Si vas en serio… mírame y dímelo…. pero si lo que quieres es jugar, prepárate…

Ahora que ya es de día, y que sigues aquí, a mi lado… no puedo evitar mirarte y me inspiras nuevamente un torrente de sensaciones y palabras…

Se rumorea por ahí que el tiempo es una ilusión obstinadamente persistente… si no recuerdo mal fue Einstein el que lo dijo. En cualquier caso esta afirmación me llama a decir que hay historias, pasiones e idilios románticos, noches de lujuria que no importa que sean breves… porque perduran en uno más que situaciones que acumularon días sin ton ni son.

En los días como hoy, en los que como “muso” me has inspirado y de paso tengo unos momentos para la reflexión, no puedo evitar pensar en cómo he llegado hasta aquí, el camino recorrido, las personas que se han cruzado en mi vida… y cómo has terminado durmiendo a mi lado y dándome tanta paz….

Tengo que admitir que antes y durante mucho tiempo creía que la vida me quitaba oportunidades, que me apartaba de personas o que determinada gente me rechazaban porque no era suficiente… pero ahora se… que cuando alguien deja tu camino es porque hizo ya su función y porque algo mejor te espera, algo afín a ti, que encaja con tu vibración interior, que resuena con tu ser… por loco que pueda parecer… porque no podemos obviar que nada ni nadie que te trae felicidad puede ser una locura… y ese eres tú… a lo largo del tiempo, de una manera u otra todo me me llevado a esta mañana, a este amanecer de sábanas arrugadas y pijamas inexistentes, a estas mañanas de “cinco minutitos más por favor”… toda una serie de causalidades han logrado que hoy despertemos juntos.

A veces soy complicada y racional; sabes que tengo la “manía” de romper los castillos que se construyen en el aire, sobre todo sabes que lo hago, porque el amor es mucho más que ilusiones banales y vacías… que sueños locos sin sentido… el amor es más que todo eso. Sabes que soy de las personas que cuando aman, lo hacen de verdad… sin medias tintas, con intensidad, si reservas ni miramientos. Y eso es lo que espero… reciprocidad…amar y que me amen…

Me gusta que me hablen de frente, directa y sinceramente… no me valen las promesas, quiero hechos… así que si vas en serio… mírame y dímelo…. pero si lo que quieres es jugar, prepárate… porque te voy a enseñar como juegan los mayores…..

Anuncios

Palabras robadas….

Y hoy eres tú quien roba mis palabras en este espacio… quién hace que por un breve instante y, que varias veces a lo largo del día mi cabeza vuele y recree esas deliciosas horas que pasamos juntos enredados en juegos en busca del imperio de los sentidos…

Porque la química y la complicidad es algo delicioso, casi adictivo…sobre todo cuando te dan confianza y te sientes en libertad, cuando das con alguien que te brinda la oportunidad de confrontarte y sacarte de ti mismo… que simplemente te hace volar libre… con luces y sombras…

Si tú luz me gusta, tu lado oscuro me fascina… porque quiero perderme en el, nadar entre sus olas, subir y bajar…. bucear evocar un remolino una vez tras otra perdiéndome en ti, en tus ideas y locas fantasías tintadas de órdenes y placer…

Se que mucha gente se pasa la vida soñando con el plan perfecto, la persona ideal, el amor idílico que ocupe nuestra vida…. la mayoría de la personas no dejan de soñar en aquello que les gustaría tener… y se pierden los momentos, el aquí y el ahora, descubrir el potencial de cada persona que se cruza en nuestra vida… cada persona que te brinda su tiempo, una sonrisa, un guiño cómplice, un beso y porque no… amor, pasión y conexión…. ya sea de un día, vario o muchos momentos.

La vida se trata de eso… de enamorarse de los momentos, los instantes; enamorarse cada día…

Lo mejor, no poner barreras en el corazón, dar lo mejor de ti y disfrutar de esos breves segundos que hacen que la vida sea sencillamente deliciosa, porque ahora querido mío… como ya es sabido…. estoy en el momento de en el que prefiero correr el riesgo que vivir el resto de mis días con la duda… acompañe y surquemos el infinito de posibilidades que se abren ante nosotros.

Sin reglas fijas…

¿Alguna vez has amado a alguien mas que a ti mismo?, ¿has sentido alguna vez la punzada de la tristeza cuando “temes” perder a la persona que quieres?; ¿has pasado noches de insomnio debatiendo contigo mismo que camino tomar y que riesgos has de asumir por esa persona?, ¿has sido capaz de guardar cada emoción en algún lugar recóndito de tu alma, a la espera de encontrar un momento o una oportunidad para sincérate contigo mismo y con la otra persona?…

Son tantas las preguntas y, en el fondo cuando se siente de verdad tan evidentes las respuestas…. Pero los propios prejuicios y el miedo turban nuestra existencia impidiendo darnos la oportunidad de ser realmente felices, de abrazar extasis que realmente merecemos como lo seres perfectos que somos.

En en amor,o al menos como yo lo concibo, no hay reglas fijas…y todo puede o no ser, depende de la voluntad de las personas y fuerza que se tenga para asumir ciertos riesgos….así que me pregunto últimamente ¿se puede amar y odiar en momentos distintos a la persona que quieres?,¿existe realmente diferencia entre el amor y la amistad? ¿Es una ley de la naturaleza sentir el amor a voluntad? ¿Puede realmente alguien activar el interruptor de las emociones y apagarlo cuando convenga?

Si hay algo que tengo claro,y creo que también es por mi propia experiencia, es que es el arte del amor, no siempre son más felices quienes lo merece; entre vanidad y felicidad existe una evidente incompatibilidad y que para ganar en este terreno paradójicamente,es preciso sucumbir.

¿Y si eres tú…?

¿Y si después de todo eres tu…?, ¿ que pasaría si te quiero y te digo que deseo más que una amistad?, ¿Y si, en plena locura quisiera dejar todo lo racional y lanzarme a la aventura? ¿y, si por ambos cogería lo justo y me iría a cualquier lado, a cualquier país o rincón… cualquier lugar donde pudiéramos estar juntos?, ¿Y si quiero ser parte de un nosotros… de un todo? ¿ y si quiero, entrar en tu mundo integrándote en mi vida y viceversa?….

Tengo un deseo que se agolpa constantemente en mi pecho, que inunda todo mi ser, mi cabeza y mi razón… mi corazón palpita y repiquetea enloquecidamente.

Pero a pesar de esta locura, de esta efervescencia… hoy te escribo y te digo claramente… que eres tú… que en el fondo de mi ser se que te estaba esperando y que quiero formar parte de todo aquello surja de ahora en adelante… porque a pesar de haber creído en el amor y a pesar de haberme caído… antes pensaba de forma distinta, buscaba que me completaran… pero contigo… en tan poco me he dado cuenta que no quiero que me completes… quiero que nos complementemos, que disfrutemos y vivamos juntos esta nueva oportunidad que se nos presenta… quiero que juntos seamos la mejor versión de nosotros mismos.

Teoría de la profecía autocumplida…

Te seré sincera, una vez más… aunque no te guste lo que tengo que decirte… aunque esto rompa algo que tal vez exista solo en mi mente, que es probable que sea real solamente para mi…

¿Sabes? Todo lo que siento por ti, me gustaría poder olvidarlo, me gustaría no sentir nada, a lo sumo indiferencia pero no puedo…aun con todo lo que ha pasado…no soy capaz; no por ahora.

Cada día, cada instante me sorprendo con pensamientos sumamente contradictorios hacia ti. La vida es dura y sinceramente me gustaría que todo fuera diferente.

Estoy trabajando en la forma de arrancarte de mi, de sacarte de mi consciencia, porque aunque me da miedo convertirme en piedra, aunque me aterroriza que mi corazón se congele para siempre… no puedo obviar que después de todo que me has fallado.

¡Vale, que yo no soy perfecta! Faltaría más, pero hay ciertos universales de educación que me han llevado a tomar esta dificilísima decisión.

La confianza se gana, no se puede regalar así sin más, cuesta mucho ganarla y solo un pestañeo perderla.

Hace casi dos años me rompieron el corazón, me quedé emocionalmente devastada; creí sinceramente que no había esperanza para mi, que no volvería a conocer a otro ser humano que me hiciera tener fe en las emociones… pero un buen día todo cambia y se acaba el dolor. De repente de la nada apareciste, cuando te conocí, fue como una reanimación instantánea… Pero lamentablemente nuestros fantasmas del pasado nunca nos abandonan, muy a mi pesar las viejas cicatrices pronto reaparecieron e hicieron que aterrizara y volviera a la tierra, que me olvidara de la emoción, la ilusión y las mariposas. Es decir mi yo racional volviera al terreno de juego pensando y cuestionando algunas cosas… gracias a eso y aunque sé que mi corazón sigue latiendo… lo que hago, la dura decisión que he tomado no es por ti… es por mi… por mi misma…

Después de todo esto y como investigadora, no puedo evitar preguntarme ¿porque en el fondo nos preocupamos tanto las relaciones afectivo emocionales?

Los científicos y en concreto los neuropsiquiatras manifiesta que estamos predispuestos, que ansiamos conexiones intimas. No podemos olvidar que el ser humano es un ser social, anhelamos el amor, pero las expectativas generadas por las proyecciones educacionales de nuestra infancia hacen que en realidad un porcentaje muy alto de ellas terminen con un desengaño y una gran frustración dejando nuestras delicadas psiques magulladas… por no decir hechas añicos.

Sin embargo todos volvemos a intentarlo… y la cuestión es ¿Porque nos molestamos en apostar una vez tras otra por el amor?

La verdad es que creo que la mayoría somos víctima a de muestra propia profecía auto cumplida, pero en algunos caso, en las escasas situaciones en las que tomamos confían de nosotros mismos, en las que cambiamos los mandatos infantiles por permisos adultos… logramos de forma lenta y cada vez menos dolorosa darnos nuevas oportunidades porque lo cierto es que tan solo tenemos que acertar una vez, y cuando eso sucedes, nada más importa…el recuerdo de una relación plena puede sustentar y recordarlos que, aunque en este momento podamos sentirnos abatidos en el fondo jamas estamos solos.