Sin remedio….

Definitivamente no tengo remedio… cualquiera que lea estas líneas seguro que cree que tengo un problema, y para qué negarlo, ¡LO TENGO…!

A estas alturas de la película ya nos conocemos, sabes lo vital que es para mí “entender” o tener razones para asimilar cualquier tipo de acontecimiento, pero la incomprensión de todo lo que rodeó tu abandono el cual ya quedó muy atrás en el tiempo creó una gran herida, una herida que a pesar del tiempo y por ausencia de respuestas o cierta lógica no cerró bien.

En mi corazón, en mi alma se a creando una cicatriz, un callo que no se va a borrar nunca, a pesar de que me empeñé e incluso tras poner en practicas varias estrategias psicológicas con el fin de perdonar, entender o procesar todo, cada vez que tengo un flash black o cada vez que por parte de alguien se produce un intento de acercamiento o se desdibuja atisbo de intimidad el callo se rompe teniendo la sensación que la herida vuelve a sangrar rompiéndome en mil pedazos…. mucho me temo que este “fantasma” me acompañará el resto de mi vida.

No creo que te hagas una idea del trabajo emocional que he tenido que hacer a causa de tu “dejadez”, de tu despiste y tu “no sé qué pasa pero estoy en un momento de mi vida que no me encuentro”… ¿tanto te costaba darme lo único que te pedí?…. alguna justificación por triste que fuera, ya que, y siendo sinceros esperar de ti algún tipo de argumento adulto es lo mismo que sentarse para ver cómo el infierno se congela.

No sabes la cantidad de días que he quedado pegada al teléfono esperando una llamada, un correo o un manifiesto por tu parte; las veces que he regulado mi orgullo tratado de llegar a ti, las infinidad de veces que cargada de enfado y otras emociones coléricas he redactado una parrafada en el WhatsApp para después borrarla, dejar el móvil boca abajo y abrazarme a la almohada pensando que era tu pecho sobre el que me apoyaba.

He probado incluso a borrar tu número del teléfono, pero me lo sé de memoria, al igual que tu e mail y tantas, tantas cosas… al final siempre vuelvo a meterlo junto con aquella imagen que siempre creí digna de ti… un mirlo blanco…

He tratado de volver a interactuar con personas, pero nada… me resulta imposible… y no es porque evite la auténtica intimidad… si no…PORQUE NO PUEDO SENTIR NADA… es demasiado extraño, es como si fuera el hombre de hoja lata… si, el personaje del mago de öz, aquel que no tenía corazón…

En un intento de lo más kamikace recuerdo que te pregunte si estabas con alguien, con la única pretensión de así poder darme alguna razón de peso y poder pasar página, pero para mí tristeza dijiste que no… lo cierto es que no eres alguien que mienta, puede que seas un agujero negro emocional, pero la mentira no está en tu sello, así que eso me hace aferrarme indirectamente… intenté no escribirte… y por ahora la desintoxicación va bien… pero cada día de una manera u otra cada pensamiento me lleva a ti… es una puta agonía… eres y serás mi marca de Heroína, nunca había vivido esta desolación… este dependencia tan chunga… aferrada a un pasado muerto que me lastra, que me persigue y no me deja avanzar, porque se, en lo más profundo de mi alma que hay amores que están condenados a no estar juntos y eso… eso somos tú y yo…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s