Mi deseo es tu deseo…

Te seré sincera, aunque ¡que diablos! Sabes que lo soy, pero en esta ocasión voy a obviar todos los filtros existentes y te hablaré más que claro… te lo diré cristalino.

¡Me gustas…! Es más si me apuras te diré que ¡me encantas… y, que te deseo!

Me da igual, lo que piense la gente, me da exactamente igual las retrógradas mentes contaminadas por los juicios de valor y la “moralina” que pende en sus cabezas cuál espada de Damocles. Sinceramente me importa poco que me juzguen nuevamente, la verdad que si uno lo piensa de verdad, que triste debe de ser la vida de alguien que centra toda su energía en criticar a los demás obviando la base de todo… un poco de auto reflexión y autocrítica.

A la sociedad y en concreto a mucha gente le gusta jactarse y “marcar negativamente” poniendo una letra escarlata aquello que escapa a su control o que es diferente a lo establecido como “normal”; obviamente a estas alturas, sabes que soy libre, y que mi alma está plena, pero ansiosa de buscar y seguir experimentando. Sabes muy bien que soy del tipo de persona que nunca se niega algo que pueda satisfacer sus apetitos… y ahora mismo siendo francos te deseo, lo hago fervientemente y con arrojo… deseo que nuestros cuerpos se unan piel con piel… añoro sentirte y tocarte, cerrar brevemente los ojos y oírte… también te reconozco que hacía tiempo que no me nacía el deseo de poseer así a nadie.

Pero no solo es físico, ni mucho menos eso no es lo más me llama de ti, lo que más me gusta, lo que de verdad me enloquece es que eres tan claro como yo, das a cada cosa su nombre y… no te atas fácilmente, es más… nada, absolutamente nada te condiciona… por lo tanto y aunque sea una locura creo que podríamos ser un gran tándem.

Las conexiones mentales se dan rara vez… resulta curioso incluso abrumador cuando percibes que todo es fácil, que sobran las palabras y que todo cuadra.

Creo que te sucede como a mí, que cuando no estás cerca la cabeza vuela y en mi caso, tú esencia y recuerdo son utilizados para ser el centro de todas y cada una de mis fantasías, de esos deseos que me conducen a pecar deseando por encima de todo arrastrarte a tu perdición a tus deseos más oscuros, locos y desenfrenados.

Mi naturaleza libre te dejará espacio, entiéndeme cuando te digo me me gusta saber de ti y que si por mí fuera te tomaría cada mañana antes de trabajar y cada noche antes de dormir… y, porque no… también el medio día… pero por nada del mundo deseo invadirte… así que… sabes dónde estoy, sabes lo que quiero y sabes lo que me gusta…

Dulces sueños… pues te veré en ellos.

Anuncios

3 comentarios sobre “Mi deseo es tu deseo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s