La sociedad de la “anorexia”

¡Lo sé! A veces los titulares que pongo son un poco provocadores; pero este es mi blog, mi pequeño espacio, y lo que quiero o pretendo con mis momentos “sesudos” es exponer mi experiencia o percepción de diversos acontecimientos. Quien me conoce y por supuesto los que me leéis con más o menos frecuencia, sabéis que siempre que digo algo trato de ser lo más respetuosa posible; obviamente no siempre lo logro y más en los tiempos que corren, que parece que todo el mundo se ofende con todo.

No sé si os pasa a vosotros, pero últimamente y cada vez con más frecuencia tengo la impresión de que estamos tan cabreados y tenemos los “yoismos” tan inflamados que estamos total y absolutamente predispuestos a saltar al cuello a la primera de cambio con todo….

Es decir, lejos de manifestar una opinión, juzgamos y guerreamos como si cada noticia, titular o comentario fuera la mismísima batalla de las termopilas… ¡OJO! Que no estoy diciendo que no se pueda decir la postura que tenemos ante algo, ¡Faltaría más!, por suerte vivimos en un “estado de derecho” que e goza de la “libertad de expresión”; pero también es cierto que para que una opinión sea válida ha de ir fundamentada y argumentada y, creo que a día de hoy… se grita demasiado y se piensa muy poco.

¡Madre mía! Menuda manera de abrir este post… el caso y para no procrastinar más, es… ¿Qué tiene que ver el titular de hoy con lo que os quiero contar? Desde luego no os voy a hablar de los trastornos de la conducta alimenticia, ni de los desordenes dismorfóbicos, bueno… en parte sí, aunque hoy me gustaría analizar las actitudes de algunas personas y  de la sociedad de masas, que reacciona de forma similar a los ítems que presenta la anorexia… vamos podría decir y haciendo una generalidad, que en cierta forma occidente y una buena parte de la sociedad esta enferma.

Como sabemos y se ha dicho durante mucho tiempo, las características generales de las personas que padecen anorexia obedecen a un perfil de sujetos que:

  • Suelen están muy pendientes de las opiniones de los demás (es decir, necesitan el reconocimiento social para “ubicarse”).
  • Son personas extremadamente exigentes.
  • Suelen presentar baja autoestima y tendencia a la depresión.
  • Son esquivas, reservadas y les cuesta expresar de forma natural las emociones que sienten, por ende, carecen de herramientas emocionales afectivas a la hora de relacionarse con los demás.
  • Tienden a ser un poco paranoicos, creen que los demás los quieren anular y privar de su opinión y que tratan de someter su libertad individual.
  • Son controladores patológicos, miden todo (comida, peso, altura, calorías y consumo…).
  • Su percepción de la realidad, con frecuencia esta alterada.

¿Podéis ver las similitudes con la conducta social actual?

Bueno antes de desgranar todo, y tratar de poner coherencia a todo esto me gustaría recordar la pirámide de Maslow; ¡Si! Esa que te suelen explicar en bachillerato en la asignatura de psicología.

Pero bueno por si no lo recordáis, rápidamente diré de Abraham Maslow fue el “papi” de la psicología humanista, esta corriente postula básicamente la tenencia del hombre hacia la salud mental… aunque en los tiempos que corren…si el pobre Maslow levantara la cabeza… ¡En fin! Volvamos al tema central.

 

Unknown

 

Este dibujito, representa la pirámide de Maslow… según la cual vamos escalando con la evolución y la superación; y una vez superado un nivel pasamos al siguiente. ¡lógico! ¿verdad? pero ahora sedme sinceros, parar un poco, respirar y pensar ¿Dónde os veis situados?, ¿Cómo veis la conducta social de la mayoritaria actualmente? Como siempre digo esto no es un discurso critico, ni con mala fe. Me considere humanista, y eso casi me obliga a intentar que la gente piense, reflexione y analice un poco las cosas.

Supongo que todos direis que estáis camino a la autorrealización, incluso, muchos de vosotros diréis que ya os habéis autorealizado en muchas, muchísimas cosas… ¡Venga va…! ser sinceros… yo personalmente me veo entre el segundo y tercer nivel, si bien es cierto que en algunos aspectos puedo estar en el cuarto escalón…

Sinceramente creo que lejos de evolucionar, hemos involucionado… que debido a muchos factores, muy bien vendidos y maquillados con marketing, nos hemos vuelto una sociedad enferma, embrutecida y vilipendiada por intereses y gustos de masas. En lugar de valorar la individualidad, se venera a las masas y lo “prefabricado”, lejos de engrandecer la creatividad, espontaneidad y originalidad aplaude a lo que es simétrico, lineal y casi clónico a los estándares marcados.

¿Y porque digo esto? sencillo… Antes de nada y cómo además de leer (menos de lo que me gustaria) bicheo mucho por la red y, como casi todos uso youtube. El caso es que el otro día tope con un canal de un tal “cuellilargo”, que me gusto bastante. Obviamente hay cosas en las que no coincido con el y otras tantas que me parecen muy interesantes, además de relevantes para hilaras y argumentar en este post. Le cito principalmente por ética, ya que no soy alguien a quien le guste colgarse medallas y adjudicarse méritos que no son suyos.

El caso es que hace unos días hablaba con otra colega de la facultad y decía (y tirando de teoría conspiranoíca) el gran éxito del “gran hermano”, de los grandes intereses y corporaciones y de los distintos gobiernos (de cualquier ideología) se sustenta en tres pilares; dicho de otro modo la forma en la que desde la grandes esferas se crea una sociedad “anoréxica” es:

1) Deterioro progresivo de la educación. Después de todo una sociedad cuanto menos piensa por si misma es mucho más manipulable.

2) Meterte el miedo en las entrañas. Miedo a la crisis, a perder el trabajo (por precario que sea) a ser un paria social por no hacer lo que todo el mundo hace…, miedo a expresarte y que venga una horda de Orcos y te aniquilen…. Miedo, miedo y más miedo, porque eso genera un pensamiento individualista y no comunitario, te convence de que tienes todo que perder para que al final solo te centres en sobrevivir y aun así les des las gracias.

3) Pan y circo. Esa es la clave… Dales telebasura, cortinas de humo y pensamiento “populista” claramente manipulado. Otórgale al pueblo “libertad”, sin libertad, dales de que hablar y ofréceles distracciones banales.

Con estos tres pilares, tendremos ante nosotros una sociedad como la actual. Una sociedad nihilista, desencantada y hastiada, sin metas ni aspiraciones… una sociedad en la que les da igual todo, porque esta adormecida; algo así como lo que vaticinaron George Orwell en su obra 1984 y Aldous Huxley en Un mundo feliz.

Obviamente son dos escenarios algo distintos, pero con una finalidad común…. QUE POR UNAS U OTRAS RAZONES… LA RAZA HUMANA SE HA VUELTO GILIPOLLAS… Estos dos autores ponen de manifiesto una sociedad “adormecida” que no es capaz o no quiere pensar por si misma, una sociedad en la que todo esta pre establecido, ordenado y manipulado y, lo peor de todo que lo diferente se castiga duramente.

Si recapituláis un poco en este post, al principio he hablado de las características y, de la personalidad de aquellos sujetos que sufre un trastorno de la alimentación, en concreto las personas que sufren anorexia… Ahora bien… ¿cómo lo relaciono con los patrones y conductas sociales?

Para empezar la moda o mejor dicho “lo que esta de moda”, lo que se lleva, la música que “lo peta”, ¿que es lo más cool?, ¿que te hace encajar y ser “way”? aun cuando determinado estilo o tendencia te sienta como el culo, no te vale o realmente en la intimidad de tu casa no lo escucharías ni en años luz… pero aun así te resignas y pasas por el aro…

Queridos míos, uno de los grandes secretos de la publicidad, la piedra angular del marketing es generar necesidades que en realidad NO TENEMOS, personificar las cosas, darle a lo material una identidad y una figura de referencia que haga que lo “desees”. De esa forma, “obtienes” felicidad mediante el consumo.

Es decir, no compras una nespresso, compras la forma en la que Gorge Clooney bebe café. No compras Appel, compras el alma y el espíritu de Steve Jobs; no compras unas deportivas, compras las Jordan y el éxito de llevarlas puestas, porque son la ostia de caras y “molan” …. y así con todo…

Obviamente la influencia negativa de la moda y la publicidad es solo una de tantas cosas; después está la parte de vender estilos de vida, tendencias morales y éticas, que supuestamente “molan mucho”, “son super cool”, te hacen ser “reveLde” pero que casi siempre tienen una trampa, y más cuando NO TE INFORMAS DEBIDAMENTE o lamentablemente topas con algún desaprensivo que vende humo.

Todos estos ajustes, estas modificaciones y aceptación de ciertas tendencias… sean las que sean obedecen fundamentalmente a la necesidad de pertenencia. ESE SENTIMIENTO DE PERTENENCIA que te hacen querer encajar en un grupo, te da identidad, te ofrece ciento prestigio y reconocimiento social… te hacen ser “influencer” y por ende que todo dios te cite y te tenga de referencia. TE INFLAN EL EGO a más no poder, lo cual si no estas un poquito equilibrado te hace entrar en una espiral por lo general muy muy chunga.

Hacer las cosas sin un razonamiento previo, o sin un objetivo razonable es un arma de destrucción masiva. Los modelos de referencia que tenemos están muy bien maquillados y rara vez te dicen LA PARTE CHUNGA O COMPLICADA de las cosas, los sacrificios y renuncias que hay que hacer para llegar a ciertos objetivos. Te venden la fama, el glamour, la gloria… pero no te explican la letra pequeña del contrato.

Al igual que sucedía en un mundo feliz con el SOMA, el smarthphone, las redes sociales, han jugado un papel clave en el embrutecimiento mental y social. POR CIERTO, YO TAMBIEN TENGO IG; también hago stories y publicito en cierta forma mi trabajo. Sigo a gente o republico distintas cosas. Pero leo, me informo, contrasto información, sino se algo pregunto en varias fuentes y sigo contrastando… Explicada mi forma de uso de las redes sociales (confieso que las uso más de lo que me gustaría).

Pero el problema (o al menos como yo lo veo) es que estamos hiper estimulados, tanto que somos incapaces de filtrar todo lo que nos llega; vivimos en cierta forma en una realidad tipo Matrix. Que lo que hace es atraparte sin ser plenamente consciente de ello, estas adormecido… como un zombie haciendo que lo que nos retroalimente es la aprobación de los demás, es decir vernos a través de los ojos de los demás…. nos da tanto miedo “no encajar” que hasta la rebeldía esta institucionalizada…

Hace unos años se edito un libro y, posteriormente una película. Como cierre de este torrente reflexivo, me gustaría citar la frase con la que comienza el filme trasnpoting, pero me gustaría permitirme una leve modificación al final…

“Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos baratos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes Smartphone? 

Anuncios

8 comentarios sobre “La sociedad de la “anorexia”

  1. ” No compras una nespresso, compras la forma en la que Gorge Clooney bebe café. No compras Appel, compras el alma y el espíritu de Steve Jobs; no compras unas deportivas, compras las Jordan y el éxito de llevarlas puestas, porque son la ostia de caras y “molan” …. y así con todo…

    Te he leído con la tranquilidad necesaria, y te doy toda la razón. Menuda sociedad la que estamos creando. Dentro de nada, sacándonos los ojos, nos vemos. Triste. Algo habrá que hacer. Pero ¿ por dónde empezar?

    Le gusta a 1 persona

    1. Para empezar… y en mi humilde opinión… porque no empezar a conocernos nosotros mismos? Después de todo cuanto más te conozcas más consciente serás de todo y a mayor conciencia te “manipulan” un poquito menos porque pones cabeza y conocimiento a tus actos y lo más importante cierta “crítica”…

      Le gusta a 1 persona

  2. Buen Post!
    Creo algo de lo que comentas tiene que ver con el cierto anonimato que nos dan las Redes Sociales. Estar tras un “avatar” y un nombre curioso para disparar sin hacerte 100% responsable por ello (Tú, uno mismo como persona) puede ser tentador y embriagante.
    Y si no es así, igual te da la opción de sumarte al cargamontón, al Fuenteovejuna, al linchamiento digital. Pero, de nuevo, de forma impersonal, con la valentía que da estar tras el teclado.
    Bien expresado y con mucha fuerza tu punto de vista. Felicitaciones!

    Me gusta

    1. Gracias por tus palabras… son cuanto menos motivadoras para que siga haciendo pequeñas contribuciones.
      La cuestión es que hay que educar en el uso de las redes sociales… y saber gestionarlas… porque al ritmo que vamos… la cosa sinceramente pinta bastante feita…

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s