita ver “cubiertas” estas hambres psicológicas básicas.

¿Recordáis el post que hablaba de los tipos de transacciones?

Transacción simple complementaria

Transacción simple cruzada 

Transacción ulterior angular 

Transacción ulterior doble

Pues bien, todas las personas en términos generales realizamos este tipo de transacciones con la intención de cubrir estas “hambres psicológicas”.

En un primer momento Berne nos habló de tres tipos de hambres

Hambre de estímulos 

Hambre de reconocimiento

Hambre de estructura 

Posteriormente a esta lista se sumó…

Hambre de sexo 

Hambre de incidentes 

Hambre de posición 



1. El hambre de estímulos

Es la primera de todas, está directamente relacionada con nuestra cognición, las conexiones sinapticas que se dan en nuestro cerebro, y sobre todo en nuestro cortes prefrontal. Tiene que ver con toda clase de estímulos que como seres humanos recibimos a través de nuestros sentidos, visuales, auditivos, olfativos, cenestésicos pero sobre todo, los estímulos táctiles.

es considerada como el hambre más importante de todas, en palabras de Berne “necesitamos reconocimiento para existir”, ergo, todo lo que hacemos va direccionado a “llamar la atención de los demás” esas llamadas de atención (realizadas mediante las transacciones) producen acciones, reacciones es decir incidentes.

Los incidentes son acontecimientos que alteran el estado medio haciendo que la persona se sienta “estimulada”, todos, toooodos necesitamos estímulos en la vida, de lo contrario la rutina daría pié al aburrimiento y esa idea de forma prolongada resulta insoportable.

Los seres humanos necesitamos, existir, ser amados, parecidos y respetados, para obtenerlas el hombre o la mujer demandan el segundo tipo hambre (el reconocimiento, mediante las caricias y las expresiones de amor).
2. El hambre de reconocimiento… Las caricias

Antes de nada, debemos, a mi modo de ver matizar que es una caricia. Pues bien, una caricia, es cualquier acto o comportamiento que sirve para que el receptor de la misma se sienta “reconocido”

Por lo general las caricias, son mensajes que contienen un gran poder y suelen llevar implícito un mensaje valioso. Las caricias son FUNDAMENTALES para todos, especialmente cuando somos niños (y curiosamente cuando se forma nuestra estructura del YO), estas caricias ayudan a que el desarrollo sea adecuado y sano. En el caso de los adultos, sobre todo ligado a aspectos educaciones y culturales, hemos aprendidos a vivir a dieta de caricias (ya que aprenden a intercambiar caricias no solo verbales, si no simbólicas)

Es fundamental que quede claro la importancia de las caricias (en AT), es básico entender la complejidad y el lenguaje propio de la caricias. Cuando una persona da una caricia a otra le dice de forma directa ¡Eh, se que estás aquí, se que existes!.

Pero cuidado, las caricias, no siempre son bonitas, delicadas y dulces, también estás las negativas.

Las caricias positivas; se identifican como expresiones de aprecio, reconocimiento, alabanzas, pero pueden ser incondicionales, cuando las expresamos de forma natural y sin querer esperar nada a cambio, se dan en resumen por el mero hecho de existir. Las caricias positivas condicionadas, son las que se dan y se reciben por nuestras acciones.
Las caricias negarivas; son aquellas devaluadoras o que muestran un prejuicio.
Dada la necesidad de todas las personas de satisfacer el hambre de estímulos y reconocimiento, Berne expresaba que, cualquier caricia vale ¡Más vale una caricia cualquiera que ninguna” lo cual en  ocasiones deriva en comportamientos nocivos, transacciones complejas y psicopatologías.

3. Hambre de estructura

En el tercer escalafón nos encontramos con el hambre de estructura. Este hambre sobre todo es desarrollado o empieza a ser operativo, cuando nuestro adulto estar en acción, es decir, cuando el niño empieza a tomar consciencia del tiempo y como su existencia interactuar con el mundo, en especial como establece las relaciones con los demás y como desarrolla las transacciones con aquellos que le rodean.

El tiempo y su estructura según Berne, nace de la necesidad de obtener las máximas ganancias internas y externas, por lo tanto el hambre de estructura tiene la dimensión interna y la externa.

La estructura externa tiene dos ámbitos: el temporal y espacial.

La primera guarda relación con la capacidad de orientarse en el espacio y suele esconder a preguntas del tipo:¿Dónde estoy? ¿Cómo se puede uno mover aquí?, por supuesto existe la necesidad de explorar el mundo y de establecer relaciones espaciales.

La segunda (estructura temporal) va relacionada con la necesidad de las personas de darle un sentido a la existencia. Responder a las preguntas básicas sobre el tiempo en soledad o en relación: ¿Qué hago en este lugar con estas personas? ¿Qué hacer después de decir “!Hola!”? (libro altamente recomendado, pero para disfrutarlo poco a poco, ya que su naturaleza es bastante más compleja que los conceptos que aporto en estos post). En resumen la estructura temporal se satisface con la programación del tiempo.
La estructura interna tiene relación con la identidad, con la necesidad de responderse a las preguntas existenciales básicas sobre sí mismo y los otros: ¿Quién soy yo? ¿Cuáles son mis límites? ¿Cuáles son mis potencialidades? ¿Quiénes son los otros para mí?….

Las respuestas a estas preguntas en relación con el entorno y sobre todo con el primer grupo de referencia (que son los padres y las demás figuras de autoridad), todo esto contribuye a la construcción dela identidad (los distintos estados del Yo).  Cuando las relaciones son saludables, las necesidades básicas con de aceptación, de amor, de reconocimiento… la identidad se desarrolla realista positiva lo que hace que con el paso de tiempo el individuo sea autónomo.
Por contra si son negativas, generan el denominado guión de vida, causado por reacciones negativas, desproporcionadas, imposiciones que dan lugar a comportamiento limitantes… El guión de de vida tiene diversos niveles de identidad que veremos más adelante.

Anuncios

Decisiones 

Hace ya días, estaba hablando con unos colegas, y salió el tema de ir o no a un terapeuta, para según el momento clarificar ciertas cosas o aspectos de uno mismo.

Tengo que admitir y no porque yo tenga formación al respecto, que creo sinceramente que todos… TODOS antes o después, deberíamos ir a terapia, por mucho motivos, aunque esto es aplicable a un conglomerado muy amplio de gente tengo que matizar que deberíamos “excluir” las patologías graves o muy graves, ya que estas que requieren trabajo conjunto de psiquiatra y psicoterapeuta.

Cuando somos niños, en los primeros años de nuestra infancia, en esa etapa sensible en la que se forma por así decirlo, la columna vertebral de nuestra personalidad, en esa etapa, en la que todo se graba y queda, fijamos buena parte de nuestros aprendizajes y lo que determinará muy probablemente todo lo que hago y digo como adulto, desde las amistades, pasando por la elección de parejas a como enfocar el trabajo y los estudios. Pero ya hablaré con calma, en el siguiente post y como en AT se dan este tipo de procesos. Por lo tanto, y sin entrar en “demagogias populistas” si partimos de la premisa, que el ser humano es presumiblemente inteligente y adaptativo, igual que aprendes algo de niño; de adulto aunque cueste, se pueden pulir y modificar conductas… ¿o no?.

Hace algunos post puse una frase de Carl Joung que va muy unido a todo lo que estoy poniendo hoy aquí y es: Hasta que lo inconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tu lo llamaras destino.

¿Que quiere decir esto? Creo bajo mi punto de vista y dicho sea de paso no creo que sea la única que piensa así, que muchas personas (yo cada vez entro menos en ese tipo de conductas, aunque aún tengo mis momentos) estamos viviendo en una mecánica constante de “indefensión” de “victimización” casi patológica, en la que de forma automática y sistemática estamos poniendo excusas para TODO, y así, eludir las responsabilidades de nuestras acciones.

Es más fácil decir, ¡es que el destino!, ¡es que no pude hacer nada!, ¡es que no dependía de mí…! es que, es que… es que… pues te diré algo, en la vida, que a veces es muy jodida, y obviamente se pasa mal, y de nuevo no siendo demagógicos (no se me ocurriría por nada del mundo vender una fórmula para LA FELICIDAD), hay que tomar decisiones… pero para ello has de CENTRARTE… CENTRA Y CONCENTRA TUS OBJETIVOS, no caigas en eso de voy a ser feliz el próximo año, o esta temporada voy a ser más responsable… si realmente quieres ser dueño de tu vida, si realmente quieres cambiar las cosas y, a ser posible con ayuda de un buen terapeuta (o como a mí me gusta llamar a los buenos profesionales, generadores de recursos emocionales y mentales), empieza a decidir y a pensar un poco las consecuencias de tus decisiones, vamos aquello de los pros y los contras…

Tomar el control de tu vida, empieza a decidir, no es el destino el que te reparte unas cartas que no se pueden cambiar, tu eres dueño de como juegas esas cartas, de como manejas o en qué momento te marcas un farol; las decisiones no son grandes metas, esta bien tener sueños, pero la casa empieza a construirse por los cimientos, en tu vida hay muchas cosas sobre las que puedes decidir y, que te acercan cada vez más a tus objetivos… puedo decidir cómo gestiono mi tiempo, con quien hipoteco ese escaso bien que pocos tratan con la vehemencia que se merece; puedes decidir las personas que ocupan tu emocionalidad y que te complementan (si si, te complementan) para ir ala andando ese meta y esa felicidad que todos queremos. Puedes decidir cómo gestionar y invertir tu energía, en que batallas participar, que vendettas pelear y que luchas eludir. Puedo seleccionar y decidir que estudio, como lo hago y en cuanto tiempo, puedo decidir, quedarme en mi zona de confort mental o buscar ideas contrarias a las mías con el fin de enriquecerme o reafirmar mis iniciales creencias.

Y por supuesto puedo decidir cómo voy a reaccionar ante la vida y las adversidades.

Hay un vídeo circulando por las redes sociales, en la que se manera brillante, Victor Küppers expone una el efecto bombilla en las personas (si no lo habéis visto buscarle porque merece la pena);citada fórmula es V=(c+h)*a
La v; sería cuanto vales tu como persona

La c; los conocimientos que tienes

La h; la habilidad con la que desarrollas tus conocimientos

La a; que sería ACTITUD, que es tu forma de ser

Dicho esto… los conocimientos y la habilidad suma, pero TU ACTITUD multiplica.

La actitud ante la vida es la clave de como voy a enfocar la mayoría de mis decisiones, a pequeña y gran escala y lo que hará que mi vida sea un camino que a pesar de las dificultades pelee o me hunda y caiga en el recurrente papel de víctima de las circunstancias y mártir del destino.

Todo esto es realmente complejo, y más cuando has “mamado” desde pequeño algunos mandatos que te han condicionado, por eso, si tiene dudas, si realmente quieres ser responsable de tu vida y maduro en tus decisiones, te recomiendo dos cosas… mucha lectura y acudir tal vez a un buen terapeuta, para que te ayude a generar recursos adecuados y correctos para manejarte con eficacia en la vida.

Hoy…

Ayer pensé mucho, muchísimo… y hasta cierto punto nos sinceramos; tal vez demasiado, ¿pero saber que? Por una vez en mucho tiempo no quise salir corriendo, abracé tus palabras que fueron un alivio para mi alma, así que… hoy, ahora que estoy recién casi recién levantada quiero decirte que.:

Lo más bonito que la vida me puede brindar, es que tu estés en ella, que me quieras y que sigas en ella por encima de todo.

Lo más grande es que me digas no te necesito… te elijo y te elegiré siempre mientras tenga voluntad…

Me enorgullece ser tu confidente y que acudas a mi compartiendo tus secretos, que muestres todo tu ser sin miedo. Es sencillamente fascinante y la mayor muestra de amor que puedes darme; por ello te trataré siempre con respeto, ternura y velare por ti cada momento sin rendirme, porque mereces la pena y cada instante a tu lado es genial, único y especial…

¡Tú! te muestras tal cual, y yo, abrazo mi pasado…mis luces y sombras; reconozco que de todos los pecados conocidos… TÚ eres mi preferido. Eres la razón de lo que soy y lo que tengo, eres motivo, motivación y cada uno de mis objetivos y lo mejor de todo es… que siempre gano.

Sabes que creo en las serendipitis… En esa serie de accidentes afortunados que en cierta forma cambian el rumbo de a quienes topan con ellas. Solo te pido algo, cuando me recuerdes jamás olvides que hay sitios de los que me enamoro y personas en las que me gusta estar y, a ti te digo que te quiero bonito y te deseo siempre y a cada momento…

Con la llegada del otoñok

Días extraños acontecen con la inevitable llegada del otoño…

Con la llegada del otoño y el cambio de bioritmos una servidora lleva un par de dias enfrascada e inmersa en una especie de pseudo montaña rusa emocional…. que o bien puede ser producto del estrés o, estoy empezando a manifestar los síntomas de la enfermad de howard houghes… no se la verdad…

Aunque más bien creo que es otro pico típico de los desequilibrios de neurotrasnisores que tanto denoto en el otoño y la primavera…

Mañanas grises, luces y sombras que apremian reflexiones y un sin fin de dudas producto del recuerdo de situaciones, sueños, nostalgias y cruces de miradas… momentos en los que pienso en ti… en aquella conexión y química tan explosiva que tuvimos…

¿Y si eres tu…?, ¿Y si de ti quiero más que una simple amistad?, ¿Y si quisiera dejar todo y lanzarme a la aventura?, ¿Y si por mi y por ti iría a cualquier lado del planeta?, ¿Y si quiero ser todo y formar parte de tu mundo? ¿ Y si quisiera que nuestras vidas se integrarán con una simbiosis perfecta?….

Lo que me tiene abrumada es, que no logro entender racionalmente el porque de este deseo, este afán que me grita constantemente ocupando mi cabeza y mi razón, haciendo que mi corazón palpite enloquecidamente, no logro entender porque a pesar de esos pensamientos soy incapaz de hablarte claro, mirarte a los ojos y decir…eres tu…te estaba esperando y quiero seriamente formar parte de todo aquello que surja de ahora en adelante…. porque a pesar de haber creído que otras personas podían ser… en ti, he visto aquello que mi esencia clama para fluir en completitud….¿entonces porque?…tan solo puedo concluir que porque… ERES TU.