3) Análisis Transaccional (AT). Las hambres psicológicas básicas

Como ya expliqué hace unos post el AT es una filosofía en sí misma y que en la actualidad se aplica en psicoterapia; pero además es utilizada en cursos y por expertos Coach y en otros campos; ya que aunque puede tratar muchas cuestiones profundas y de diversa complejidad, no obstante, su naturaleza “simple” cuyos conceptos se expresan mediante un vocabulario sencillo y original hacen que sirva en muchas ocasiones como guía para el crecimiento personal de personas que inicialmente no presentan un desorden emocional.


Las hambres psicológicas básicas

Como ya digamos el ser humano (y según la teoría de Berne) para su completa satisfacción y óptimo desarrollo necesita ver “cubiertas” estas hambres psicológicas básicas.

¿Recordáis el post que hablaba de los tipos de transacciones?

Transacción simple complementaria

Transacción simple cruzada 

Transacción ulterior angular 

Transacción ulterior doble

Pues bien, todas las personas en términos generales realizamos este tipo de transacciones con la intención de cubrir estas “hambres psicológicas”.

En un primer momento Berne nos habló de tres tipos de hambres

Hambre de estímulos 

Hambre de reconocimiento

Hambre de estructura 

Posteriormente a esta lista se sumó…

Hambre de sexo 

Hambre de incidentes 

Hambre de posición 



1. El hambre de estímulos

Es la primera de todas, está directamente relacionada con nuestra cognición, las conexiones sinapticas que se dan en nuestro cerebro, y sobre todo en nuestro cortes prefrontal. Tiene que ver con toda clase de estímulos que como seres humanos recibimos a través de nuestros sentidos, visuales, auditivos, olfativos, cenestésicos pero sobre todo, los estímulos táctiles.

es considerada como el hambre más importante de todas, en palabras de Berne “necesitamos reconocimiento para existir”, ergo, todo lo que hacemos va direccionado a “llamar la atención de los demás” esas llamadas de atención (realizadas mediante las transacciones) producen acciones, reacciones es decir incidentes.

Los incidentes son acontecimientos que alteran el estado medio haciendo que la persona se sienta “estimulada”, todos, toooodos necesitamos estímulos en la vida, de lo contrario la rutina daría pié al aburrimiento y esa idea de forma prolongada resulta insoportable.

Los seres humanos necesitamos, existir, ser amados, parecidos y respetados, para obtenerlas el hombre o la mujer demandan el segundo tipo hambre (el reconocimiento, mediante las caricias y las expresiones de amor).
2. El hambre de reconocimiento… Las caricias

Antes de nada, debemos, a mi modo de ver matizar que es una caricia. Pues bien, una caricia, es cualquier acto o comportamiento que sirve para que el receptor de la misma se sienta “reconocido”

Por lo general las caricias, son mensajes que contienen un gran poder y suelen llevar implícito un mensaje valioso. Las caricias son FUNDAMENTALES para todos, especialmente cuando somos niños (y curiosamente cuando se forma nuestra estructura del YO), estas caricias ayudan a que el desarrollo sea adecuado y sano. En el caso de los adultos, sobre todo ligado a aspectos educaciones y culturales, hemos aprendidos a vivir a dieta de caricias (ya que aprenden a intercambiar caricias no solo verbales, si no simbólicas)

Es fundamental que quede claro la importancia de las caricias (en AT), es básico entender la complejidad y el lenguaje propio de la caricias. Cuando una persona da una caricia a otra le dice de forma directa ¡Eh, se que estás aquí, se que existes!.

Pero cuidado, las caricias, no siempre son bonitas, delicadas y dulces, también estás las negativas.

Las caricias positivas; se identifican como expresiones de aprecio, reconocimiento, alabanzas, pero pueden ser incondicionales, cuando las expresamos de forma natural y sin querer esperar nada a cambio, se dan en resumen por el mero hecho de existir. Las caricias positivas condicionadas, son las que se dan y se reciben por nuestras acciones.
Las caricias negarivas; son aquellas devaluadoras o que muestran un prejuicio.
Dada la necesidad de todas las personas de satisfacer el hambre de estímulos y reconocimiento, Berne expresaba que, cualquier caricia vale ¡Más vale una caricia cualquiera que ninguna” lo cual en  ocasiones deriva en comportamientos nocivos, transacciones complejas y psicopatologías.

3. Hambre de estructura

En el tercer escalafón nos encontramos con el hambre de estructura. Este hambre sobre todo es desarrollado o empieza a ser operativo, cuando nuestro adulto estar en acción, es decir, cuando el niño empieza a tomar consciencia del tiempo y como su existencia interactuar con el mundo, en especial como establece las relaciones con los demás y como desarrolla las transacciones con aquellos que le rodean.

El tiempo y su estructura según Berne, nace de la necesidad de obtener las máximas ganancias internas y externas, por lo tanto el hambre de estructura tiene la dimensión interna y la externa.

La estructura externa tiene dos ámbitos: el temporal y espacial.

La primera guarda relación con la capacidad de orientarse en el espacio y suele esconder a preguntas del tipo:¿Dónde estoy? ¿Cómo se puede uno mover aquí?, por supuesto existe la necesidad de explorar el mundo y de establecer relaciones espaciales.

La segunda (estructura temporal) va relacionada con la necesidad de las personas de darle un sentido a la existencia. Responder a las preguntas básicas sobre el tiempo en soledad o en relación: ¿Qué hago en este lugar con estas personas? ¿Qué hacer después de decir “!Hola!”? (libro altamente recomendado, pero para disfrutarlo poco a poco, ya que su naturaleza es bastante más compleja que los conceptos que aporto en estos post). En resumen la estructura temporal se satisface con la programación del tiempo.
La estructura interna tiene relación con la identidad, con la necesidad de responderse a las preguntas existenciales básicas sobre sí mismo y los otros: ¿Quién soy yo? ¿Cuáles son mis límites? ¿Cuáles son mis potencialidades? ¿Quiénes son los otros para mí?….

Las respuestas a estas preguntas en relación con el entorno y sobre todo con el primer grupo de referencia (que son los padres y las demás figuras de autoridad), todo esto contribuye a la construcción dela identidad (los distintos estados del Yo).  Cuando las relaciones son saludables, las necesidades básicas con de aceptación, de amor, de reconocimiento… la identidad se desarrolla realista positiva lo que hace que con el paso de tiempo el individuo sea autónomo.
Por contra si son negativas, generan el denominado guión de vida, causado por reacciones negativas, desproporcionadas, imposiciones que dan lugar a comportamiento limitantes… El guión de de vida tiene diversos niveles de identidad que veremos más adelante.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s