Llamando a la tierra

Hola bichito 

Cada vez me resulta más “fácil” esto de mantener cierta correspondencia y cartas digitales a destiempo como forma de comunicación , ese puente entre el mundo digital y el analógico, no obstante no te voy a negar que tu “repentino” silencio me duele y mucho…

Puede que no sea para tanto, que tal vez sea “más sentida” de lo que debería… pero no puedo evitar codificar tus silencios como rechazos…

No se cómo estás, ni que es de ti, no sé si me lees… y la duda sinceramente me está corroyendo por dentro. 

La verdad es que aun no tengo muy claro la razón de estas cartas digitales, y mira que lo he estado “rumiando”; puede que sea por mi tendencia natural a sentirme atraída por todo aquello que es un imposible… o, que realmente (esta es la idea que más me resuena) me resultes alguien tan interesante a la par que fascinante y extraordinario que a pesar de todo queme hasta el ultimo cartucho con tal de llegar a ti… pero tengo que reconocer que siento cierto regusto amargo, porque la situación ha cambiado. No puedo evitar pensar que tal vez hubiera sido distinto si mi boquita y mis deditos se hubieran estado quietos cuando decidí abrirme emocionalmente a ti… aunque eso da igual, porque una vez más estoy sentada delante del blog de notas, tratando de poner todo en orden en esta cabecita roja y una vez más intentando establecer comunicación contigo.

Soy consciente de las “limitaciones” que tenemos con la comunicación y que estás a mil;  quiero convencerme de que estás pasando una de tus fases de aislamiento (si! de esas en las que estas tratando de reorganizar tu vida y tus prioridades) pero no puedo mentirte, a ti no… este aislamiento me duele… ¿Y porque me duele? Sencillo, desde el principio  había (aunque poca) cierta linealidad, había voluntad e intención de hablar… pero esto es nuevo (creo que nunca habían pasado más de 10 días sin saber de ti desde que nos conocimos y empezamos a interactuar), es terreno farragoso y desconocido para mi… puede que este proyectando o esperando más de lo que puedes o quieres darme, pero no me quedaría tranquila si no te lo hiciera llegar…

Creo que te deje caer que he pasado una época muy jodida… te necesitaba, no solo quería a mi bichito… por encima de todo te necesitaba a TI … necesitaba una figura de apoyo, alguien con quien compartir mis rayadas mentales (para eso no todo el mundo vale y no todo el mundo me da la tranquilidad de poder desmoronarme sin sentir miedo o culpa por ello… ). Te diré que a pesar de mi fortaleza mental, también tengo mis propias idiosincrasias vitales; desde hace mucho…no me sentía perdida y sin rumbo… añoraba un  amigo, alguien como tu que me pusiera la mano en el hombro y me susurrara… tranquila estoy aquí y, no te agobies porque vamos a salir de esta…

Casi me había hecho a la idea de tu ausencia, pero el otro día cuando me escribiste por IG me vine arriba (a estas alturas ya debes de saber que no me dosifico ni de coña). Por eso hice todo lo posible por verte incluido mandarte o tratar de contactarte por SMS y programar una “cita” a la antigua usanza, en la que me presente cerca de tu casa sin garantías de que aparecieras… me “dolio” pero muy poquito, porque sabía que fue una de mis locuras, uno de esos impulsos que tanto me caracterizan y, que me hacen ser un tanto peculiar. Pero en cualquier caso, quiero que sepas que no estoy molesta ni nada por el estilo, que sigues siendo alguien importante para mi… y que me gustaría que estuvieras en mi vida (de manera un poquito más constante si puede ser…).

No me debes nada, aunque me gustaría que atendieras a estas palabras, pero si no quieres me gustaría que me lo dijeras, para así poder pasar página. 

Sabes que me gustaría poder quedar (para ya de ya…) tomar un café ( y quien dice café, dice cerveza y uno o dos porros en el coche para así poder hablar)… así que te pediría que aunque sea por aquí me des una respuesta, ya veré cómo organizo y gestiono todo pero tienes que entender bichito que no puedo seguir en suspense… Es una forma “muy dura” de vivir… aterrorizada ante la idea de poder olvidarte y evitando recordar cosas que me hagan de alguna forma daño…

No se muy bien que implica esta carta emocionalmente hablando, sobre todo para ti, para mi estas palabras y todo lo que implica lo tengo bastante claro.. 

A modo de anécdota o confesiones de estas horas, te diré que he intentado seguir con mi vida, pero por ahora no hay nadie, lo he intentado (reabrí hasta tinder durante 48h), pero estoy “bloqueda”… nada me entusiasma, nadie me llama lo suficiente… no se cuanto me durará esta fase, pero por ahora llevo 3 meses sin poder intimar con nadie… pero de lo que estoy segura es que no pienso forzar ni obligarme a nada, así que tiempo al tiempo… te diré que ahora quiero estar sola… creo que no sería sano, sobre todo para mí tratar de establecer ningún vínculo emocional, ni sexual cuando ahora estoy hueca por dentro…vacía y seca… Tengo que rehacerme, renacer, replegar, lamerme las heridas y seguir adelante…

Tiempo, es lo único que tenemos, aquello que pasa y nunca volverá… mi vida sigue… estoy en modo “piloto automático” intento no rumiar demasiado porque no va conmigo lo de ir de mártir y Torquemada auto-flajelandome, pero te reconozco que algunos días quiero llorar y auto-compadecerme… supongo que es parte del proceso de duelo, de sentir tu perdida… y supongo que poco a poco todo pasará.

Si después de leer esto “se te remueve algo” sería maravilloso recomenzar…. porque aunque no creo en las segundas partes, si tengo fe en los nuevos comienzos… Sin expectativas, aunque albergando la ilusión de poder volver a la amistad que teníamos en los inicios te mando un beso enorme. 

Porque y sin caer en convencionalismos… Cuando algo es bueno y sano, cuando es auténtico… Miedos y escapadas o huidas emocionales aparte… Cuando dos personas han conectado tanto y tan bien…merecen darse otra oportunidad…..¿no crees? 

Anuncios

Quiero que sepas, que cada día intente llegar a ti, quise amarte y conquistarte, traté de ser comprensiva a cada momento y gestionar lo que no entendía de la forma más adulta… pero hay rechazos que duelen… duelen y mucho.

Hasta hace unos días casi me había hecho a la idea de que seríamos solo amigos, cosa que me costó horrores (para que negarlo)… pero se que eres buena persona, has sido bueno conmigo y, a pesar del poco aprecio que le tienes a tu propia existencia (cómo sueles decir) o, que seas un fantasma analógico en una era tecnológica muy rápida… eres un buen niño y por eso he luchado hasta el final… no obstante para hacer un poco “dramático” todo… diré que en este kamikaze intento de llegar a ti… he “muerto” como el general caster… con las botas puestas.

Enamorarme de ti, ha sido lo más bonito que me ha pasado en mucho tiempo… abrumador ¡si!, pero algo precioso que jamas olvidare. Pero a día de hoy y después de los últimos acontecimientos (para los cueles, estoy segura que habrá una razón de peso) creo que sencillamente no puedo más… creí sinceramente que el sol volvería a salir hoy… que podría verte, abrazarte y… sentirte de nuevo. Pero parece que finalmente no pasará, creo que todo ha sido un espejismo, soñé en poder volver a perderme en tus ojos, en tu sonrisa, escuchar tus expresiones y verte gesticular como solo tu lo haces… de ese modo mi malherido corazón volvería a latir, porque tengo que decirte, si aún no eres consciente de ello… que tenerte cerca es experimentar la ilusión y alegría que un niño tiene la mañana navidad; tenerte cerca es un sueño que creo que jamás se cumplirá… por eso creo que esta es en cierto modo esta es una carta de despedida…

Sabes que abrirse y exponerse emocionalmente no es fácil… al menos para mi. Pero contigo me desnude en todas las formas posibles por ello me has visto “ tal cual soy” sin filtros; has podido ver una buena parte de Irenita; has visto mi alma al desnudo y aunque por desgracia mis sentimientos no han sido correspondidos te doy las gracias porque no los has negado o te has burlado de ellos, has visto parte de mis cicatrices y, aunque no sabes su historia… al menos no te tapaste la cara cuando las vistes.

En mi purgatorio particular, he estado escuchando últimamente a bastantes cantautores… y releyendo novelas y poemas cortos…. Loreto Sesma, Benedetti, Becquer…. Ahora es el momento en el que me imaginas en la barra de un bar, tomando tequila por los amores perdidos o no correspondidos (al igual que hacia Chavela Vargas… pero sin salir a tiros en plena fase de delirio…)

Si he sacado algo en claro en esas lecturas, es que parece que hay que ser muy valiente para enamorarse, para dejarse llevar por el corazón eludiendo lo que la razón grita a pleno pulmón… que si tenemos miedo al amor es porque en algún momento nos hicieron daño (una, dos o tal vez más veces) tenemos miedo porque en algún momento un huracán atravesó nuestra existencia y dejó nuestro mundo vuelto del revés… pero a pesar de eso… siempre he querido apostar de nuevo, cuesta y mucho y como diría Loreto Sesma si no has muerto al menos 7 veces en vida… es que no has vivido realmente. Hay que que tener un par de cojones y mucho coraje para enamorarse; porque aquel que te sonríe y te da besos es el mismo que una mañana cualquiera dejará las sábanas frías y un hueco imposible de llenar en tu cama…

Hace tiempo te hable de la teoría de la profecía auto cumplida y puestos a confesar en el fondo siempre he sabido que estaría sola… en compañía de los desgarrados versos de Carlos Sale que me recuerdan a menudo lo jodida que puedo llegar a estar…

Y ahora quiero darte las gracias, porque has sido una de las mejores inspiraciones que he tenido en la vida… y aunque haya perdido como los gatos otra vida… se que ha merecido la pena… y quiero que sepas que si te ahogas o si necesitas algo, aquí estaré… porque eres tan “jodidamente” extraordinario que siempre tendrás un pedacito de mi corazón. Hagas lo que hagas y decidas lo que decidas… sé muy feliz bichito…

Nada esta realmente muerto si deja un buen recuerdo…

¿Sabes una cosa bichito? Llevo unos cuantos días dándole vueltas a la cabeza y no dejo de pensar una y otra vez que me resulta muy curioso como a veces el karma y el universo coinciden, se miran fijamente… para después darse la mano y entonces de sopetón descubres la verdadera ironía de la vida… y ¡si!, estoy intentando ser sarcástica, porque ahora miso es lo único que me queda en el cuerpo, acidez, sarcasmo y probablemente aunque me cueste reconocerlo una buena dosis de dolor emocional.
No se que me “duele” más, si haberte dicho lo que sentía y en consecuencia haber vencido todos mis miedos enfrentándome a lo que mi cabeza y lógica decían o, que como un fantasma analógico hayas desaparecido…. y, que hayas en cierta forma, faltado a tu palabra.

Ahora mismo estoy enfada y sinceramente no me gusta. No me gusta tener estas emociones negativas, pero sobre todo más allá del colapso emocional que me sobrecoge desde aquel 25 de marzo, tienes que saber que todo este huracán rompe mi equilibrio, me resta energía y me hacen estar a otras cosas; han revivido cosas que no son positivas en mi vida.

Quiero que sepas para tu tranquilidad (aunque tengo serias dudas de que llegues a leer este post), que lo que realmente me jode no es el rechazo, ni el dolor que aún me sobrecoge muchas noches a modo de pinchazo en el pecho o pesadillas… sino la decepción que siento por momentos, daría “mi reino” por poder tener en directo esta conversación contigo y decirte que, a mi modo de ver te has comportado un “poquito mal”; JODER… TE NECESITABA, y no estoy hablando del aspecto afectivos, emocionales o sexuales. Necesitaba tu apoyo y que me echaras una mano, necesitaba tu templanza, tu determinación y tu seguridad, tal vez… un abrazo; necesitaba un amigo y tu… NO ESTABAS…
A día de hoy sigo “desnuda”, con todo mi cuerpo y el alma en carne viva… aunque me dijiste que me quites los límites periféricos… ahora mismo no puedo, pero he concluido que no puedo seguir esperando actitudes o acciones por tu parte (por muy lógicas que sean para mi), no puedo seguir persiguiendo a un fantasma, así que opto por escribir estas líneas para así de forma simbólica tragarme el dolor, la angustia y el desaliento que siento… Desde hoy trataré de buscar la forma de pasar página y volver a tomar el control de mi vida para de esa forma, al igual que el ave fénix… pueda morir para así volver a renacer y ser yo misma de nuevo.

Pd/ A pesar del dolor que pueda sentir, no interpretes estas líneas como un destierro o un olvido; si algún día llamas o buscas la forma de comunicarte no habrá rencores… porque como te dije… nada esta realmente muerto si deja un buen recuerdo.

Amor Romántico VS Amor Real

Nunca me canso de decirlo… los escritores solo “creamos” cuando tenemos fases de desaliento, o bajón existencial…. obviamente cuando mayor es la bajada, la ideas más fluyen; así que voy a aprovechar esta fase para intentar dar forma.

Pero ojo, tranquilos que no estoy como Vang Gogh antes de cortarse la oreja… aunque si es cierto que he tenido unas semanas muy movidas emocionalmente hablando. Pero después de haber pasado mi propio huracan Katrina y, que ha movido todo mi ser, parece que por fin esta todo controlado; ahora con cierto esfuerzo puedo sentarme y aprovechar la “resaca” para reflexionar un poco no obstante aún tengo dudas de si subir a modo post lo que me removió tanto… en cualquier caso… os iré informando.

Hoy quiero meterme de lleno en una reflexión acerca del amor, o, mejor dicho, del amor romántico. Creo que el poso que ha dejado en muchos la idea de este tipo de amor ha sido bastante negativo. Por decirlo de otra forma y en clave de humor… que si no este post se vive como un drama…y no es plan amig@s míos… después de todo este espacio esta para reflexionar y, en ocasiones reírse un poco; al lío, en todo lo tiene que ver con lo romántico, los unicornios, corazones, arcoíris y el “no me olvides”…podemos decir que Disney desde el principio y como añadido Hollywood hizo mucho daño en nuestras cabezas y por supuesto en nuestro corazones…

El escrito de hoy empieza con una sencilla pero contundente afirmación… conforme pasa el tiempo y con ello vas conociendo a personas, más me doy cuenta de lo complicado que es ser medio coherente en la vida…

¿coherencia? Si, ese acontecimiento estelar casi de ciencia ficción que ocontece cuando lo que piensas, dices y haces esta en cierta armonía (por cierto, algo muy similar dijo Gandi hace muuuchos años) y, dicho sea de paso, tengo que reconocer que a mi me cuesta un curro importante mantener esta coherencia en la vida, por no mencionar las numerosas veces que la vida me pone situaciones que requieren de una revisión de mis parámetros.

Ahora sedme sinceros, ¿habéis pensado alguna vez en lo que es al amor?, ¿en cómo tienen que ser las relaciones emocionales cuando tenéis una pareja?, ¿os gusta estar en pareja o por el contrario no sois de las personas que generáis afectos rápidamente?, ¿acaso habéis reflexionado sobre los límites personales que tenéis a la hora de vivir cuando establecéis una relación romántica?, ¿existe más de un modelo de relación?….

En mi opinión (y acorde a lo que he vivido, experimentado, leído y conocido tanto teóricamente como en la practica) los conceptos que se educan (o no…) y que giran en torno a cómo han de ser la relaciones y lo que cabe esperar, lo que hay que hacer y lo que no junto con lo que es “normal” y “anormal” cuando supuestamente estas enamorado de alguien…. todo eso ha generado un pifostio mental de tres pares de cojones, y ¿por qué? pues creo que es una suma de todo (y quiero dejar claro que mi criterio no es una carga negativa o cínica contra determinadas instituciones o formas de pensar… ahora os explico) creo que en esta vida TODO, absolutamente todo lo que nos ha vendido es un discurso que elude la posibilidad de pensar y peor aun, totalmente rodeado de clichés que garantizan en buena medida la obediencia, dicho de otro modo, nos han colado una idea heterogénea, normativa que evita el pensamiento critico y da por sentado demasiadas cosas (aunque el asumir pensamientos socialmente aceptados en los cuales no se razona ni medianamente de manera critica y se asumen a modo de producto como si compráramos en un super… no es algo que solo se ciña a lo amoroso; pero eso, es otra historia).

Venga, pongamos unos ejemplitos para que todo quede más o menos claro….

Por ejemplo… ¿cuantas veces? habéis oído eso de: eres mi media naranja, me completas, el destino hizo que topara con mi alma gemela y cosas similares…. PUES BIEN… esa es una de las muchas “perlitas” del amor romántico que os decía al principio… Qurid@s míos en una relación sana y equitativa, nadie tiene que completar a nadie, cada uno es único e irrepetible, con sus habilidades y capacidades menos desarrolladas, y por suuesto con su bagaje personal y sus “mochilas emocionales” por lo que en el mejor de los casos, la persona que comparte tu vida emocional, afectiva y sexual ha de POTENCIARTE y COMPLEMENTARTE… es decir sacar tu mejor versión.

En referencia a la afirmación de la media naranja… siendo sinceros ¿no os suena a auténtico grito de desesperación? En plan, no existía por mi mismo hasta que llegaste, gracias a ti me siento pleno, y desarrollado, antes no era y ahora si soy…pero por ti. Nooooo, que noooooo… las personas adultas y al margen de los procesos bioquímicos producto del enamoramiento inicial o flechazo (locura transitoria total) elegimos compartir y, por encima de todo no tienen pánico a la soledad (conste que sé muy bien de lo que hablo, ya que aquí una servidora esta nadando en oxitócica y dopamina, y endorfinas gracias a una personita que ha irrumpido recientemente en mi vida). No obstante, a pesar de la emoción y subidón inicial, trato de darle un enfoque lo mas adulto y sano posible. Y CUESTA MUUUUCHO, pero se logra.

Otro gran tópico, el de la monogamia, tu eres mío y yo soy tuya (repito, esto no es una condena a la monogamia… yo misma he tenido y tengo en ocasiones relaciones afectivas de esa índole y son muy satisfactorias y absolutamente plenas), no voy a deciros eso de que el ser humano es de los pocos maniseros monógamos que hay en la naturaleza… ni voy a invitaros a abrir vuestras relaciones, lo que trato de decir, lo que yo quiero hacer ver, es la elección y el diálogo… ¿hago o elijo un modelo relacional porque la mayoría lo hacen, o porque yo me he sentado y lo he acordado con mi pareja?, ¿he hablado y sentado unos límites acordados y pactados con la persona que comparte mi emocionalidad o, he dado las cosas por sentado?…. En consecuencia, sea cual sea el modelo que establezcamos (monogamia, poliamor, anarquía relacional…), ambas partes han de negociar y sentar ciertos límites, y por lo tanto ser coherentes y consecuentes con todo lo que han acordado. Esta parte es más un “ejercicio de pensar” y, acercar posiciones o inquietudes personales a veces se hace complicado; no obstante siempre es interesante, porque te saca de las expectativas y apegos negativos, te ahorras falsas suposiciones y los famosos “yo cría y, yo pensaba” además ayuda a un mejor funcionamiento de todo, porque después de todo… no es mejor si tenemos un manual de intruscciones.

Otro GRAN CLASICO; los celos. Perfectamente representado y reforzado por los estereotipos de amor romántico… quien bien ama cela…PUES NO…. Amiguitos os voy a dar la “lección de barrio sésamo” de hoy, los celos son miedos e inseguridades… si, miedo al abandono, miedo a la perdida, mala gestión emocional y por supuesto, una clara manifestación de los apegos emocionales. Ahora es cuando decís eso de PERO SI LOS CELOS SON UNA EMOCIÓN!!!! y dale que dale, hasta donde yo se, solo hay 5 emociones básicas (miedo, rabia, asco, alegría y tristeza), el resto son sensaciones aprendidas y ligadas a conductas sociales. hay muchos estudios sobre los celos (sobre todo en la que se vincula a los apegos en la infancia y muchos temas similares). ahora bien, al igual que la mayoría de vosotros, me he criado también con la idea de amor romántico, me visto las mismas películas que vosotros y también he “fantaseado” con ciertas cosas, ni que decir tiene que no soy de hielo y, en algún momento he tenido miedos e inseguridades con mis parejas (celos), pero he optado por trabajarlos, por ser sensata y coherente e ir más allá de lo que suponía ese enfado repentino, vamos que he deconstruido la idea que el que celar es ama y, he cambiado muchas cosas a lo largo de mi desarrollo personal, y sigo haciéndolo (esto es un trabajo de confrontación que rara vez termina) por las mochilas emocionales con las que cargamos.

El amor es para siempre y todo lo puede… creo que estas ideas son el MAYOR CAMELOS y cliché de amor romántico que nos han vendido… cuando dos personas quieren estar juntas, lo están y si trsitemente llega el momento de separarse, toman caminos distintos, porque nada… ABSOLUTAMENTE NADA legitima el estar con una persona, por costumbre o cualquier otra emocion que opaque lo genuino y la propia voluntad, el amor es complejo, las personas cometemos errores y a veces lastimamos y mucho a la persona con la que establecemos una relación y un acuerdo,

po porque te pasas la vida soñando y montada en una bonita nueve soñando con el destino y después cuando menos te lo esperas, la realidad te despierta de sopetón con un mazazo que te deja sin aliento… quieres o proyectas cierto misticismo en las personas, pero al final… la cruda realidad y lo que en el fondo te chirriaba o en mi caso me gritaba la intuición… te sobresalta y hace ver las cosas a pelo y sin filtro, más allá de toda duda.

Pero no es un post depresivo, Simplemente intento sacar algo bueno de todo esto, o al menos la forma más sana emocionalmente de llevarlo (es decir, tomar una decisión adulta que genere los menos daños colaterales posibles).

Siendo sinceros y tirando de estadística “lo malo” ocurre tan a menudo como lo bueno… pero como decidas gestionarlo y enfocarlo es una cuestión de perspectiva… la cosa es ¿como ver el lado bueno de las cosas?.

aquellos que creen estar hecho el uno para el otro, en realidad no lo están… resulta que no somos más que partículas que tararean con el espacio y que rebotan las unas con las otras al azar y nos sentimos invcile por aberraste creado alguna vez que estas escrito en las estrellas.

Reflexión sobre la felicidad y el amor

Pues sigo con mi querido amigo Comte-Spomville y ese libro que tanto… tantísimo juego me ha dado y que me a guiado incontables veces en momentos de duda y reflexión…. la felicidad desesperadamente. En esta parte del libro hace una preciosa reflexión sobre la desesperación, la felicidad y, el amor.

“En algún lugar Freaud retomando una expresión, creo que de Goethe, escribe que no hay nada más difícil de soportar que una sucesión ininterrumpida de tres días muy buenos…”

y esto lo que trata de decir es que cuando todo va muy muy bien…la mayoría de las personas esperan sin duda la llegada de algo malo.

La desesperación no es otra cosa que, la ausencia de esperanza. O como dice Sponville “inesperanza”.

La palabra desesperación, con su dureza, su luz tenebrosa, expresa mejor la dificultad del camino. Supone un trabajo en el sentido en que Freud habla de un trabajo de duelo, y, en el fondo, se trata de eso. La esperanza esta primero; por lo tanto hay que perderla, y casi siempre es dolorosa.

La desesperación, tal como yo la entiendo, ya no es tristeza, ni menos aún nihilismo, la renuncia o la resignación: es más bien lo que llamaría de buen grado una gaya desesperación, un poco en el sentido en que Nietzsche habla de una gaya ciencia. Sería la desesperación del sabio: sería la sabiduría de la desesperación.

Como decía los estoicos, si quieres avanzar, has de saber a dónde vas. Spinoza en la ética: “No hay esperanza temor, ni temor sin esperanza”. Estamos desesperados, explica Spinoza, cuando pasamos del temor a la certeza de que lo que teníamos se ha producido o se producirá necesariamente, es decir, cuando ya no hay lugar para dudar ni, por tanto para esperar. Spinoza no tomo una palabra, tomo un camino; ¿Qué camino? El de la desilusión, el de la lucidez, el del conocimiento, el que nos permite “no depender de la esperanza, liberarnos del temor”

Chamford “La esperanza no es más que un charlatán que nos enseña sin cesar; y, en mi caso, la felicidad solo empezó cuando la había perdido” “pondría gustoso en la puerta del paraíso el verso que Dante puso en la del infierno: “perder toda esperanza al traspasarme”

“Solo es feliz el que ha perdido toda la esperanza pues la esperanza es la mayor de las torturas y la desesperación la mayor felicidad”

Marmardachvili: “he vivido toda mi vida sin esperanza. Si se atraviesa el punto límite de la desesperación, en lo sucesivo se abre delante de uno un llano sereno, diría incluso feliz”

Jules renard (diario)  “no deseo nada del pasado, ya no cuento con el futuro. El presente me basta. Soy un hombre feliz pues he renunciado a la felicidad”

La idea central der mi tratado era que la desesperación y la beatitud pueden y deben ir juntas, que solo tendremos una felicidad proporcional a la desesperación que seamos capaces de soportar, de habitar, de atravesar. Esta desesperación no es el colmo de la tristeza, ni la desesperación del suicida; es más bien la gaya desesperación del que ya no tiene nada que esperar porque lo tiene todo, porque el presente le basta o le colma.

Porque esperar es desear sin saber, si poder, sin gozar, el sabio no espera nada. No porque lo sepa todo, ni siquiera porque solo encuentre placer, sino porque ha dejado de desear otra cosa que no sea lo que sabe, lo que puede, o aquello con lo que goza.

¿Qué es, en efecto, el amor? Spinoza el amor es deseo; pero podemos asegurar que no lo estaría en decir que el deseo es carencia. Para Spinoza el deseo no es carencia, el deseo es potencia: potencia de existir, potencia de actuar, potencia de gozar y de alegrarse.

Aristóteles: “amar es alegrase” o más exactamente, alegrase de. ¿Un ejemplo? Una persona que dice: “me alegra la idea de que existas”; o bien ““hay una alegría en mí, y la causa de mi alegría es la idea de que existes”. Ustedes se lo tomarían como una declaración de amor y, evidentemente tendrían razón. Pero tendría mucha suerte. En primer lugar, porque se trata de una declaración Spinozista de amor, lo cual no sucede todos los días (mucha gente a muerto sin haber oído algo semejante). Luego, y sobre todo, porque es una declaración de amor que no nos pide nada. Y esto es propiamente excepcional. Me objetarán: “pero cuando decimos “te amo” tampoco pedimos nada”. Si, y no solamente que el otro responda “yo también”. O mejor, todo depende de qué tipo de amor tengamos en cuenta. Si el amor que se declara es carencia (como en platón, no es ser en términos de doctrina, sino estar o no en Platón; estamos en platón cada vez que amamos lo que falta), entonces cuando dice “te amo”, significa “me faltas”, y, por lo tanto, “te quiero”, se trata claramente de pedir algo, e incluso de pedirlo todo, puesto que se trata de pedirle a alguien, ¡impuesto que se trata de pedir la misma persona! “te amo: quiero que me pertenezcas” mientras de decir, “me alegra la idea de que existas” es no pedir nada: es tomar en cuenta una alegría, esto es, un amor, que ciertamente puede ser paralelo o un deseo de unión o de posesión, pero no puedo reducir a él. Todo depende de qué tipo de amor se demuestre y qué tipo de objeto. En ello reside, explica  Spinoza “toda nuestras felicidad y toda nuestra miseria”

No hay amor feliz, ni felicidad sin amor. No hay amor feliz si carece de objeto. No hay felicidad sin amor si el amor se alegra de su objeto.

Para concluir, recordare que lo contario de esperar no es temer, sino saber, poder y gozar… en una palabra, o mas bien entres, lo contaria de la espera es conocer, actuar, amar. Esta es la única felicidad no fallida. No el deseo de lo que no tenemos o de lo que no es, si no el conocimiento de lo que es, la voluntad de lo que podemos y, por último, el amor a lo que ocurre y que, desde ese momento, ni siquiera necesitamos poseer. Ya no la carencia, si no la potencia; ya no la esperanza, si no la confianza y la valentía; ya no la nostalgia, sino la fidelidad y la gratitud.

Solo esperamos lo que no depende de nosotros; solamente queremos lo que si depende de nosotros. Solamente esperamos lo que no es; solamente amamos lo que es. Por lo tanto, se trata de realizar una conversión del deseo: allí donde espontáneamente, como el niño antes de navidad, sólo sabemos desear lo que nos falta, lo que no depende de nosotros, se trata, al contrario, de aprender lo que sí depende de nosotros (es decir, de aprender a querer y a actuar), se trata de aprender a desear lo que es (es decir, a amar), mejor que desear siempre lo que no es ( esperar o echar de menos).

No se trata de que, al salir de esta conferencia, haya que prohibirse esperar. De ningún modo. No podemos amputar la esperanza de nuestras vidas. ¿Por qué? Porque cuando hay deseo e ignorancia, deseo e impotencia, deseo y carencia, hay inevitablemente esperanza. En cuanto deseamos lo que no sabemos, lo que no depende de nosotros, lo que no tenemos, la esperanza está ahí, siempre. No se trata de prohibirse esperar: se trata de aprender a pensar a querer y a amar. Alain escribía “el sabio es sabio, no por menos locura, si no por mas sabiduría” no traten de amputar su parte de locura, de esperanza y, por tanto, de angustia y de temor. Aprendan mejor a desarrollar su parte de sabiduría, de potencia, como decía Spinoza, es decir, de conocimiento, de acción y de amor. No se prohíban esperar: aprendan a pensar, aprendan a querer un poco más y a amar un poco mejor.

No se trata de prohibirse esperar, ni de esperar la desesperación. Se trata, en el orden teórico, de creer un poco menos y de conocer un poco más. En el orden práctico, político y ético, se trata de espera un poco menos y actuar un poco más. Por último, en el orden afectivo o espiritual, se trata de esperar un poco meno y de amar un poco mas

Les agradezco su atención

Abriendo el corazón…

Hola bichito…. después de varios días rumiando y dándole vueltas a muchas cosas ha llegado “la hora de la verdad…” ese momento en el que me sincero y me abro a ti….

No te mentiré, me da miedo, me asusta y, lo cierto es que no es tanto el exponerme a ti como afrontar todo lo que está pasando…. todo lo que provocas en mi cuando estás cerca, cuando me escribes y te leo; pero la vida es eso… correr riesgos… así que aún con miedo te voy a hablar claro.

Desde hace muy poco me he abierto a la posibilidad de dejarme llevar por la imaginación, por mis deseos y anhelos; haciendo un ejercicio de sinceridad conmigo misma, sueño despierta y cuando caigo presa de los brazos de Morfeo, respiro, me calmo y fluyo; así puedo viajar mentalmente a tu pecho, tu sonrisa, tus ojos…

¿Sabes algo? Cada noche te extraño y desearía poder despertar a tu lado para abrazarte y sentir tu olor… ese aroma que me transporta al paraíso y me hace sentir como en casa…

Si hay algo que me fascina es observarte… sobre todo cuando no te das cuenta… puede que te extrañe, que te choque, pero te prometo que las pocas veces que hemos dormido juntos, cuando al despertar y aún medio adormila por fin he tomaba consciencia de tu presencia… solo he podía mirarte y susurrarte muy bajito… buenos días bichito. En ese momento, en ese instante sencillamente me invadió una sensación de plenitud difícil de explicar y más aún de expresar.

Cuando sueño, cuando recuerdo me pierdo en los detalles de tu rostro… lo primero que recuerdo es ver tu espalda, perfectamente cincelada por esos contornos suaves y fuertes al mismo tiempo… después en algún momento y motivos de mis furtivas caricias… cuando logro que te gires…. me pierdo en tu mentón, tus sensuales labios, tus pómulos y, por fin tus ojos… A través de ellos, de ese brillo tan especial que veo exaltado cuando estamos juntos, enredados el uno en el otro y con el deseo como único testigo… entro en tu cabeza para perderme en ese fabuloso laberinto; te leo e interpreto… después el mundo se detiene, el ruido del exterior se apaga y solo estamos los dos y esa energía que va creciendo poco a poco… una vez tras otra llego a la misma conclusión…

Quiero “violarte” la mente, saber todas y cada una de tus ideas, aunque puedan parecerte una locura… conocer tus deseo y arder contigo, exponerme, gozar y sentir que me quema bajo el tacto de tus manos… sentirte en todas partes y lugares; incluso los inimaginables… quiero gozar, gritar, jadear y sudar… que mi cuerpo se encaje con el tuyo y retozar para alcanzar el climax una vez tras otra.

Bichito… muérdeme la boca y cada parte de mi cuerpo. Arañame, fóllame, hazme el amor, poséeme con fiereza y deseo, entra en mi… sigamos entregándonos, ríndiendonos ante el deseo… Hoy te reto a que gocemos como nunca antes lo habíamos hecho. Hazme tuya ahora, esta noche, cada noche… pídeme lo que quieras… pues tus deseos son el motor de mis fantasías…

La sociedad de la “anorexia”

¡Lo sé! A veces los titulares que pongo son un poco provocadores; pero este es mi blog, mi pequeño espacio, y lo que quiero o pretendo con mis momentos “sesudos” es exponer mi experiencia o percepción de diversos acontecimientos. Quien me conoce y por supuesto los que me leéis con más o menos frecuencia, sabéis que siempre que digo algo trato de ser lo más respetuosa posible; obviamente no siempre lo logro y más en los tiempos que corren, que parece que todo el mundo se ofende con todo.

No sé si os pasa a vosotros, pero últimamente y cada vez con más frecuencia tengo la impresión de que estamos tan cabreados y tenemos los “yoismos” tan inflamados que estamos total y absolutamente predispuestos a saltar al cuello a la primera de cambio con todo….

Es decir, lejos de manifestar una opinión, juzgamos y guerreamos como si cada noticia, titular o comentario fuera la mismísima batalla de las termopilas… ¡OJO! Que no estoy diciendo que no se pueda decir la postura que tenemos ante algo, ¡Faltaría más!, por suerte vivimos en un “estado de derecho” que e goza de la “libertad de expresión”; pero también es cierto que para que una opinión sea válida ha de ir fundamentada y argumentada y, creo que a día de hoy… se grita demasiado y se piensa muy poco.

¡Madre mía! Menuda manera de abrir este post… el caso y para no procrastinar más, es… ¿Qué tiene que ver el titular de hoy con lo que os quiero contar? Desde luego no os voy a hablar de los trastornos de la conducta alimenticia, ni de los desordenes dismorfóbicos, bueno… en parte sí, aunque hoy me gustaría analizar las actitudes de algunas personas y  de la sociedad de masas, que reacciona de forma similar a los ítems que presenta la anorexia… vamos podría decir y haciendo una generalidad, que en cierta forma occidente y una buena parte de la sociedad esta enferma.

Como sabemos y se ha dicho durante mucho tiempo, las características generales de las personas que padecen anorexia obedecen a un perfil de sujetos que:

  • Suelen están muy pendientes de las opiniones de los demás (es decir, necesitan el reconocimiento social para “ubicarse”).
  • Son personas extremadamente exigentes.
  • Suelen presentar baja autoestima y tendencia a la depresión.
  • Son esquivas, reservadas y les cuesta expresar de forma natural las emociones que sienten, por ende, carecen de herramientas emocionales afectivas a la hora de relacionarse con los demás.
  • Tienden a ser un poco paranoicos, creen que los demás los quieren anular y privar de su opinión y que tratan de someter su libertad individual.
  • Son controladores patológicos, miden todo (comida, peso, altura, calorías y consumo…).
  • Su percepción de la realidad, con frecuencia esta alterada.

¿Podéis ver las similitudes con la conducta social actual?

Bueno antes de desgranar todo, y tratar de poner coherencia a todo esto me gustaría recordar la pirámide de Maslow; ¡Si! Esa que te suelen explicar en bachillerato en la asignatura de psicología.

Pero bueno por si no lo recordáis, rápidamente diré de Abraham Maslow fue el “papi” de la psicología humanista, esta corriente postula básicamente la tenencia del hombre hacia la salud mental… aunque en los tiempos que corren…si el pobre Maslow levantara la cabeza… ¡En fin! Volvamos al tema central.

 

Unknown

 

Este dibujito, representa la pirámide de Maslow… según la cual vamos escalando con la evolución y la superación; y una vez superado un nivel pasamos al siguiente. ¡lógico! ¿verdad? pero ahora sedme sinceros, parar un poco, respirar y pensar ¿Dónde os veis situados?, ¿Cómo veis la conducta social de la mayoritaria actualmente? Como siempre digo esto no es un discurso critico, ni con mala fe. Me considere humanista, y eso casi me obliga a intentar que la gente piense, reflexione y analice un poco las cosas.

Supongo que todos direis que estáis camino a la autorrealización, incluso, muchos de vosotros diréis que ya os habéis autorealizado en muchas, muchísimas cosas… ¡Venga va…! ser sinceros… yo personalmente me veo entre el segundo y tercer nivel, si bien es cierto que en algunos aspectos puedo estar en el cuarto escalón…

Sinceramente creo que lejos de evolucionar, hemos involucionado… que debido a muchos factores, muy bien vendidos y maquillados con marketing, nos hemos vuelto una sociedad enferma, embrutecida y vilipendiada por intereses y gustos de masas. En lugar de valorar la individualidad, se venera a las masas y lo “prefabricado”, lejos de engrandecer la creatividad, espontaneidad y originalidad aplaude a lo que es simétrico, lineal y casi clónico a los estándares marcados.

¿Y porque digo esto? sencillo… Antes de nada y cómo además de leer (menos de lo que me gustaria) bicheo mucho por la red y, como casi todos uso youtube. El caso es que el otro día tope con un canal de un tal “cuellilargo”, que me gusto bastante. Obviamente hay cosas en las que no coincido con el y otras tantas que me parecen muy interesantes, además de relevantes para hilaras y argumentar en este post. Le cito principalmente por ética, ya que no soy alguien a quien le guste colgarse medallas y adjudicarse méritos que no son suyos.

El caso es que hace unos días hablaba con otra colega de la facultad y decía (y tirando de teoría conspiranoíca) el gran éxito del “gran hermano”, de los grandes intereses y corporaciones y de los distintos gobiernos (de cualquier ideología) se sustenta en tres pilares; dicho de otro modo la forma en la que desde la grandes esferas se crea una sociedad “anoréxica” es:

1) Deterioro progresivo de la educación. Después de todo una sociedad cuanto menos piensa por si misma es mucho más manipulable.

2) Meterte el miedo en las entrañas. Miedo a la crisis, a perder el trabajo (por precario que sea) a ser un paria social por no hacer lo que todo el mundo hace…, miedo a expresarte y que venga una horda de Orcos y te aniquilen…. Miedo, miedo y más miedo, porque eso genera un pensamiento individualista y no comunitario, te convence de que tienes todo que perder para que al final solo te centres en sobrevivir y aun así les des las gracias.

3) Pan y circo. Esa es la clave… Dales telebasura, cortinas de humo y pensamiento “populista” claramente manipulado. Otórgale al pueblo “libertad”, sin libertad, dales de que hablar y ofréceles distracciones banales.

Con estos tres pilares, tendremos ante nosotros una sociedad como la actual. Una sociedad nihilista, desencantada y hastiada, sin metas ni aspiraciones… una sociedad en la que les da igual todo, porque esta adormecida; algo así como lo que vaticinaron George Orwell en su obra 1984 y Aldous Huxley en Un mundo feliz.

Obviamente son dos escenarios algo distintos, pero con una finalidad común…. QUE POR UNAS U OTRAS RAZONES… LA RAZA HUMANA SE HA VUELTO GILIPOLLAS… Estos dos autores ponen de manifiesto una sociedad “adormecida” que no es capaz o no quiere pensar por si misma, una sociedad en la que todo esta pre establecido, ordenado y manipulado y, lo peor de todo que lo diferente se castiga duramente.

Si recapituláis un poco en este post, al principio he hablado de las características y, de la personalidad de aquellos sujetos que sufre un trastorno de la alimentación, en concreto las personas que sufren anorexia… Ahora bien… ¿cómo lo relaciono con los patrones y conductas sociales?

Para empezar la moda o mejor dicho “lo que esta de moda”, lo que se lleva, la música que “lo peta”, ¿que es lo más cool?, ¿que te hace encajar y ser “way”? aun cuando determinado estilo o tendencia te sienta como el culo, no te vale o realmente en la intimidad de tu casa no lo escucharías ni en años luz… pero aun así te resignas y pasas por el aro…

Queridos míos, uno de los grandes secretos de la publicidad, la piedra angular del marketing es generar necesidades que en realidad NO TENEMOS, personificar las cosas, darle a lo material una identidad y una figura de referencia que haga que lo “desees”. De esa forma, “obtienes” felicidad mediante el consumo.

Es decir, no compras una nespresso, compras la forma en la que Gorge Clooney bebe café. No compras Appel, compras el alma y el espíritu de Steve Jobs; no compras unas deportivas, compras las Jordan y el éxito de llevarlas puestas, porque son la ostia de caras y “molan” …. y así con todo…

Obviamente la influencia negativa de la moda y la publicidad es solo una de tantas cosas; después está la parte de vender estilos de vida, tendencias morales y éticas, que supuestamente “molan mucho”, “son super cool”, te hacen ser “reveLde” pero que casi siempre tienen una trampa, y más cuando NO TE INFORMAS DEBIDAMENTE o lamentablemente topas con algún desaprensivo que vende humo.

Todos estos ajustes, estas modificaciones y aceptación de ciertas tendencias… sean las que sean obedecen fundamentalmente a la necesidad de pertenencia. ESE SENTIMIENTO DE PERTENENCIA que te hacen querer encajar en un grupo, te da identidad, te ofrece ciento prestigio y reconocimiento social… te hacen ser “influencer” y por ende que todo dios te cite y te tenga de referencia. TE INFLAN EL EGO a más no poder, lo cual si no estas un poquito equilibrado te hace entrar en una espiral por lo general muy muy chunga.

Hacer las cosas sin un razonamiento previo, o sin un objetivo razonable es un arma de destrucción masiva. Los modelos de referencia que tenemos están muy bien maquillados y rara vez te dicen LA PARTE CHUNGA O COMPLICADA de las cosas, los sacrificios y renuncias que hay que hacer para llegar a ciertos objetivos. Te venden la fama, el glamour, la gloria… pero no te explican la letra pequeña del contrato.

Al igual que sucedía en un mundo feliz con el SOMA, el smarthphone, las redes sociales, han jugado un papel clave en el embrutecimiento mental y social. POR CIERTO, YO TAMBIEN TENGO IG; también hago stories y publicito en cierta forma mi trabajo. Sigo a gente o republico distintas cosas. Pero leo, me informo, contrasto información, sino se algo pregunto en varias fuentes y sigo contrastando… Explicada mi forma de uso de las redes sociales (confieso que las uso más de lo que me gustaría).

Pero el problema (o al menos como yo lo veo) es que estamos hiper estimulados, tanto que somos incapaces de filtrar todo lo que nos llega; vivimos en cierta forma en una realidad tipo Matrix. Que lo que hace es atraparte sin ser plenamente consciente de ello, estas adormecido… como un zombie haciendo que lo que nos retroalimente es la aprobación de los demás, es decir vernos a través de los ojos de los demás…. nos da tanto miedo “no encajar” que hasta la rebeldía esta institucionalizada…

Hace unos años se edito un libro y, posteriormente una película. Como cierre de este torrente reflexivo, me gustaría citar la frase con la que comienza el filme trasnpoting, pero me gustaría permitirme una leve modificación al final…

“Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos baratos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes Smartphone? 

Si amas a alguien tienes que dejarlo libre…

Recuerdo que cuando tenía 11 años o así, durante uno de los viajes de la empresa que hacia anualmente mi madre, mi padre decidió llevarme al cine a ver la película de “el príncipe de las mareas” película que a día de hoy considero una de mis “imprescindibles”, pero obviamente en aquel momento (supongo que por mi edad) no me entere de nada salvo que era un  dramón, si de la clase de amor/desamor, padre separados, conflictos familiares varios… vamos una perlita para una niña de 11años.

El caso es que si recuerdo una frase que si mis fuentes no me han fallado se atribuye a Jalil Gibran. “Si amas a alguien déjalo libre, si regresa siempre será tuyo, sino nunca los fue”.

¡Claro!…  que bonita es la frase, y cuanta razón; pero ahora pesareis que eso esta muy bien en la teoría (ya no conocemos un poquito), y si, es cierto, como teoría es perfecta, no obstante para llegar a ese puto, a esa fase, hay que trabajarse muuucho emocionalmente, porque el modelo relaciónala y afectivo que tenemos y que todos hemos mamado es muy distinto.

Me gustaría citar a Jorge Bucay, el cual de manera elocuente nos dice que el AMOR en resumidas cuentas es libertad y, que SIN LIBERTAD NO HAY AMOR; sus palabras exactas son:

“El amor es la decisión de trabajar activamente por la libertad de otra persona para que pueda elegir que hace con su vida aunque no me incluya”…

Así que aqui estoy reflexionando sobre mis emociones UNA VEZ MÁS, sobe esta vorágine emocional que has despertado en mi y sobre como quiero planear y enfocar este tiempo que pasemos juntos de ahora en adelante.

Tengo que serte sincera… estoy herida, tengo infinidad de cicatrices y muchas de ellas emocionales… heridas parece que por fin han sanado, pero que a modo de fantasmas aún me acompañan…

Tengo un pasado, al igual que lo tienes tú, pero mi pasado no me define, son mis actos en el aquí y el ahora lo que lo hacen, mi pasado es eso… un recuerdo que me hizo ser yo misma en la actualidad… el pasado está enterrado y, contigo solo quiero hacer tabula rasa…por eso no te preguntaré… porque si mis actos ya no importan, los tuyos tampoco. Solo quiero vivir el presente… ¡si, el presente! Ese breve chasquido entre el pasado y el futuro.

En la vida de las personas siempre hay momentos y puntos de inflexión… situaciones que mancan un antes y un después en nuestras vidas; y sin duda ¡TU! Has sido y serás una de ellas…

Yo que estaba feliz en mi roll perfectamente montado de “puton con Etica” sin querer establecer vínculos más allá de unos cuentos encuentros y buen rollo. Y apareciste, me hablaste y todo cambio!!!! al principio me dio miedo, leerte, sentirte tan seguro y directo con todo… pero que diablos… el miedo solo hace que se pierdan oportunidades y experiencias… así que aquí estoy consciente del miedo pero afrontando la nueva oportunidad que se presenta. Dispuesta a apostar y a pasar tiempo a tu lado.

Se que tenemos conceptos distintos en varias cosas.

En mi experiencia y gracias al bagaje emocional por el que he pasado, tiendo a analizar todo, pero no por ello desoigo mis emociones o estoy carente de sentimientos. Se que en esta vida somos instantes… somos temporales y, tocamos y tocan nuestra vida las personas el tiempo necesario para darnos una experiencia o aprendizaje.

No es que sea cínica, pero la mayoría de la gente y más en los inicios, se llena la boca con expresiones como “siempre estaré a tu lado”, “jamás te fallare”, “soy distint@ a los demás” y el problema en mi experiencia es que la gente no es contante, tiene demasiado ego y miedo para admitir que en algún momento cometerá errores. Por eso ahora quiero decirte, que no soy perfecta, pero que quiero darte la mejor versión de mi misma, que quiero disfrutar y pasar tiempo a tu lado.

Que sobre todas las cosas, quiero ser tu elección consciente y voluntaria y que tú seas la mía, que mantengas tu vida y yo la mía, pero que busquemos esos momentos juntos que sean únicos e irrepetibles. Legendarios…

Quiero instantes, momentos, risas, enfados y lloros… lo quiero todo… lo bueno y lo malo, las luces y las sombras. Quiero charlas, confesiones y momentos en los que dejemos el alma desnuda. Quiero risas y confesiones, quitarnos lo relojes y apagar los móviles para vernos…. VERNOS TAL Y COMO SOMOS.

Sin pasado ni futuro, solo quiero un presente a tu lado…

Estrellas fugaces…

Y hoy quiero escribirte de nuevo…

Ahora que la adrenalina corre aún por mis venas, aprovechando estos segundos en los que sigo drogada de ti y del hechicero y ciego deseo que se concentra en mi entrepierna… cada vez que estas cerca.

Necesito poner en papel ese pacto silencioso que no une, nos atrae y nos evoca una vez tras otra… ese que pacto taciturno, de fantasías y deseos cumplidos y por cumplir.

Un pacto acallado por caricias, gemidos y lujuria al que nos damos y entregándonos a nuestros deseos más profundos, depravados y perversos para liberar nuestra alma…

Ese pacto que segundo a segundo posa tus huellas dactilares en cada rincón de mi cuerpo y que harán que jamas pueda olvidar cada encuentro. Lo que más me gusta es que no hace falta forzar nada… nos miramos y entramos directamente el uno en el cerebro del otro; nos poseemos con cada sonrisa, mirada, y fantasía prohibida que trasgredimos una vez tras otra… el pacto que nos une nos recuerda que somos libres y volamos juntos… que nuestra esencia es la propia de almas libres que no están sujetas a los convencionalismos.

Somos almas raras y fascinantes, por eso como imanes nos hemos atraído… y sé que seremos siempre libres… que nuestro tiempo durará lo mismo que una estrella fugaz cuya estela deslumbra para después de todo no volver a ser los mismos nunca más.

Teoría de la profecía autocumplida…

Te seré sincera, una vez más… aunque no te guste lo que tengo que decirte… aunque esto rompa algo que tal vez exista solo en mi mente, que es probable que sea real solamente para mi…

¿Sabes? Todo lo que siento por ti, me gustaría poder olvidarlo, me gustaría no sentir nada, a lo sumo indiferencia pero no puedo…aun con todo lo que ha pasado…no soy capaz; no por ahora.

Cada día, cada instante me sorprendo con pensamientos sumamente contradictorios hacia ti. La vida es dura y sinceramente me gustaría que todo fuera diferente.

Estoy trabajando en la forma de arrancarte de mi, de sacarte de mi consciencia, porque aunque me da miedo convertirme en piedra, aunque me aterroriza que mi corazón se congele para siempre… no puedo obviar que después de todo que me has fallado.

¡Vale, que yo no soy perfecta! Faltaría más, pero hay ciertos universales de educación que me han llevado a tomar esta dificilísima decisión.

La confianza se gana, no se puede regalar así sin más, cuesta mucho ganarla y solo un pestañeo perderla.

Hace casi dos años me rompieron el corazón, me quedé emocionalmente devastada; creí sinceramente que no había esperanza para mi, que no volvería a conocer a otro ser humano que me hiciera tener fe en las emociones… pero un buen día todo cambia y se acaba el dolor. De repente de la nada apareciste, cuando te conocí, fue como una reanimación instantánea… Pero lamentablemente nuestros fantasmas del pasado nunca nos abandonan, muy a mi pesar las viejas cicatrices pronto reaparecieron e hicieron que aterrizara y volviera a la tierra, que me olvidara de la emoción, la ilusión y las mariposas. Es decir mi yo racional volviera al terreno de juego pensando y cuestionando algunas cosas… gracias a eso y aunque sé que mi corazón sigue latiendo… lo que hago, la dura decisión que he tomado no es por ti… es por mi… por mi misma…

Después de todo esto y como investigadora, no puedo evitar preguntarme ¿porque en el fondo nos preocupamos tanto las relaciones afectivo emocionales?

Los científicos y en concreto los neuropsiquiatras manifiesta que estamos predispuestos, que ansiamos conexiones intimas. No podemos olvidar que el ser humano es un ser social, anhelamos el amor, pero las expectativas generadas por las proyecciones educacionales de nuestra infancia hacen que en realidad un porcentaje muy alto de ellas terminen con un desengaño y una gran frustración dejando nuestras delicadas psiques magulladas… por no decir hechas añicos.

Sin embargo todos volvemos a intentarlo… y la cuestión es ¿Porque nos molestamos en apostar una vez tras otra por el amor?

La verdad es que creo que la mayoría somos víctima a de muestra propia profecía auto cumplida, pero en algunos caso, en las escasas situaciones en las que tomamos confían de nosotros mismos, en las que cambiamos los mandatos infantiles por permisos adultos… logramos de forma lenta y cada vez menos dolorosa darnos nuevas oportunidades porque lo cierto es que tan solo tenemos que acertar una vez, y cuando eso sucedes, nada más importa…el recuerdo de una relación plena puede sustentar y recordarlos que, aunque en este momento podamos sentirnos abatidos en el fondo jamas estamos solos.