Ojalá pudiera odiarte…

No sé muy bien por dónde empezar, no obstante lo voy a intentar. Se que no te he escrito desde la última vez que nos vimos, pero… sencillamente no puedo, o más bien no debo… y haciendo uso de un tópico; no es por ti, es por mi.

No te haces una idea lo difícil que es, lo mucho que me está costando no hacerlo y más cuando me salta alguna publicación tuya,m. Literalmente ME QUEMAN LOS DEDOS. Puede que te resulte “paradójico” pero de la suma de todos esos momentos y de los días que quiero escribirte y no lo hago… al final con la tontería me ha salido un post. Se perfectamente que no leerás, aunque pusiera tu nombre en letras de neón luminosas.

Llevo cerca de diez días en caída libre, intento mantenerme ocupada, pero cuando el trajín pasa, la cabeza se me llena de ideas, de imágenes y recueros que se conectan entre sí… es como ver una película, las secuencias se suceden adelante y atrás en el tiempo y después como si fuera un gran algoritmo, mi cerebro empieza a discurrir hipótesis hasta que la angustia se cierne sobre mi y o bien me pongo a llorar o caigo rendida en los brazos de Morfeo…

A veces me gustaría poder odiarte, encontrar una razón negativa para así pasar página y seguir con mi vida. No creo que pudieras llegar a imaginar que incluso en algún momento he tenido la tentación de quitarte de las redes sociales y borrar tu número , pero sencillamente no puedo grandullón… hace poco más de un mes te lo dije; has sido la persona más honesta y sincera que he conocido en mucho tiempo y, el fallo no ha sido tuyo, el error en esta ocasión y a día de hoy ha sido mío. Pensé que lo había superado,que tenía todo bajo control, pero cuando te tuve, cuando fuiste mío de nuevo aquel domingo… me enganche como un gilipollas, las emociones volvieron a cernirse sobre mi y ahora no puedo avanzar, créeme que lo he intentado… pero estoy bloqueada.

Se que todo llega, te soy totalmente sinceras cuando digo que quiero rehacer mi vida y seguir adelante, incluso he pensado en “follarme” tu recuerdo en otras camas… pero no puedo… estoy absolutamente sobrepasada por la situación. Una situación que se que no es nada trascendente para ti, pero que para mí lo fue un “reset” aquella tarde de domingo.

Julio Cortázar escribió.:

“Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio…”

Y es que ese flash que sacude toda tu existencia, ese vértigo que hace que todo tu mundo gire, es algo para lo que no te preparan; a pesar de las películas, de los poemas, la literatura…nada puede expresar todo lo que pasa por tu cabeza y en tu cuerpo cuando conectas sin lógica con alguien, cuando la química cerebral se agolpa en todo de ser de manera inexplicable e irrefrenable.

Vale, igual AMOR es un concepto muy grande, excesivo inclusive porque los primeros meses de una relación, más o menos 4 son más bien una fase de atracción, después está el enamoramiento, que se mantiene hasta el primer año, por último si logras pasar ese periodo, se puede decir que realmente estás enamorado.

Pero recuerdo que ese rayo callo sobre mi cuando te vi por primera vez, me sucedió de arriba abajo… cuanto te vi bajar del coche, cuando mi mirada se topó con la tuya me quede muda…tu voz, tu olor… todo me llamaba y me atraía a ti. Todo el ruido exterior sencillamente desapareció, era como si en medio de la vorágine y la muchedumbre solo estuviéramos los dos, TU y YO.

Y eso me sucedia cada vez que te veía, cada momento que tus labios se rozaban con los míos, cada instante que no podía dejar de mirarte, cada idea que se cruzaba por mi cabeza y el deseo se apoderaba de mi…. uffff esa sensación que experimentaba mi cuerpo cada vez que me tocabas, no soy capaz de describirla.

Cada vez que estaba a tu lado notaba una corriente eléctrica por todo mi ser y sentía como el palpitar de la sangre en mis sienes y el calor inundaba mi cuerpo paulatinamente, la adrenalina se precipitaba vertiginosamente recorriendo cada fibra, llenándome de nerviosismo y excitación… cada vez que me miraba mi boca se quedaba seca y solo recuerdo las infinitas ganas que tenia de besarte.

Ojalá pudiera odiarte… porque así tu recuerdo no me dolería… pero no puedo, porque desde aquella noche todo cambio, mi cuerpo ya no es el mismo no me pertenece, mi mente no deja de fluir y tu memoria te convierte en mi presente continuo día tras día. Te deseo a cada instante y en cada situación, no fuiste un capricho, y aunque tu tiempo a mi lado fue fugaz y efímero, tu recuerdo convierte de manera recurrente en una oportunidad para viajar y recrear fantasías que se me antojan cuanto menos placenteras.

Grandullón es hora de dejarte, no por falta de ganas de seguir escribiendo sino, porque tu ausencia me duele. Ojalá supieras lo que has sido para mi, ojalá supieras lo que eres y me gustaría que fueras para mi, ojalá supieras que te quiero y no te olvido… aunque no sirviera para nada.

Anuncios

11 comentarios sobre “Ojalá pudiera odiarte…

  1. Puuuuuf…pues si no es amor, si eso no es estar enamorada, es lo más parecido que he visto y o oído en mi vida, Lilith.
    Hasta el pelo se me ha erizado como si me hubiera arrasado una fuente eléctrica similar al sol, pero superior en maratones.
    un placer leerte y comprenderse.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias ☺️
      Lo cierto es que soy un “poquito intensa” y es precisamente esa intensidad la que me hace vivir las emociones de esa forma… y como es evidente, cuando se produce un ruptura me sucede lo mismo. En cualquier caso, al mudo de mi carta, le deseo la mayor de las dichas, que ame y sea feliz donde quiera que esté… en cuanto a mi… con el tiempo… todo termina por sanar.

      Le gusta a 1 persona

      1. Pues yo, si me permites meterme donde no me importa, le pediría que recuperara la voz y hablara. Que mujeres como tú quedan pocas y vale la pena cualquier esfuerzo. Y que esto merece ser contestado como merece ser contestado, vuelva, recomience o acabe. Es lo que siento.
        Un abrazo….Y no cambies…mundos, sordos o mancos. No cambies.

        Le gusta a 1 persona

        1. Gracias… tal vez en algún momento de locura transitoria… me anime y se lo mande… pero ya sabes lo villano que es el miedo!!!! 😵 que te deja atolondrado, hasta que un buen día despiertas y recobras la cordura.

          Me gusta

        2. Peor que el miedo es el tiempo, Lilith, que pasa, que vuela, que no ceja en su empeño de hacernos llegar tarde a lo que deberíamos llegar siempre.
          Sólo tú decides, Lilith, haz lo que debas hacer y acertarás siempre.

          Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s