Los deberes de 3º de primaria….

Ayer, abriendo la opción de proponer temas debate e ideas para reflexionar en mi blog.Una persona cercana a mi y dicho sea de paso de la que tuve la gran suerte de que fuera alumno mío (en uno de los centros deportivos en los que trabaje) y por descontado, con la que me encanta debatir y “arreglar” el mundo. Me paso una foto, en ella había una lista de deberes que tenían que hacer los niños de tercero de primaria en verano.

Para empezar, tengo que recordar que un niño en ese curso tiene más o menos 8-9 años. Edad en la que ya he visto (para mi horror) algún que otro móvil o dispositivo con opción a Internet y, sin control parental de ningún tipo.

Antes de seguir con la lista de deberes, me gustaría menciona lo que Albert Einstein decía: “Temo el día que la tecnología sobrepase nuestra humanidad, ese día el mundo solo tendrá una generación de idiotas”…Es sabido por todos los sociólogos e investigadores, que cada generación ha tenido sus fases de crisis; y en todas y cada una de las etapas o al menos en la mayoría, la juventud estaba avocada al fracaso, era el fin de los tiempos y un largo etc. No quiero caer en la redundancia, pero bajo mi punto de vista, la generación Z (posterior a la millenial), es una generación perdida y nihilista, no es ni mejor ni peor… es simplemente distinta, no obstante creo que el uso excesivo de las TIC y el abuso sistemático de la tecnología generado que perdamos nuestra humanidad, nuestra empatía y en cierto modo nuestra “capacidad de ser humanos”.

Por eso, esta lista de deberes, me parece FABULOSA, soy de las profesoras (¡si!, además de doctora en ciencias de la educación, soy maestra con especialidad en educación física y psicopedagoga) que cree firmemente que los deberes son una “cabronada”. Que las tareas que se mandan fuera del colegio deberían utilizarse sólo en momentos concretos con el único fin de reforzar algunas cuestiones; por supuesto los borraría de los fines de semana y, en vacaciones haría algo similar a lo propuesto por el profesor Manolo.

Ver un amanecer.

¿Cuantos de vosotros lo hicisteis alguna vez de niños?, yo sencillamente jamás podré olvidarlo, a pesar del sueño, del esfuerzo, y de estar resoplando, aquella imagen valió segundo a segundo la pena…

Llamar o mandarle un mensaje a 3 compañeros/as de clase.

Esto es simple, se llama tener interés por los demás, es más si os dais cuenta pone LLAMAR o mandar un mensaje, y es que queridos míos el Whatsapp y las notas de voz nos han comido demasiado terreno en la comunicación.

Ver una película en familia

A este punto le añadiría que todos sin móvil, podéis llamarme loca, pero se ve una serie o una peli de forma distinta sin tener el teléfono entre las manos y pendientes de la 1.000 notificaciones de la redes sociales.

Cuidar una planta.

Es el primer elemento vivo que todo ser humano ha de cuidar, pues requiere de responsabilizarse y tener cierta disciplina…. si un niño (en este caso) no cuida una planta, ni se os ocurra pretender que cuide un ser vivo (vamos que no le compréis un perrito o un gatito)

Tirarte a la piscina y salpicar todo lo que puedas.

Creo que esa era de mis gamberradas preferidas…. sobre todo cuando el grupo de amigos estaba dormido o llevaba un buen rato tomando el sol

Mirar las nubes y ponerles forma.

Una de las mejores cosas que hay para pasar el tiempo, potenciar la imaginación, tomar el aire y reírse sin parar

Disfruta de tus amigos/as y familiares.

Según la fase en la que estemos y en los últimos años con el uso excesivo de las nuevas tecnologías y la excesiva programación del tiempo, disfrutar de verdad de los amigos y la familia está complicado.

Quiérete, cree en ti y cuídate.

Trabajar la autoestima, conocerse y creer en las propias capacidades son el pilar fundamental del desarrollo una autoestima y autoimagen sana. Aprender de uno mismo, busca los momentos, disfruta de ellos y la soledad

Caminar un buen rato sin zapatos.

Sentir la hierba bajo tus pies, o la arena… apreciar la temperatura y sentir. Conectar con la naturaleza.

Hacer al menos dos tareas del hogar.

Es algo que el niño debe aprender, tiene derechos, pero también responsabilidades; el hogar y la casa es conjunta y todos de una manera u otra han de participar y ayudar

Recoger conchas en la playa.

Pues no me habré pasado mañana buscando tesoros y maravillas enterradas en la arena… una vez más una forma de ocio distinto que potencia la imaginación y la atención…

Leer dos libros y algunos cómics. Visitar una biblioteca.

La lectura ( y a ser posible en voz alta) es vital para el desarrollo, para mejorar la creatividad, el lenguaje y la expresión tanto oral como escrita. Que lean los libros o cómic que quieran, pero que lean. y de paso en lugar de comprarlos, pasa por una biblioteca, tal vez descubras cosas sorprendentes.

Aprender a cocinar algún plato, con algún adulto.

Un poco más de responsabilidad, y saber hacer de cara a un futuro; JUSTIT y la comida chatarra a veces salva, pero como algo preparado en casa… nada.

Aprender a hacer algo nuevo. Aprender tres chistes nuevos

Somos seres sociales en continuo desarrollo y expansión de nuestras capacidades, hay que ofertarse cosas, no nacemos sabiendo… aprendemos y mejoramos con la práctica. Y desde luego el sentido del humor y la teatralización no es menos, así que los chistes siempre son un  buen comienzo.

Reírte hasta que duelan las mejillas.

Maravillosa risoterapia… viendo una peli, contando chistes… o porque algún amigo hizo y dijo algo tan gracioso que libero toda la oxiticina del mundo en tu cerebro e hizo que rieras como si no hubiera un mañana.

Dar todos los días al menos tres abrazos.Decir te quiero mirando a los ojos.

Cómo mamíferos necesitamos de los demás, del contacto para mejorar y desarrollar adecuadamente nuestras emociones, mejora de la percepción y empatía con los otros ¿Cuantas miradas y conversaciones nos habremos perdido por estar demasiado pendientes de las pantallas de nuestros smartphones… cuantos sentimientos atascados sin decir por miedo a que no fuera el momento adecuado.

Hacer dos amigos/as nuevos.

Hay que conocer gente, y sobre todo gente de verdad… no followers o contactos a través de la red.

Aprender un juego de mesa o de caras que desconocías.

Aprender siempre es bueno, y cuando se trata de juegos de mesa o cartas… la diversión está asegurada…..

Hacer limonada casera y tomarla bien fresquita, otra de las tareas es hacer helados o polos caseros…

Como lo casero nada de nada, y lo divertido que es hacerlo y lo rico que sabe cuando después te das el gustazo…

Ver una Puesta de sol. Mirar a las estrellas un buen rato.

Ver, sentir e imaginar una vez más, ver la inmensidad del astro sol…esperar, respirar y OIR. Parar esta locura de mundo y ESCUCHAR… tratar de localizar alguna constelación… sentirse pequeño en la inmensidad de la galaxia…

Comer fruta o verdura recién cogida. Hacer brochetas de frutas y comerlas

Pues anda que no habré cogido “dolores” de tripa por coger moras y comérselas del tirón…por no mencionar la maravillosa experiencia de arañarte las manos ente por meterlas en el zarzal. Y lo mejor de todo es después hacer las brochetas con lo que has recogido.

Acostarse una noche muy tarde.

Esta tarea es muy fácil y, mas para los adolescentes, recuerdo que en mi caso concreto aproveche la única noche que mis padres me dieron “vidilla” para ver el amanecer… cuando llegue a casa dormí como 18 horas seguidas.

Hacer un picnic en la playa o en el campo.

Algo divertido y muy entretenido, imprescindible llevar las palas para jugar en la playa y mucho factor de protección…

Hacer un collar o una pulsera para ti. Pintar y decorar piedras

De nuevo creatividad, trabajos manuales, entretenimiento con cosas comunes; hacer abalorios con hilos, cuerdas, lana… hacer un bonito pisapapeles, o un  recuerdo de algún sitio especial para ti.

Ver fuegos artificiales.

Por supuesto en las fiestas de los pueblos, tan típicas cada verano y en las que uno suele seguir disfrutando de las peñas y los quintos.

Visitar un museo o una exposición.

Cuando uno experimenta fuera de las obligaciones del cole, se da cuenta a veces que el arte embruja, llena y te hace volar. Te conecta con las emociones y te hace reflexionar…

Diviértete con globos de agua.

Pues no era divertido las guerras de globos de agua y llegar a casa completamente calado, para que tu madre o tu abuela dijera… cámbiate que te vas a resfriar…

Visitar un pueblo o una ciudad que no conozcas.

Turismo rural, igual encuentras sitios geniales

Haz deporte, canta, baila y juega. Disfrazarse…

Aprende cosas nuevas, muévete, disfruta, del tiempo libre y aprovéchalo al máximo, después de todo, para eso están las vacaciones. !Ah¡ y se quien quieras ser, sin límites, liberarse de lo común y dejarse llevar…la imaginación al poder…

Construir un castillo de arena legendario.

Creo que es una actividad que todos los niños deberías hacer, porque mientes construyes, mientras creas con tus manos, por unos instantes… todo es posible

Hacer una ruta en bici o patinando

Hacer actividad física a después de todo, y salir a tomar el aire. Estamos en una sociedad excesivamente programada, y precisamente ese exceso de programación “mata” y asfixia a los niños y a los no tan niños… así que hay que hacer cosas distintas, lo diferente muchas veces es una grata sorpresa.

Escribir o mandar una postal.

Escribir… y más allá de las postales, reconozco que me da pena la letra que tengo…por eso, creo que a todos nos vendría bien eso de escribir cartas a mano… retomar vidas costumbres que mantenían la ilusión viva.

Volar una cometa.

Una tarea más difícil de los que muchos se creen, no solo por el viento (que si…); sino por poder mantenerla tiempo en el aire y que con un  cambio de dirección del viento no termine reventada contra el suelo.

No tirar nunca basura en el suelo, la playa o el campo.

Es una cuestión de lógica, de cuidar un poco el medio ambiente y buenas maneras.

Escribir una historia o un cuento.

Crea, imagina…se el protagonista de un cuento de fantasía o de tu realidad, pero narra y exprésate, después de todo de distintos momentos, nacieron grandes narradores, escritores y poetas. todos tenemos algo que contar.

Lanzarte por un tobogán en el que nunca habías estado.

Como decía M. Cury no hay que temer nada en la vida, solo tratar de comprenderlo…

Y, para comprender hay que experimentar aquello que no hiciste nunca.

Construye una cabaña o un fuerte.

Crea, construye con tus manos, haz una casa encima de un árbol, tu refugio, tu lugar seguro, un sitio donde juntarte con tus amigos y pasar el rato. y por que no, donde hacer toda clase de juegos y “guerras” de globos de agua….

De las tareas propuestas, el profesor pide que se hagan al menos la mitad.

En definitiva,creo que son tareas geniales, que hacen que el niño sea un NIÑO, que se aleje de las obligacones, que se relaciones con as personas y que en defintiva desconecte; que para eso son las vacaciones escolares.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s