Abriendo el corazón…

Hola bichito…. después de varios días rumiando y dándole vueltas a muchas cosas ha llegado “la hora de la verdad…” ese momento en el que me sincero y me abro a ti….

No te mentiré, me da miedo, me asusta y, lo cierto es que no es tanto el exponerme a ti como afrontar todo lo que está pasando…. todo lo que provocas en mi cuando estás cerca, cuando me escribes y te leo; pero la vida es eso… correr riesgos… así que aún con miedo te voy a hablar claro.

Desde hace muy poco me he abierto a la posibilidad de dejarme llevar por la imaginación, por mis deseos y anhelos; haciendo un ejercicio de sinceridad conmigo misma, sueño despierta y cuando caigo presa de los brazos de Morfeo, respiro, me calmo y fluyo; así puedo viajar mentalmente a tu pecho, tu sonrisa, tus ojos…

¿Sabes algo? Cada noche te extraño y desearía poder despertar a tu lado para abrazarte y sentir tu olor… ese aroma que me transporta al paraíso y me hace sentir como en casa…

Si hay algo que me fascina es observarte… sobre todo cuando no te das cuenta… puede que te extrañe, que te choque, pero te prometo que las pocas veces que hemos dormido juntos, cuando al despertar y aún medio adormila por fin he tomaba consciencia de tu presencia… solo he podía mirarte y susurrarte muy bajito… buenos días bichito. En ese momento, en ese instante sencillamente me invadió una sensación de plenitud difícil de explicar y más aún de expresar.

Cuando sueño, cuando recuerdo me pierdo en los detalles de tu rostro… lo primero que recuerdo es ver tu espalda, perfectamente cincelada por esos contornos suaves y fuertes al mismo tiempo… después en algún momento y motivos de mis furtivas caricias… cuando logro que te gires…. me pierdo en tu mentón, tus sensuales labios, tus pómulos y, por fin tus ojos… A través de ellos, de ese brillo tan especial que veo exaltado cuando estamos juntos, enredados el uno en el otro y con el deseo como único testigo… entro en tu cabeza para perderme en ese fabuloso laberinto; te leo e interpreto… después el mundo se detiene, el ruido del exterior se apaga y solo estamos los dos y esa energía que va creciendo poco a poco… una vez tras otra llego a la misma conclusión…

Quiero “violarte” la mente, saber todas y cada una de tus ideas, aunque puedan parecerte una locura… conocer tus deseo y arder contigo, exponerme, gozar y sentir que me quema bajo el tacto de tus manos… sentirte en todas partes y lugares; incluso los inimaginables… quiero gozar, gritar, jadear y sudar… que mi cuerpo se encaje con el tuyo y retozar para alcanzar el climax una vez tras otra.

Bichito… muérdeme la boca y cada parte de mi cuerpo. Arañame, fóllame, hazme el amor, poséeme con fiereza y deseo, entra en mi… sigamos entregándonos, ríndiendonos ante el deseo… Hoy te reto a que gocemos como nunca antes lo habíamos hecho. Hazme tuya ahora, esta noche, cada noche… pídeme lo que quieras… pues tus deseos son el motor de mis fantasías…

Anuncios

7 comentarios sobre “Abriendo el corazón…

    1. Si has visto la película de “Martin H” cuando Dante habla de “follarse las mentes”…. pues es algo así… es leer… intuir… tratar de llegar más allá incluso a lo que uno no se ha planteado nunca… para después saltar los límites 😉 (casi nada verdad?…)

      Le gusta a 1 persona

Responder a etiliyle Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s