Quiero que sepas, que cada día intente llegar a ti, quise amarte y conquistarte, traté de ser comprensiva a cada momento y gestionar lo que no entendía de la forma más adulta… pero hay rechazos que duelen… duelen y mucho.

Hasta hace unos días casi me había hecho a la idea de que seríamos solo amigos, cosa que me costó horrores (para que negarlo)… pero se que eres buena persona, has sido bueno conmigo y, a pesar del poco aprecio que le tienes a tu propia existencia (cómo sueles decir) o, que seas un fantasma analógico en una era tecnológica muy rápida… eres un buen niño y por eso he luchado hasta el final… no obstante para hacer un poco “dramático” todo… diré que en este kamikaze intento de llegar a ti… he “muerto” como el general caster… con las botas puestas.

Enamorarme de ti, ha sido lo más bonito que me ha pasado en mucho tiempo… abrumador ¡si!, pero algo precioso que jamas olvidare. Pero a día de hoy y después de los últimos acontecimientos (para los cueles, estoy segura que habrá una razón de peso) creo que sencillamente no puedo más… creí sinceramente que el sol volvería a salir hoy… que podría verte, abrazarte y… sentirte de nuevo. Pero parece que finalmente no pasará, creo que todo ha sido un espejismo, soñé en poder volver a perderme en tus ojos, en tu sonrisa, escuchar tus expresiones y verte gesticular como solo tu lo haces… de ese modo mi malherido corazón volvería a latir, porque tengo que decirte, si aún no eres consciente de ello… que tenerte cerca es experimentar la ilusión y alegría que un niño tiene la mañana navidad; tenerte cerca es un sueño que creo que jamás se cumplirá… por eso creo que esta es en cierto modo esta es una carta de despedida…

Sabes que abrirse y exponerse emocionalmente no es fácil… al menos para mi. Pero contigo me desnude en todas las formas posibles por ello me has visto “ tal cual soy” sin filtros; has podido ver una buena parte de Irenita; has visto mi alma al desnudo y aunque por desgracia mis sentimientos no han sido correspondidos te doy las gracias porque no los has negado o te has burlado de ellos, has visto parte de mis cicatrices y, aunque no sabes su historia… al menos no te tapaste la cara cuando las vistes.

En mi purgatorio particular, he estado escuchando últimamente a bastantes cantautores… y releyendo novelas y poemas cortos…. Loreto Sesma, Benedetti, Becquer…. Ahora es el momento en el que me imaginas en la barra de un bar, tomando tequila por los amores perdidos o no correspondidos (al igual que hacia Chavela Vargas… pero sin salir a tiros en plena fase de delirio…)

Si he sacado algo en claro en esas lecturas, es que parece que hay que ser muy valiente para enamorarse, para dejarse llevar por el corazón eludiendo lo que la razón grita a pleno pulmón… que si tenemos miedo al amor es porque en algún momento nos hicieron daño (una, dos o tal vez más veces) tenemos miedo porque en algún momento un huracán atravesó nuestra existencia y dejó nuestro mundo vuelto del revés… pero a pesar de eso… siempre he querido apostar de nuevo, cuesta y mucho y como diría Loreto Sesma si no has muerto al menos 7 veces en vida… es que no has vivido realmente. Hay que que tener un par de cojones y mucho coraje para enamorarse; porque aquel que te sonríe y te da besos es el mismo que una mañana cualquiera dejará las sábanas frías y un hueco imposible de llenar en tu cama…

Hace tiempo te hable de la teoría de la profecía auto cumplida y puestos a confesar en el fondo siempre he sabido que estaría sola… en compañía de los desgarrados versos de Carlos Sale que me recuerdan a menudo lo jodida que puedo llegar a estar…

Y ahora quiero darte las gracias, porque has sido una de las mejores inspiraciones que he tenido en la vida… y aunque haya perdido como los gatos otra vida… se que ha merecido la pena… y quiero que sepas que si te ahogas o si necesitas algo, aquí estaré… porque eres tan “jodidamente” extraordinario que siempre tendrás un pedacito de mi corazón. Hagas lo que hagas y decidas lo que decidas… sé muy feliz bichito…

Nada esta realmente muerto si deja un buen recuerdo…

¿Sabes una cosa bichito? Llevo unos cuantos días dándole vueltas a la cabeza y no dejo de pensar una y otra vez que me resulta muy curioso como a veces el karma y el universo coinciden, se miran fijamente… para después darse la mano y entonces de sopetón descubres la verdadera ironía de la vida… y ¡si!, estoy intentando ser sarcástica, porque ahora miso es lo único que me queda en el cuerpo, acidez, sarcasmo y probablemente aunque me cueste reconocerlo una buena dosis de dolor emocional.
No se que me “duele” más, si haberte dicho lo que sentía y en consecuencia haber vencido todos mis miedos enfrentándome a lo que mi cabeza y lógica decían o, que como un fantasma analógico hayas desaparecido…. y, que hayas en cierta forma, faltado a tu palabra.

Ahora mismo estoy enfada y sinceramente no me gusta. No me gusta tener estas emociones negativas, pero sobre todo más allá del colapso emocional que me sobrecoge desde aquel 25 de marzo, tienes que saber que todo este huracán rompe mi equilibrio, me resta energía y me hacen estar a otras cosas; han revivido cosas que no son positivas en mi vida.

Quiero que sepas para tu tranquilidad (aunque tengo serias dudas de que llegues a leer este post), que lo que realmente me jode no es el rechazo, ni el dolor que aún me sobrecoge muchas noches a modo de pinchazo en el pecho o pesadillas… sino la decepción que siento por momentos, daría “mi reino” por poder tener en directo esta conversación contigo y decirte que, a mi modo de ver te has comportado un “poquito mal”; JODER… TE NECESITABA, y no estoy hablando del aspecto afectivos, emocionales o sexuales. Necesitaba tu apoyo y que me echaras una mano, necesitaba tu templanza, tu determinación y tu seguridad, tal vez… un abrazo; necesitaba un amigo y tu… NO ESTABAS…
A día de hoy sigo “desnuda”, con todo mi cuerpo y el alma en carne viva… aunque me dijiste que me quites los límites periféricos… ahora mismo no puedo, pero he concluido que no puedo seguir esperando actitudes o acciones por tu parte (por muy lógicas que sean para mi), no puedo seguir persiguiendo a un fantasma, así que opto por escribir estas líneas para así de forma simbólica tragarme el dolor, la angustia y el desaliento que siento… Desde hoy trataré de buscar la forma de pasar página y volver a tomar el control de mi vida para de esa forma, al igual que el ave fénix… pueda morir para así volver a renacer y ser yo misma de nuevo.

Pd/ A pesar del dolor que pueda sentir, no interpretes estas líneas como un destierro o un olvido; si algún día llamas o buscas la forma de comunicarte no habrá rencores… porque como te dije… nada esta realmente muerto si deja un buen recuerdo.