Recomenzando…

Se suele decir que no hay mal que por bien no venga; pues bien…en los últimos meses, en lo que he tenido el blog algo abandonado, no por un capricho… sino porque realmente estaba bloqueada e inmersa en un ajuste emocional importante, no tenía energía real para sentarme y escribir. Además, para que mentir, las pocas veces que lo intente, salían textos poco creativos que rozaban en ocasiones lo extravagante y sin sentido.

Pues bien, después de estos meses en los que “Calcifer” literamente casi me consume…

Por cierto, para los que no sepáis de que va la película y por ende no hayáis leído la entrada con ese nombre, os preguntareis ¿quien es “Calcifer… pues os diré a modo de resumen que es el pseudónimo que he puesto a mi última amante/intento de pareja.

El caso es que esa personita, con la que aun mantengo “cierto” contacto, a pesar de no estar juntos, de que nuestra historia no haya salido bien, sigo pensado y diciendo que es un buen chico. ¿Y porque estaba casi consumida, carente de energía? Pues sencillo, en toda relación o al menos así ha sido mi experiencia, la parte a la que dejan lo suele pasa un poquito peor… No tengo miedo a reconocer que me enganche a un juego algo peligroso, creo que ya he dicho en algún post, que la peor adicción que existe es la que se tiene a las personas… y eso me pasó a mi, me “enganche” pero por suerte he logrado salir “de el”, y lo mejor de todo, es que ha sido sin excesivos daños colaterales y con un duelo que no ha sido en absoluto traumático, casi a penas doloroso. Ha sido lo más parecido al proceso de desecar una flor…poco a poco se ha consumido hasta que no ha quedado más que el recuerdo de lo que era, sin angustias, sin rencores… solo un bonito recuerdo, que me ha servido una vez más para aprender de mi misma y, de lo que quiero y no en la vida.

Lo que me ha sorprendido ha sido la rapidez… llevaba mas de un mes rumiando la idea de dejarlo, de dar carpetazo final a todo, porque veía que ese juego, aunque divertido, y muy motivador no me llevaba a nada bueno, solo me hacia “daño”… en estos meses desde que me dejo, aunque mi vida no se paró y tuve varios “romances” superficiales, esos amores transitorios que eran un intento de poder salir de mi enganche… nada me ayudaba realmente, el motivo era muy simple… porque en el fondo NO quería.

Pero los acontecimientos previos a fin de año lo han cambiado todo… ha sonado ese “clic” en mi interior que ha generado EL EFECTO DOMINÓ que ha logrado sacarme de golpe y porrazo de mi enganche… Ahora estoy aquí delante de mi ordenador tratando de escribir, intentando ordenar mi cabeza que después de dos días inundada de dopamina, serotonina y endorfinas comienza a aterrizar y ver las cosas con cierta claridad.

Estoy sentada delante de mi Mac y escribiendo estas líneas, porque estoy intentando abrir mi corazón de nuevo… Calcifer no fue en si “un amor”, fue una persona que me engancho, y al que le di más poder del que debía/merecía.

Pero ahora estoy un poco nerviosa, porque he tenido la suerte de conocer a alguien y esa persona me ha generado el querer hacer las cosas de forma diferente, intento respirar y tomar conciencia de mi estado emocional. Tenéis que creerme cuando digo que cuesta mucho distanciarme del coctel de hormonas que inundan mi sistema límbico en estos momentos. A ratos me siento emocionada, ilusionada, pero también algo recelosa y angustiada. Hacía más de tres años que no experimentaba un vinculo emocional con nadie, en cierta forma se que el haber pasado una noche cargada de momentos distintos, únicos y diferentes a lo que hubiera podido imaginar o programar en cualquiera de mis múltiples fantasías… no a ayudado mucho a que pueda tomarme la situación con cierta calma.

Creo que la base o lo que podría decir que ha sido el inicio de este torrente emocional ha sido darme cuenta de que he sido capaz de vencer uno de mis grandes limites (pasar la noche y dormir con alguien) y en concreto a quien va dirigido este post. He vencido uno de los mayores miedos que tenia, el de generar intimidad autentica, recuerdo cuando me desperté y le vi, inmediatamente se me dibujó una sonrisa de oreja a oreja, fue una sensación rarísima, mezcla de felicidad, pero también paz.

Así que aprovecho esta carta para recordarme algo, para expresarlo y darme los permisos emocionales correctos. Hoy y desde hoy se que voy a vivir cada instante…. quiero que cada momento sea único y distinto, por una vez me niego a pensar que sucederá mañana, dentro de un mes o un año… por primera vez en mucho tiempo, quiero seguir con mi vida y preferir-te en lugar de necesitar-te… quiero expresarme libremente sin temor y me otorgo la aquiescencia para hacerlo con elegancia y elocuencia, como se hacer cuando me pongo poética… Llegado el momento me permito la licencia para sentir y pedir algo más si así me naciera y según me pida el alma, la mente y el corazón.

Independientemente de las emociones que tenga mi bichito y de lo que el sienta por mi… yo soy dueña y me responsabilizo de las mías, sean cuales sean y al margen de “un futuro”… viviré mi emocionalidad para que el presente sea épico… creo recordar que ya lo he dicho alguna vez,  pero ciertas conexiones hay que vivirlas y sentirlas… por más que intente expresar con palabras jamás podría hacer justicia, a la sensación que tuve el primer día del año al despertar a su lado, abrazarle, sentir su olor, al notar por primera vez en mucho tiempo como una oleada de felicidad me embriagaba de pies a cabeza… cualquier cosa que escriba es quedarse corto con lo que pasa ahora mismo en mi cuerpo, en mi cabeza y en mi ser….

Esos ojos… esa mirada que captura, embriaga e hipnotiza… que hace querer llegar más lejos, que invita a perderse en el laberinto y encontrar otra faceta más del diamante que esta empezando a tallarse. Esa energía que se genera cuando estamos juntos, próximos el uno al otro, el deseo que se genera y la necesidad irrefrenable de querer satisfacernos el uno al otro… es sencillamente inefable.

No se si llegaras a leer esto bichito, pero te invito a que vivamos en la medida de lo posible momentos que os hagan recuperar la alegría e ilusión, que nos motiven y nos hagan volar, ser grandes… Te copio aquello de… solo hay una regla: NO hay reglas, pero la excepción confirma la regla… Toma decisiones y no mires atrás.

¿Qué me dices?…

Anuncios

5 comentarios sobre “Recomenzando…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s