Llamando a la tierra

Hola bichito 

Cada vez me resulta más “fácil” esto de mantener cierta correspondencia y cartas digitales a destiempo como forma de comunicación , ese puente entre el mundo digital y el analógico, no obstante no te voy a negar que tu “repentino” silencio me duele y mucho…

Puede que no sea para tanto, que tal vez sea “más sentida” de lo que debería… pero no puedo evitar codificar tus silencios como rechazos…

No se cómo estás, ni que es de ti, no sé si me lees… y la duda sinceramente me está corroyendo por dentro. 

La verdad es que aun no tengo muy claro la razón de estas cartas digitales, y mira que lo he estado “rumiando”; puede que sea por mi tendencia natural a sentirme atraída por todo aquello que es un imposible… o, que realmente (esta es la idea que más me resuena) me resultes alguien tan interesante a la par que fascinante y extraordinario que a pesar de todo queme hasta el ultimo cartucho con tal de llegar a ti… pero tengo que reconocer que siento cierto regusto amargo, porque la situación ha cambiado. No puedo evitar pensar que tal vez hubiera sido distinto si mi boquita y mis deditos se hubieran estado quietos cuando decidí abrirme emocionalmente a ti… aunque eso da igual, porque una vez más estoy sentada delante del blog de notas, tratando de poner todo en orden en esta cabecita roja y una vez más intentando establecer comunicación contigo.

Soy consciente de las “limitaciones” que tenemos con la comunicación y que estás a mil;  quiero convencerme de que estás pasando una de tus fases de aislamiento (si! de esas en las que estas tratando de reorganizar tu vida y tus prioridades) pero no puedo mentirte, a ti no… este aislamiento me duele… ¿Y porque me duele? Sencillo, desde el principio  había (aunque poca) cierta linealidad, había voluntad e intención de hablar… pero esto es nuevo (creo que nunca habían pasado más de 10 días sin saber de ti desde que nos conocimos y empezamos a interactuar), es terreno farragoso y desconocido para mi… puede que este proyectando o esperando más de lo que puedes o quieres darme, pero no me quedaría tranquila si no te lo hiciera llegar…

Creo que te deje caer que he pasado una época muy jodida… te necesitaba, no solo quería a mi bichito… por encima de todo te necesitaba a TI … necesitaba una figura de apoyo, alguien con quien compartir mis rayadas mentales (para eso no todo el mundo vale y no todo el mundo me da la tranquilidad de poder desmoronarme sin sentir miedo o culpa por ello… ). Te diré que a pesar de mi fortaleza mental, también tengo mis propias idiosincrasias vitales; desde hace mucho…no me sentía perdida y sin rumbo… añoraba un  amigo, alguien como tu que me pusiera la mano en el hombro y me susurrara… tranquila estoy aquí y, no te agobies porque vamos a salir de esta…

Casi me había hecho a la idea de tu ausencia, pero el otro día cuando me escribiste por IG me vine arriba (a estas alturas ya debes de saber que no me dosifico ni de coña). Por eso hice todo lo posible por verte incluido mandarte o tratar de contactarte por SMS y programar una “cita” a la antigua usanza, en la que me presente cerca de tu casa sin garantías de que aparecieras… me “dolio” pero muy poquito, porque sabía que fue una de mis locuras, uno de esos impulsos que tanto me caracterizan y, que me hacen ser un tanto peculiar. Pero en cualquier caso, quiero que sepas que no estoy molesta ni nada por el estilo, que sigues siendo alguien importante para mi… y que me gustaría que estuvieras en mi vida (de manera un poquito más constante si puede ser…).

No me debes nada, aunque me gustaría que atendieras a estas palabras, pero si no quieres me gustaría que me lo dijeras, para así poder pasar página. 

Sabes que me gustaría poder quedar (para ya de ya…) tomar un café ( y quien dice café, dice cerveza y uno o dos porros en el coche para así poder hablar)… así que te pediría que aunque sea por aquí me des una respuesta, ya veré cómo organizo y gestiono todo pero tienes que entender bichito que no puedo seguir en suspense… Es una forma “muy dura” de vivir… aterrorizada ante la idea de poder olvidarte y evitando recordar cosas que me hagan de alguna forma daño…

No se muy bien que implica esta carta emocionalmente hablando, sobre todo para ti, para mi estas palabras y todo lo que implica lo tengo bastante claro.. 

A modo de anécdota o confesiones de estas horas, te diré que he intentado seguir con mi vida, pero por ahora no hay nadie, lo he intentado (reabrí hasta tinder durante 48h), pero estoy “bloqueda”… nada me entusiasma, nadie me llama lo suficiente… no se cuanto me durará esta fase, pero por ahora llevo 3 meses sin poder intimar con nadie… pero de lo que estoy segura es que no pienso forzar ni obligarme a nada, así que tiempo al tiempo… te diré que ahora quiero estar sola… creo que no sería sano, sobre todo para mí tratar de establecer ningún vínculo emocional, ni sexual cuando ahora estoy hueca por dentro…vacía y seca… Tengo que rehacerme, renacer, replegar, lamerme las heridas y seguir adelante…

Tiempo, es lo único que tenemos, aquello que pasa y nunca volverá… mi vida sigue… estoy en modo “piloto automático” intento no rumiar demasiado porque no va conmigo lo de ir de mártir y Torquemada auto-flajelandome, pero te reconozco que algunos días quiero llorar y auto-compadecerme… supongo que es parte del proceso de duelo, de sentir tu perdida… y supongo que poco a poco todo pasará.

Si después de leer esto “se te remueve algo” sería maravilloso recomenzar…. porque aunque no creo en las segundas partes, si tengo fe en los nuevos comienzos… Sin expectativas, aunque albergando la ilusión de poder volver a la amistad que teníamos en los inicios te mando un beso enorme. 

Porque y sin caer en convencionalismos… Cuando algo es bueno y sano, cuando es auténtico… Miedos y escapadas o huidas emocionales aparte… Cuando dos personas han conectado tanto y tan bien…merecen darse otra oportunidad…..¿no crees? 

Anuncios