And so the adventure begins…

Como siempre estoy delante del ordenador, escribiendo aunque sin reflexionar demasiado… simplemente voy anotando palabras y frases que salen según me dicta el corazón.


Puedo ver sutilmente la calle desde la ventana, hay niebla, y por el aspecto de los viandantes se que fuera hace frío, la verdad no sé por dónde empezar…


Ayer durante el día estuve pensando y reflexionando mucho, hice una lista de pros y contras, de sueños y objetivos que pretendía cumplir este nuevo año que hace nada ha dado comienzo… sabes que siempre me estoy “reinventándome” que cuando percibo o me doy cuenta que algo no va bien, cuando me lastro y atasco intento cambiar, mejorar.


¿Has sentido alguna vez tristeza? No me refiero la que experimentas a causa de una pérdida, ni a la que sientes cuando recuerdas algo que te dolió o ves una peli que te emociona… me refiero a tristeza real, a esa melancolía que inunda cada fibra de tu ser la que hace que todo pese más de lo debido, como un plomo te te arrastra al fondo de un abismo del que no ves el fin… podía expresarlo casi como un estado nihilista… en el que te mueves pero nada tiene sentido, es lo más parecido a estar anestesiado…pues te diré que llevo así demasiado tiempo…fingiendo, ocupándome para no pensar, tratando de tirar y recordándome eso de que soy fuerte…
Has sido la persona que ha ocupado mi mente día a día y noche tras noche… la única que me ha dejado realmente sin aliento y, por sorprendente que parezca aquella que me ha dejado más de una vez sin argumentos ni excusas para rebatir alguna idea… creo que cuando te fuiste, no eras consciente del desastre que dejabas tras de ti, de la ola tsunami que ha devastado todo a su paso, de la masacre y amputacion emocional a la que me condenabas….porque si hubieras sido mínimamente consciente estoy convencida que hubieras actuado de distinta forma.


Supongo que te das cuenta de que en el último párrafo he hablado en pasado ¿verdad?, pues eso es porque después de ayer ha llegado el momento, ese punto de no retorno en el que afronto y doy un paso definitivo, un paso adelante que me va a liberar de toda culpa, de toda pena… obvio que no te voy a borrar, suprimir o negar, eso sería mezquino y, disculpa que puntualice pero el amor auténtico tiene muchas cosas, pero no un ápice de interés o mezquindad.
Ayer me di cuenta de repente y sin más, con una claridad abrumadora que te has ido, ¡vaya! solo he tardado 8 meses en darme cuenta… ¡no está nada mal! Te he dado más poder sobre mí del que debía, cuando en realidad eres un fantasma, un eterno ausente que no me deja avanzar y que aunque te recuerde me niego a que vivas nunca delante mía, desde hoy caminaras tres pasos por detrás y poco a poco te disiparas y al final solo quedará un lejano recuerdo de aquello que vivimos y que fue tan extraordinario, después de todo y como escuche ayer…nada está realmente muerto si deja un buen recuerdo.


Así que con el corazón aún petrificado hoy me doy la oportunidad de volver a ser auténticamente feliz, de sanar y disfrutar de todo lo que me rodea… de saborear, abrazar y besar a la vida misma recordándome que el amor está en todas partes, que el tiempo pasa curando al final cualquier herida, incluso las cicatrices más profundas y que este es solo el comienzo de tantos otros que me esperan en la vida….

Ignoramos lo roto que está el mundo…

Recuerdo hace algún tiempo mientras tomaba café con un buen amigo de la universidad tuvimos una conversación algo trascendental…. típico de irene y por supuesto de mis amistades.
Recuerdo que por aquel entonces hacía poco que había perdido a alguien, no era alguien vital de mi vida, pero si la clase de persona que hace que su ausencia se note y tengas que hacer un duelo. En un momento de la conversación mi amigo me dijo que la muerte no es la mayor perdida en la vida. Que la mayor perdida es cuando nos vamos muriendo por dentro, y no desde el punto de vista biológico, si no, esa muerte espiritual que nos ahoga y asfixia poco a poco, esa muerte metafórica que va estrangulando nuestra esencia hasta que nos deja reducidos a NADA.
Tal vez podría decir el nombre de quien me iluminó con aquella reflexión aquella mañana del mes de noviembre, aquel día que aún hoy me viene de vez en cuando y me hace pensar de más… pero dar su nombre no serviría de nada. Lo verdaderamente importante es el mensaje y no el mensajero.
Así que hoy quiero, sacar y publicar aquellas palabras que escribí, aquellas letras que entre lágrimas leía a mi amigo para poder desahogarme…
Desde que tengo capacidad de recordar y posteriormente de pensar, recuerdo mensajes como que ¡ hay que ser bueno!, ¡si haces las cosas bien todo te irá genial!, ¡hay que ser honrado, honesto! He crecido con mandatos del tipo de no se tiene que mentir, ni robar, por supuesto no has de codiciar los bienes de los demás y mi frase favorita…¡los mansos heredaran todo….!
Pero lo cierto es que tal y como recuerdo aquellos mandatos, que te repites a ti mismo en forma de mantra durante años para así ser “buena persona” no son clichés… Nos han vendido una gran y enorme mentira… todo eso de que a la gente buena le va bien la vida y que hay cierta “magia” y misticismo divino en que si eres justo y te esfuerzas mucho mucho, tendrás tu recompensa…. es falso.
En el mundo hay demasiadas personas buenas que sufren a diario, que no tienen una vida fácil aunque se empeñen en ser honestas y hagan lo correcto, hay gente muy buena que se ve obligada a hacer cosas horribles y por descontado gente mala a la que es inmune ala ley de los hombres…. lo cierto es que hay demasiadas plegarias que quedan sin respuesta.
Todos los días ignoramos lo absolutamente roto que está este mundo. Nos auto convencemos de que todo se va a arreglar, que todo va a ir bien… pero no siempre es así, no siempre no va bien. El problema es que cuando entiendes y descubre lo que acabo de exponer no hay vuelta atrás.
No hay magia en el mundo…no al menos como nos lo han vendido.
He pensado en la finalidad de todo esto, en como alguien puede abandonar tu mundo en un abrir y cerra de ojos para siempre; es triste…y también demasiado grande como para pensarlo.
Es muy duro; se supone que cuando alguien ya no está, casi inmediatamente tienes que seguir adelante, que aceptarlo… en fin… que solo puedes estar triste tanto como duren las flores…
Hay que volver a contar chistes y recordar los viejos tiempos pero hoy lo cierto es que no tengo ningún chiste que contar; es más espero no tener que escuchar ninguno en una temporada…
Los viejos tiempos son solo eso viejos tiempos que han desaparecido….se han evaporado.
Me he dicho infinidad de veces a mi misma que tenia que ser feliz, pero…no me siento feliz y cuando intento cambiar, cuando intento recordar como se conseguía ser feliz, no puedo…no siento alegría…no me siento con ánimo…NO SIENTO NADA… estoy hueca por dentro.
SE QUE TE HAS IDO Y QUE JAMAS VOLVERÁS, te confieso que he pensado que tal vez pueda volver a verte… hablar contigo o tal vez escuchar tu voz. Hoy he vuelto a pelearme con mis padres, les he gritado, no se porque lo he hecho, se que no se lo merecían, pero lo he hecho….
Me da rabia que mi madre siempre pague el plato roto, que porque ahora ya no estas, me enfade con todos y con ella en particular, se merece algo mejor de lo que soy ahora, al igual que mi padre… Todos los días ignoramos lo verdaderamente roto que está este mundo y nos decimos que todo se arreglara… pero nada se va a arreglar, eso lo se ahora…y cuando sabes eso no hay vuelta atrás…